Estas en Pokémaster > Foros > Maestros Pokémon > Comunidades > FanFics > El lugar donde todo empezó (fan fic amourshipping)

El lugar donde todo empezó (fan fic amourshipping)

HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
EL LUGAR DONDE TODO EMPEZÓ

CAPÍTULO 1: El regreso a pueblo Paleta.

Después de una apasionante liga pokémon y de haber destruído los planes del Team Flare, Ash y sus amigos pasaban por una época de tranquilidad. Ash ya no tenía nada que hacer en Kalos, por lo que decidió regresar a su Kanto natal.

Pero no quiso volver a casa solo, quiso que Serena, Citron y Eureka se fueran con él a pasar unos días de vacaciones en pueblo Paleta. Sus amigos sin dudar aceptaron, Citron por poder conocer en persona al profesor Oak y ver todas las máquinas que tiene en su laboratorio, Eureka por poder ver a los demás pokémon de Ash y sobre todo Serena quería ir a Kanto para poder ver el lugar donde conoció a Ash por primera vez.

Los chicos cogieron un avión que despegó en ciudad Luminalia y aterrizó en ciudad Verde, la ciudad más próxima a pueblo Paleta. Solo tenían que andar un poco tomando la ruta que está al sur de la ciudad para llegar al pueblo natal de Ash.

En medio del camino los chicos vieron una multitud de Pidgey volando, unos Rattata corriendo cerca de ellos, una pareja de Nidoran acurrucados en el césped y unos Mankey comiendo fruta de un árbol cercano, y Ash no puedo evitar recordar ciertos momentos:

Ash: Esta ruta... aquí comenzó todo.
Citron: ¿El inicio de tu viaje?
Ash: Sí, ha pasado mucho tiempo desde que dejé pueblo Paleta por primera vez.
Eureka: Seguro que te lo pasaste muy bien por aquí, ¿verdad?
Ash: Bueno... la verdad es que no empecé demasiado bien mi viaje. -acaricia a Pikachu que está en su hombro.- Pikachu no me hacía mucho caso por aquél entonces.
Citron: ¿Era rebelde?
Eureka: Quién lo diría, con lo mono que es.
Ash: Sí, fueron unos momentos difíciles, Pikachu incluso se burlaba de mí.
Pikachu:-se rasca la cabeza con un poco de pena.-Pika...
Ash: Pero después de sufrir un ataque de unos Spearow todo se solucionó.

Mientras Ash les contaba a los hermanos cosas sobre cómo fueron sus inicios de entrenador, Serena estaba un poco ausente.

Serena: Pueblo Paleta está cerca... por aquí es donde conocí a Ash cuando era pequeña, el lugar donde todo empezó...-agarra su cinta azul que tiene en el pecho.
Ash: ¿Estás bien Serena?
Serena: ¡Ah! Sí, estoy bien...-la pobre joven estaba tan distraída que se asustó un poco.
Citron: Casi no has hablado desde que dejamos ciudad Verde.
Ash: ¿Estás cansada? Si quieres paramos un poco.
Serena: ¡Oh no, no pasa nada! Es solo que... tengo muchas ganas de llegar a pueblo Paleta.
Ash: Sí, yo también.

Eureka pensó que a Serena la pasaba algo, la veía un poco nerviosa.

Eureka: Serena nos contó que conoció a Ash en pueblo Paleta... pueden pasar cosas interesantes por aquí.

Después de una pequeña caminata y por la tarde, los chicos llegan a pueblo Paleta.

Eureka: ¡Qué pueblo tan pequeño!
Citron: Es un lugar muy tranquilo, no tiene nada que ver con ciudad Luminalia.
Ash: Al fin he llegado. ¡Os hecho una carrera hasta mi casa!-se va corriendo junto con Pikachu.
Serena: ¡Ash espéranos!
Eureka: ¡Vamos Dedenne, que no nos ganen!
Citron: ¡Por favor, id más despacio!-el rubio hacía todo lo posible para alcanzarles.

Tras una pequeña carrera, el grupo llega a la casa de Ash.

Ash: Llegué...
Eureka: ¡Hermanito, eres muy lento!
Citron: ¡Ca... cállate, encima con el calor que hace!-llegaba exhausto.
Serena:-observaba la casa que tiene delante.-Esta es... la casa de Ash. Voy... voy a estar en su casa... -no puede evitar sonrojarse.
Eureka: Serena, estás un poco roja.
Serena: ¡Es por el calor!-exclama un poco nerviosa.
Eureka: Sí, claro, calor.-Es difícil poder engañar a la pequeña rubia.
Ash:-entra en su casa.-¡Hola, ya estoy en casa!

Quien recibe al grupo es el Mr. Mime de la madre de Ash.

Ash: ¡Mr. Mime, cuánto tiempo! ¿Y mamá?
Delia:-sale desde la cocina.-Hola cariño.
Ash:-feliz por ver a su madre.-¡Hola mamá, ya estoy aquí!
Pikachu:-salta a los brazos de Delia.-¡Pika!
Delia: Me alegra volver a verte Pikachu.-acaricia la cabeza de Pikachu.-Anda, veo que vienes acompañado.
Ash: Sí, así es.
Citron:-con educación.-Un placer conocerla, soy Citron, inventor y líder de gimnasio de ciudad Luminalia.
Eureka: ¡Yo soy su adorable hermanita menor, Eureka!
Delia: Un placer conoceros, mi nombre es Delia.
Serena: Es la madre de Ash... ¡La madre de Ash! Estoy tan nerviosa...no sé ni qué decir...
Delia: Y tú eres...
Serena: ¡Serena, mi nombre es Serena!-era una montaña de nervios.
Delia: Encantada. ¿La conozco de algo? Se me hace muy familiar.
Ash: He estado viajando con ellos por Kalos. Les he invitado a que pasen unos días aquí para descansar y que vean un poco el pueblo.
Delia: Eso está muy bien, siempre es bueno conocer a los amigos de mi hijo.
Citron: Muchas gracias por dejarnos quedar en su casa señora Ketchum.
Delia: Oh no, es un placer. ¿Queréis que os haga la cena?
Ash: ¡Sí, estoy que me muero de hambre!
Delia: Pues iré a prepararla. Mientras podrías ir a ver al profesor Oak.
Ash: Sí, iremos a verle. Vamos chicos.

Ash llevó a sus amigos al laboratorio del profesor Oak. Ahí son recibidos por el profesor y por Tracey, su asistente que llegó a viajar con Ash en el pasado.

Oak: Parece que fue ayer desde que empezaste tu viaje. ¿Qué vas a hacer ahora?
Ash: Voy a descansar un poco, hemos tenido en Kalos muchos momentos increíbles, he visto pokémon que aquí en Kanto no hay, además de la megaevolución.
Eureka: ¡Y no te olvides de AshGreninja!
Oak: ¿Qué es eso de AshGreninja?
Citron: Así ha llamado mi hermana al Greninja de Ash cuando cambia de forma. Al cambiarse se parece un poco a Ash y le llamó así.
Eureka: ¡Sí, se mete en una burbuja de agua, que explota y después le sale un shuriken gigante a su espalda!
Oak: Vaya, eso suena muy interesante, me gustaría poder verlo para investigarlo un poco.
Ash: Sí claro, cuando usted quiera profesor.
Tracey: Oye Ash, ¿sacarías a los pokémon que has atrapado en Kalos para que les dibuje?
Ash: Sí, por supuesto. Vamos al jardín y ahí te los enseño, y de paso veo a los demás. Seguro que me habrán echado de menos.
Eureka: ¡Yo quiero verlos!

Todos salieron al jardín del laboratorio, un enorme lugar para que los pokémon puedan estar a sus anchas. Pero parecía que no había nadie.

Serena: Esto está vacío, ¿no?
Oak: Ahora vendrán, solo hay que esperar.
Ash: ¡Hola chicos, soy yo, he regresado a casa!

Nada más llamarlos, todos los demás pokémon de Ash, comandados por Bulbasaur y Charizard, aparecen y en estampida van corriendo. Charizard es el primero en saludarle, eso sí, muy fiel a su estilo.

Ash:-chamuscado.- Tú como siempre tan amable, ¿verdad Charizard? También me alegra verte, al igual que los demás.
Eureka:-emocionada al ver cuántos pokémon hay.-¡Cuántos hay, y qué monos son todos, y un Snorlax, quiero saltar sobre su panza!
Citron: Es impresionante, también tienes un Charizard como Alan, un Sceptile como Shota...
Serena: Ash, has trabajado muy duro hasta tener tantos, ¿verdad?
Ash: Sí, y todos hemos pasado por muchas cosas. Chicos, quiero presentaros a Citron, Eureka y Serena. Ellos han estado conmigo por Kalos.

Los pokémon de Ash saludaban al grupo con mucho ánimo.

Ash: Y ahora quiero presentaros a estos amigos. ¡Salid todos!

Ash lanzó sus pokéball y salen los pokémon que ha atrapado en Kalos.

Ash: Greninja, Talonflame, Hawlucha, Noivern, Goodra, estos pokémon también son míos y también son amigos. Sed amigos de ellos también, ¿vale?

Todos asintieron y se reúnen con los demás para conocerse, aunque había cierto pokémon planta que por su mirada se podía decir que estaba muy feliz de volver a ver a Ash, y se lanza sobre él tirándole al suelo.

Ash: ¡Ay, Bayleef, con cuidado!
Bayleef:-le daba lengüetazos en la cara.-¡Bay bay!
Ash:-riendo.-¡Sí, yo también te he echado de menos, pero para que me haces cosquillas!
Eureka: ¡Jo, yo también quiero que me lama!
Citron: Por la manera de actuar que tiene Bayleef se podría decir que es una chica, ¿no?
Oak: Así es, Bayleef es hembra, y le tiene mucho cariño a Ash.
Serena: ¿Cómo que mucho cariño?-Serena sintió algo parecido a cuando Miette hablaba con Ash.
Tracey: Bayleef te ha echado mucho de menos, había días que casi ni comía.
Ash: ¿Ah sí? Pues eso no está bien Bayleef, hay que comer bien para estar en plena forma.
Bayleef:-inflaba sus mofletes con un poco de pena.-Bay...
Eureka: ¡Pero qué mona es!
Ash:-se levanta del suelo pero Bayleef se apega a sus piernas.-Bien chicos, voy a estar por aquí durante un tiempo, así que nos estaremos viendo. Portaros todos muy bien, ¿vale?

Todos los pokémon se van por todo el jardín del laboratorio, a excepción de Pikachu y de Bayleef.

Ash: Venga Bayleef, ve con los demás a jugar.
Bayleef:-muerde los pantalones de Ash queriendo decir que quiere quedarse con él.
Ash: Ya vendré a jugar contigo en otro momento.
Serena: Pobrecita, no quiere separarse de tí.
Ash: Si te portas bien Bayleef, mañana juego contigo todo lo que quieras, ¿vale?
Bayleef:-contenta.-¡Bay bay!

Bayleef se aleja de Ash y se va con los demás, pero en un momento echa la vista atrás y ve a Serena muy pegada a Ash, y eso la molestaba un poco.

Como se estaba haciendo de noche, los chicos vuelven a casa de Ash, ya que la cena ya estaba preparada.

Ash: Mamá, todo está delicioso.
Serena: Sí señora Ketchum, cocina usted de maravilla.
Citron: La comida de pueblo Paleta no tiene nada que envidiar a la de ciudad Luminalia.
Delia: Oh, por favor, no digáis eso...
Eureka: Está tan bueno que... ¡No puedo desaprovechar esta oportunidad!
Delia: ¿De qué hablas pequeña?
Eureka:-se arrodilla frente a Delia.-¡Por favor, cásese con mi hermanito mayor!
Delia: ¿Eh?-con cara de sorpresa.
Ash:-se atraganta.
Serena: ¡Ash, con cuidado!
Citron:-sonrojado por la vergüenza.- ¡Quieres dejar de hacer eso!
Eureka: Pero si cocina muy bien, será una buena esposa para tí.
Delia: Esto... pequeña, yo ya estoy casada.
Eureka: ¿Eh? Pero si no hemos visto a su esposo. ¿Dónde está?
Delia: El padre de Ash sigue viajando, pero a saber dónde se encuentra ahora.
Ash:-se recupera después de atragantarse.
Serena:-le da un vaso de agua.-Toma Ash.
Ash: Gracias.-comienza a beber.
Serena: Menos mal que está casada, que si no Citron se convertiría en el padrastro de Ash.
Ash:-ahora se atraganta con el agua.
Serena: ¡Oh no Ash, perdona!
Citron: ¡Pero cómo podría ser su padrastro, si tenemos la misma edad, eso sería rarísimo, tanto que ni la ciencia podría explicarlo!
Delia:-se ríe.-Veo que mi hijo no se ha aburrido en su viaje con vosotros.

Delia miraba al grupo, y se alegra de que su hijo se encontraba muy bien al lado de ellos, pero puso un momento su mirada en Serena. Algo la dice que conoce a Serena o cree que la ha visto en algún sitio.

Serena:-un poco preocupada.-Ash, ¿estás mejor? Perdona que haya dicho eso.
Ash: Nah, no pasa nada, eso sí, lo que has dicho es macabro.
Serena:-apenada.-Sí, lo siento.
Ash:-sonriendo.-No te preocupes, viniendo de tí me ha hecho también mucha gracia. Tienes un buen sentido del humor.
Serena:-sonrojada.-Gra... gracias Ash...

Delia notó que ella no es como las demás compañeras de viaje de Ash, pudo ver que algo hay en Serena que la diferencia de las demás. La madre de Ash solo pudo sonreír al ver a su hijo al lado de Serena y que se llevaban muy bien, demasiado bien.

Ya de noche:

Delia: Bien chicos, ya se ha hecho tarde, hay que irse a dormir.
Ash: Genial, estoy un poco cansado.-se disponía a irse pero su madre le agarra.- ¿Mamá?
Delia: Quieto jovencito, antes hay que decidir dónde vais a dormir.
Ash: Pues yo en mi cama. ¿Dónde si no?
Delia: ¿No ves que tienes a dos invitadas en casa? Las dos van a dormir en tu cama.
Eureka: ¡Qué bien Serena, dormiremos juntas!
Serena:-su cara roja era épica.-Voy a dormir en la cama de Ash... Espera, ¿con él?
Ash: ¿Dormiré con ellas en mi cama?-qué inocente era Ash.

La cara de Serena al escuchar eso era un poema. Escuchar eso de Ash casi la vuelve loca.

Delia:-seria.- Si crees que vas a dormir con ellas estás muy equivocado jovencito. Tanto tú como Citron os quedáis en el salón de casa, en los sofás.
Ash: ¡Qué! ¿¡Estoy en mi casa y no puedo dormir en mi propia cama!? ¡Pero eso es...!
Delia:le presiona con la mirada.- ¿Vas a llevarle la contraria a tu madre?
Ash:-nervioso.-¡No... iba... iba a decir que eso es genial!
Citron:-educado.-Gracias por dejar a mi hermana que duerma en la cama de Ash, así descansará mejor.
Delia: ¿Ves? Tu amigo sabe por qué dejo a las dos que duerman juntas, aprende de él.
Ash:-refunfuñaba en voz baja.
Delia:-enfadada.- ¿Dices algo cariño?
Ash:-asustado.- ¡Na... nada, que vamos a dormir!
Delia:-sonriendo.- Muy bien, eso quería oir, así que todos a descansar, que habéis tenido un duro viaje.

Así, todos se disponen a dormir.

Ash:-se mueve en el sofá donde está.- Ah... qué incómodo estoy...
Citron: Yo estoy bien.
Ash: Con lo bien que estaría en mi cama... ¡Quiero mi cama!

El pobre Pikachu que por desgracia le toca dormir a su lado tendrá que sufrir una larga noche.

Pikachu:-suspira.- Pikapi...

Las dos chicas estaban ya en la cama de Ash, y lógicamente Serena no podía estar tranquila.

Eureka: ¡Qué bien se está en la cama de Ash, es tan cómoda y tan grande!
Serena: Estoy en la habitación de Ash... ¡estoy en su cama! -se tapa con las sábanas para que no se vea lo colorada que está.- ¡No voy a poder dormir!
Eureka: ¿Estás bien?
Serena: ¡Sí, buenas noches!
Eureka: Pero qué rarita está.

Y así, todos en la casa Ketchum duermen, o al menos lo intentan.

CONTINUARÁ
#2421697 11/10/2016 23:48
50
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
A la mañana siguiente:

Serena: Oh Ash... eres tan guapo...
Ash:-mucho más macho de lo que es.- No tanto como tú, mi preciosa Serena... con esa resplandeciente mirada... -toma un poco del pelo de Serena.- Tu hermoso cabello, tan brillante... -lo huele.- Y qué aroma más agradable. Es imposible no caerse en la tentación.
Serena: Me encanta que me digas eso...
Ash:-se acerca a su rostro.-Encima con esos labios, creo que me voy a volver loco.
Serena: No más que yo, mi Ash... mis labios quieren probar los tuyos...
Ash: Te voy a comer.
Serena: Cómeme...

En el mundo real, un muñeco de un Pidgey que estaba sobre la cama de Ash cae debido a los extraños movimientos que Serena estaba haciendo. El muñeco cae justo al lado de ella que inconscientemente lo agarra y da un beso en el pico del muñeco.

Serena:-se despierta.-¿Ah?-se da cuenta lo que ha besado.- ¡Puag, qué asco, me ha dejado la boca llena de pelos!

Serena mira por toda la habitación y ve que no estaba Eureka con ella.

Serena:-se frota los ojos.- Oh dios, solo era un sueño... -tira el muñeco de Pidgey al suelo.- Y qué sueño, Ash era tan varonil... -suspira.- Quién sabe cómo habría acabado el sueño. En fin, Eureka no está, y no sé la hora que debe de ser, seguro que todos ya estarán desayunando.

Serena se viste y baja al piso inferior, ahí se encuentra con Delia.

Serena: Buenos días señora Ketchum.
Delia: Oh, buenos días querida. ¿Has dormido bien?
Serena:-aún recuerda el sueño.- Esto... sí. ¿Y Ash y los demás?
Delia: Uy querida, hace tiempo que se fueron al laboratorio del profesor Oak.
Serena: ¿Qué? ¿Pero qué hora es?
Delia:-riendo.- ¡Parece que has perdido la noción del tiempo, es más de mediodía!
Serena: ¿¡Qué, tanto he dormido!?
Delia: Estarías muy cansada después del viaje.
Serena: Eh... sí, será eso...
Delia: ¿Quieres comer algo o te esperas a la hora de comer?
Serena: Mejor me espero, voy a ir al laboratorio a ver a los demás. ¡Nos vemos!

Serena va corriendo al laboratorio del profesor. Ya allí se dirige directamente al jardín donde están todos. Eureka estaba saltando sobre la panza de Snorlax, que no le importaba que la niña esté brincando sobre él. Ash y los demás estaban reunidos porque algo iban a hacer.

Eureka: Vaya, al fin te despiertas dormilona.
Serena: ¿Se puede saber por qué no me has despertado?
Eureka: Pero si lo intenté, pero estabas roncando, incluso más fuerte que Snorlax. Menuda noche me has dado, no parabas de moverte. ¿Se puede saber con qué soñabas para moverte sin parar?
Serena:-sonrojada.- ¡Ca... cállate, no he soñado con nadie ni haciendo nada, y qué te importa lo que sueñe! ¡Además no ronco!
Eureka: Que te crees tu eso.
Serena: Ya hablaremos de quién ronca y quién no. ¿Qué hace Ash con los demás?
Eureka: Parece que le va a enseñar al profesor a AshGreninja.
Serena: Oh, qué bien, vamos a ver.

Las dos chicas se acercaron y vieron que estaba casi todo preparado para algo.

Ash: ¿Y bien Greninja, contra quién quieres luchar para enseñar al profesor el cambio de forma?

El pokémon rana de Ash miraba a todos los demás pokémon y puso su mirada en dos de ellos, Sceptile y Charizard.

Ash: ¿Contra quién de los dos?-Greninja parecía decir que contra los dos.- ¿Qué, al mismo tiempo?-el pokémon estaba decidido.-Bueno, no seré yo quien diga lo contrario.

Charizard y Sceptile aceptan sin dudar el reto de enfrentarse a Greninja.

Citron: Parece que quiere enfrentarse a los dos para recordar los combates que tuvo contra Shota y Alan.
Ash: No me extraña, tuvo una gran rivalidad contra los pokémon de ellos. Pues si estáis listos empezamos.

Charizard y Sceptile por un lado, y Greninja por el otro empezaron su combate, en el que se ve que Greninja esquivaba sin demasiadas dificultades los ataques de sus oponentes. Ash estaba muy contento por cómo esquivaba Greninja.

Serena: Me encanta verle así, siento que mi corazón late más deprisa por verle tan feliz...Ash...-su mirada lo decía todo.

Todo iba muy bien en el combate, Greninja usaba sus shuriken de agua para detener los ataques de fuego de Charizard y el corte para parar a Sceptile y su hoja aguda. Greninja era fuerte y muy veloz, sus dos oponentes, que sin dudar tienen un gran nivel, tenían demasiadas dificultades para poder asestar uno de sus golpes.

Ash: Bueno Greninja, vamos a hacerlo.

Greninja se pone a su lado y ambos alzan un brazo al aire. Greninja se envuelve en un remolino de agua y al salir, el profesor y Tracey vieron el nuevo aspecto de Greninja. El agua se reúne en la espalda del pokémon y sale el shuriken gigante.

Tracey: Esto es increíble, en mi vida he visto algo así.-comienza a dibujar.
Oak: Esto es algo único, ni en mis años de investigación nunca he visto esto.
Citron: Solo se lleva a cabo cuando los corazones de Ash y de Greninja se sincronizan. Adquiere un poder que puede superar incluso a la megaevolución. Y no solo eso, ahora los dos son uno solo, Ash ve y siente lo mismo que Greninja, ya veréis.

El profesor y Tracey vieron que Ash se movía similar a Greninja, haciendo los mismos gestos cuando su pokémon ataca o esquiva ataques. Pero en un momento del combate, Charizard logra golpear a Greninja, y Ash se queja un poco.

Oak: ¿Siente incluso los golpes?
Serena: Siempre que están así no puedo evitar preocuparme un poco. Ya hemos pasado antes por situaciones complicadas debido a esto, y aunque Ash y Greninja han dominado a la perfección este cambio de forma...-se lleva las manos al pecho.
Citron: Sí, pero ya sabes cómo es Ash.
Serena: Claro que lo sé. Por eso es la persona a la que tanto admiro y que tanto a...- se sonroja porque iba a decir algo muy importante.
Citron: ¿Que tanto qué?
Serena:-sonrojada.- ¡Aprecio, iba a decir aprecio, eso es!

Mientras se desarrolla el combate, en otro lado no muy lejano al laboratorio, cierto trío caminaba por un pequeño bosque.

James: No me puedo creer que de nuevo estemos en Kanto.
Jessie: Hasta que no consigamos al Pikachu del mocoso no vamos a parar.
James: ¿Y no podemos descansar un poco? Ya estoy un poco harto de siempre estar fracasando.
Jessie:-enfadada.- ¡Con ese espítitu pues claro que fracasamos!
Meowth: Espero que el jefe no se entere de que nuestros planes siempre son arruinados.
Jessie: Pues porque nos falta una mayor planificación, tenemos que pensar muy bien en nuestros planes para que funcionen.
James: ¿Planificación? Si eso lo solemos hacer y siempre finalizamos volando.
Meowth: Eso es porque nuestro mayor sueño es atrapar a Pikachu, tenemos que pensar en otra cosa.
Jessie: ¿Qué cosa?
Meowth:-se va por unos matorrales.-Seguidme.

El Team Rocket ve a lo lejos el jardín del laboratorio del profesor Oak.

James: ¿Ese no es el laboratorio del viejo ese?
Jessie: Imaginad la cantidad de pokémon que hay aquí.
Meowth: Tenemos que ser ambiciosos, vamos a llevarle al jefe todos los pokémon del laboratorio.
James: Pero, esperad.-usa unos prismáticos.-Los mocosos están ahí, el Greninja del mocoso está luchando contra Charizard y Sceptile con ese aspecto tan raro que hemos visto últimamente.
Jessie: Vamos a esperar un poco hasta que ese combate finalice, todo será más fácil si los pokémon están cansados.
Meowth: Entonces vayamos trazando un buen plan.

El Team Rocket sonríe con maldad dispuestos a cumplir su malvado plan de robar todos los pokémon del laboratorio.

Un rato después, el combate de Greninja contra Charizard y Sceptile finaliza. Si bien ninguno cayó vencido, Ash decidió detener el combate, en el que se vió que Greninja estaba a un nivel superior.

Para celebrar la "victoria" de Greninja, todos los pokémon, incluyendo Charizard y Sceptile, se reúnen con el pokémon rana de Ash.

Tracey: Parece que Greninja es el nuevo ídolo de todos.
Oak: Y ya no solo eso. Parece que se ganó el respeto de Charizard y Sceptile, con lo orgullosos que son los dos.
Ash: Habrá que regresar a casa, mi madre tendrá la comida lista.
Serena: ¡No, espera un poco Ash! He traído esto para que tus demás pokémon puedan comerlo.-saca una cajita.
Ash:-se le ilumina la mirada.- ¡No me digas que son...!
Serena: ¡Así es, tachán!-abre la cajita.- ¡Son mis deliciosos macarons, vamos a comer un poquito!

Así todos forman un círculo y comen los deliciosos macarons de Serena. Ash y Serena estaban sentados en el suelo muy cerca el uno del otro.

Ash: Están deliciosos Serena, me encantan.
Serena:-con un ligero rubor.-Me alegra que te gusten. Hay más si quieres.
Ash: Sí claro, no puedo parar de comerlos.

Serena estaba feliz al ver que a Ash le encantan sus macarons. Pero cierta pokémon estaba muy molesta con la escena que estaba viendo. Bayleef no dudó y se pone entre Ash y Serena para que su entrenador le haga caso.

Ash: ¿Qué pasa Bayleef, quieres uno? Toma.
Bayleef:-come sin dudar de la mano de Ash.- ¡Bay!
Serena: Qué adorable es.

Bayleef empieza a acariciar la cara de Ash con la hoja de su cabeza.

Ash: Bayleef, con cuidado que me vas a sacar un ojo.
Bayleef: ¡Bay!-se ponía triste.
Ash: Pero si no lo digo para que no me acaricies, solo te digo que lo hagas con cuidado, ¿vale?-la acaricia la cabeza.

Bayleef se sentía muy feliz cuando Ash la acariciaba, pero de reojo mira a Serena, y la dedica una mirada muy fría.

Serena: ¿Por qué me mira así?-Serena sentía algo raro en Bayleef.- Bayleef, mira, tengo más macarons. ¿Quieres?

Serena le ofrecía a Bayleef un macaron, pero cuando la mano de la joven se acercaba a la cabeza de Bayleef, esta responde de mala manera, golpeando su mano con la cabeza, haciendo que el macaron se cayera, aunque Chespin estaba ahí para comerlo sin importar que se haya ensuciado, pero eso no era lo importante.

Serena:-le dolía un poco la mano.- Ay...
Ash:-estaba un poco enfadado.- ¿Se puede saber qué has hecho Bayleef?
Bayleef:-triste.- ¡Bay bay!
Ash: Serena te ofrecía uno de sus macarons y la respondes golpeándola. No te he enseñado a hacer eso. ¿Por qué lo has hecho?
Bayleef:-cabizbaja.- Bay...
Serena: Ash, no pasa nada, no te enfades con ella, si no me ha hecho daño.-escondía su mano.-Puede que el macaron que le iba a dar era de un sabor que no es de su gusto, puede que tenga que mejorar en hacerlos.

Nadie se daba cuenta, pero Serena tenía la mano un poco hinchada debido al golpe de Bayleef y la dolía un poco, pero ella quería ocultarlo.

Un rato después, Ash y los demás se preparaban para regresar a casa, aunque una bola de humo estalla frente a sus ojos.

Ash: ¡Pero qué pasa!
Citron: No sé, no veo nada.
Ash: ¿Estáis todos bien? Permanezcamos juntos.

Nadie sabía lo que ha pasado, no podían ver, excepto Serena que estaba al lado de Bayleef. En un momento ella ve que algo se aproximaba hacia Bayleef, y ella, sin dudar, se interpone.

Tras despejarse toda la polvareda:

Ash: Ya ha pasado. ¿Qué sería eso?
Eureka: Era como estar metidos entre la niebla.
Citron: Nuestros pokémon están bien.
Ash: Sí, eso parece...

Pero Ash notaba que algo no iba bien, y se dió cuenta de que en el grupo faltaban...:

Ash: ¡Serena, Bayleef!
Citron: ¿No me digas que...?
Ash: ¡Esa explosión de humo era una trampa, y se las han llevado!
Eureka: ¿Pero quién haría algo así?
Ash: No lo sé.
Pikachu: ¡Pikapi!
Ash: ¿Qué sucede Pikachu?

Pikachu vio en el suelo algo, y era algo que Ash le regaló a Serena hace mucho tiempo, la cinta azul.

Eureka: ¡Es la cinta que Serena lleva siempre!
Citron: Se le habrá caído cuando todo pasó.

El rostro de Ash al ver esa cinta lo decía todo, estaba furioso.

Ash: Pikachu... trata de encontrar el rastro de Serena, por favor.
Citron: Sí, es una gran idea, seguro que así encontraremos a Serena y a Bayleef sin problemas.
Eureka:-preocupada.-Espero que no las hayan pasado nada...
Ash: Bayleef está con ella, sabrá defenderla.
Pikachu: ¡Pikapi, pika!
Ash: ¿Has encontrado el rastro? Pues vamos.

Así, Ash, Citron, Eureka y los demás pokémon seguían a Pikachu, mientras que el profesor Oak y Tracey se quedaban en el laboratorio para asegurarse de que no haya pasado nada más grave.

Ash: Serena, Bayleef, esperadme, ya voy a por vosotras, sea quien sea que haya hecho todo esto lo van a pagar muy caro.

Ash agarraba firmemente la cinta azul.

Ash: Serena...
#2426034 31/10/2016 16:48
40
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 3: Serena y Bayleef, dos corazones por un corazón.

Ash y los demás se adentraban por un bosque cercano a pueblo Paleta. Y en un lugar del bosque:

James: A ver, Jessie, Meowth...
Jessie: Sí, lo sé...
Meowth: Pues sí que estamos bien...
James: ¿Tanta planificación para esto?

Enfrente del trío estaban Serena y Bayleef metidas dentro de una jaula.

Serena:-molesta.-Pues claro, teníais que ser vosotros Team Rocket, quién si no.
Jessie: Al final solo hemos podido atrapar a la mocosa y a ese pokémon planta que de poco sirve.
Bayleef:-enfadada.- ¡Bay bay!
Meowth: Parece que se ha ofendido con eso que has dicho.
James: ¿Y ahora qué hacemos? ¿Qué ganamos con esto?
Jessie: Un momento...-sonríe con maldad.- Pues claro, eso es. Seguramente los demás mocosos y sus pokémon vendrán para rescatarlas. Podríamos hacer un trato con ellos.
Serena:-enfadada.- ¿Qué diablos estáis ideando vosotros ahora?
Jessie: Vamos a ver si son capaces de aceptar esto, si quieren que vosotras dos estéis libres nos tienen que dar todos sus pokémon.
James: Me parece un trato justo.
Serena: Por mucho que quiera que Ash me rescate... que lo haga a costa de perder a sus pokémon... No, no quiero que haga eso.
Bayleef:-enfadada.- ¡Bay bay!
Meowth: ¿Eh, qué dices? ¿Que el mocoso vendrá y nos mandará a volar?
Bayleef:-enfadada.- ¡Bay, bay!
Meowth: ¿Qué acabas de decir?
James: Meowth, traduce.
Meowth: Acaba de decir que no quiere que su amado entrenador sacrifique a sus pokémon solo para liberarla.
Jessie: ¿Cómo que amado?
Bayleef:-furiosa.- ¡Bay!
Meowth: Ha dicho... que le quiere y que antes de que él aparezca ella nos hará trizas.
James: Espera, ¿estás diciendo que está enamorada de su entrenador, del mocoso?
Serena: Bayleef... ¿es en serio eso, quieres a Ash?
Bayleef:-se pone triste.
Serena: Entonces... lo que has estado haciendo conmigo es por celos, ¿verdad?
Bayleef:-triste.- Bay...
Meowth: Dice que no quiere ver a su entrenador al lado de otra chica, que tiene miedo de que se olvide de ella.-llorando.- ¡Qué penita me está dando Bayleef!
Jessie:-llorando.- ¡El amor es tan doloroso, me recuerda a mi dulce y tierna infancia!
James: ¿Pero qué os pasa a vosotros dos ahora?
Meowth: ¡Yo entiendo los sentimientos de Bayleef, me acuerdo de aquella Meowth que conocí y que para demostrar mi amor tuve que aprender a hablar y a andar como los humanos, solo para decirme que soy un monstruo, y también de aquella humana que tenía un Paras que me curó de la fiebre!
Jessie: ¡Nosotros derrotamos a los enemigos de la verdad y el amor, lo dice nuestro lema!
Serena: Bayleef, escucha, sé cómo te sientes. Yo... yo también le quiero, y me duele pensar que pueda llegar un momento en el que nuestros caminos se separen y tenga que separarme de él. Pero quiero que sepas que yo no quiero que Ash se aleje de todos vosotros, no quiero que se olvide de vosotros, sois muy importantes para él.
James: ¿Habéis oído eso? La mocosa acaba de decir que quiere al mocoso.
Jessie: ¡Es un doloroso triángulo amoroso, dos corazones luchando por coseguir el corazón de su amado!
Meowth: ¡Yo no puedo ver esta escena, me siento como un villano de mal corazón sin sentimientos!
James: Pero si somos los malos... No hay quien os entienda.
Jessie: Escuchad vosotras dos, teneis mi apoyo, el amor puede ser como la peor de las guerras, pero hay que ayudarse, así que luchad por su corazón.
Meowth: ¡Y aunque tú seas un pokémon, supera las barreras Bayleef!

Serena y Bayleef no daban crédito a lo que estaban escuchando, el Team Rocket, o al menos dos de sus miembros, estaban animándolas.

Serena: ¿Tú entiendes todo esto?
Bayleef:-negando con la cabeza.- Bay...

De repente, algo de color azul aparece a gran velocidad, y se escucha una voz decir "corte". La jaula donde Serena y Bayleef estaban se rompe, dejándolas libres. Quien ha roto la jaula era Greninja, y por detrás venían Ash y los demás.

Serena:-se siente alivida al verle.- Ash...
Bayleef:-muy feliz.- ¡Bay!
Ash:-enfadado.- Claro, tenía que ser el Team Rocket, esta vez os habéis pasado. ¿Creíais que íbais a saliros con la vuestra? ¡No permitiré que os llevéis ni a Serena ni a Bayleef!
Jessie: Tranquilo mocoso, no pensamos hacer nada que...
Ash: ¡Pikachu, rayo, Greninja, shuriken de agua!
Meowth: ¡Pero esperad, que nosotros estamos de buenas!

Los dos ataques de Pikachu y Greninja impactan contra el Team Rocket, que los mandan a volar.

Jessie: Hoy es de esas veces que no me importa estar despegando.
James: Eso del amor es demasiado complejo. Menos mal que tengo mi querida colección de chapas de botellas, eso sí que es amor.
Meowth: ¡Bayleef, tienes mi apoyo!
Jessie: ¡Ganar por el poder del amor!

Y como siempre, despegan hasta aparecer una estrella.

Citron:-recién llega.- ¡Ya... ya estoy... aquí!
Eureka: Demasiado tarde hermanito, ha acabado todo.
Ash: Menos mal. Serena, Bayleef, ¿estáis bien?
Serena:-tenía un brillo especial en los ojos.- Sí, estamos bien...
Bayleef:-se lanza a por él para lamerle la cara.- ¡Bay!
Ash:-se ríe.- ¡Vale, vale, no me lo agradezcas así! Ah... espera, Serena...
Serena: Dime...
Ash:-le da la cinta azul.-Se te cayó, toma.
Serena: La cinta azul que me regalaste...-pone un rostro angelical.-Ash, gracias.

Ash se rasca la nariz sin decir nada. Pero Serena agarra la cinta con su mano lastimada y se queja y lo notan todos.

Ash:-preocupado.- ¿Te duele la mano Serena, te hizo algo el Team Rocket?

Bayleef se sentía culpable, sabe que lo de la mano de Serena fue por su culpa, y sabía que si Ash se entera la culparía.

Serena: Sí, fueron ellos, pero no es nada grave, además Bayleef me defendió. ¿A que sí Bayleef?

Serena la mira y la guiña un ojo en plan complicidad, para que no se preocupe. Bayleef se alegró, vio que Serena, a pesar de que siente lo mismo que ella por su entrenador, es de fiar.

Bayleef:-contenta.- ¡Bay!
Ash:-la acaricia la cabeza.-Me siento orgulloso de tí Bayleef, defendiéndola cuando la hacían daño, sé que puedo confiar en tí. Pero creo que debemos regresar a casa, puede que tu mano empeore, volvamos y que mi madre mire bien la mano.

Y así, todos regresan, aunque Serena y Bayleef estaban detrás de todos.

Serena: Es nuestro príncipe azul, ¿verdad?
Bayleef: ¡Bay!

Parece que las dos, a pesar de querer el corazón de Ash, comenzaban a llevarse bien.

Ash: ¿Os pasa algo a las dos? Se os ve muy contentas.
Serena:-riendo.- ¡Claro que lo estamos, pero no pensamos decirte el motivo!
Bayleef:-riendo.- ¡Bay!

Tanto ella como Bayleef se van corriendo, dejando a Ash sin poder decir algo.

¿Podrá Serena decir lo que siente?

CONTINUARÁ
#2427089 06/11/2016 20:48
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 4: Fotos del pasado.

El grupo regresó a casa de Ash para que Delia cure la mano de Serena.

Delia: Ya veo que el Team Rocket siguen a lo de siempre.
Ash: No, esta vez se pasaron, hasta lastimaron la mano de Serena.
Serena: Si Ash se entera de que realmente ha sido Bayleef quien me hizo daño se va a molestar mucho con ella. El Team Rocket realmente no hizo nada malo, pero es lo mejor.-sonríe.-Además Ash nos salvó, y eso es lo que importa.
Delia: ¿A qué viene esa sonrisa en la cara?
Serena: ¿Eh?-se sonroja.- ¡No, nada importante!
Ash: Te has puesto roja. ¿Es que tienes fiebre?-pone una mano en la frente de ella.
Serena:-se pone más roja todavía.
Eureka: Ash... no te enteras de nada, qué lento eres.
Citron: Si estás enferma mejor vete a dormir.
Eureka: Hermanito, tú eres peor que él.

La escena era graciosa, Serena era como una olla a presión por sentir la mano de Ash en su frente, lógicamente Delia notó que algo pasaba con Serena pero decidió no decir nada.

Ya en la comida:

Delia: Bueno, ayer llegásteis bastante cansados del viaje, así que no llegué a preguntarlo. ¿Cómo conocísteis a mi hijo?
Citron: Mi hermana y yo le conocimos en el mismo día en que él llegó a ciudad Luminalia. Ash quiso luchar en mi gimnasio, pero por aquel entonces tenía unos problemas con Citroid, un robot que creé que se hizo cargo del gimnasio.
Eureka: ¡Sí, pero luego se solucionó! Y más tarde mi hermano y Ash tuvieron su combate en el gimnasio. ¡Estuvo genial!
Citron: Fue un gran combate, a pesar de haber perdido aprendí mucho.
Ash: ¡Claro! Lo dimos todo, solo así se disfruta de los combates.
Eureka: Ash siempre ha luchado con todo. ¡Mola mucho verle combatir!
Delia: Mi hijo siempre ha sido así, está muy decidido a cumplir su sueño. ¿Y tú querida, cómo llegaste a conocer a Ash?
Serena:-sonrojada.-Bueno... Ash y yo...
Ash: A ella la conozco de hace mucho tiempo, en el campamento que una vez hizo el profesor Oak.
Delia: ¿Ah sí, tanto tiempo?
Serena: Sí... era muy pequeña. Vine aquí por ese campamento, y un día me perdí en un bosque. Estaba muy asustada por estar sola, además me dí un susto con un Poliwag que hizo que me hiciera daño. Ash apareció después y...-sonrojada.-Me curó la herida...
Delia: ¡Ah, claro, ahora te recuerdo! Esperad un momento, ahora vengo.-se levanta de su silla y se va.
Ash: ¿Mamá?
Serena: ¿A dónde va?
Ash: No tengo ni idea.

Un rato después Delia regresa, y llevaba ciertas cosas.

Ash: ¿Qué traes mamá?
Delia: Mirad esto.

Delia enseñó una foto, una en la que salen Ash y Serena de pequeños. Y lo mejor de todo es que los dos pequeños niños iban de la mano y muy contentos.

Delia: Eres tú, ¿verdad?
Serena:-sonrojada.- ¡¿De cuándo es esto?!
Delia: Creo que es de cuando finalizó el campamento. Fue Ash quien quiso una foto de vosotros dos.
Serena:-sonrojada.- ¿Es eso cierto?
Ash:-se lleva la mano detrás de la cabeza con cierta pena.-Pues no me acuerdo, lo del campamento fue hace tanto tiempo...
Eureka: ¡Qué guapa eras de pequeña! Aunque claro, sigues igual.
Serena: ¡No trates de avergonzarme!
Delia: Hijo, ¿cómo que no te acuerdas? Anda que no hablabas de ella todo el rato cuando ella se marchó. Me acuerdo que os prometísteis volver a veros. Qué monos érais.

Serena estaba que en cualquier momento la iba a dar un infarto con todo lo que pasaba.

Delia: Y además, mirad esto.

Enseñó otra foto, y era de los dos niños de nuevo, solo que...:

Eureka:-emocionada.- ¡Serena, le diste un beso en la mejilla!
Delia: Es tan tierna esta foto... mirad qué caras tan felices.

Los dos chicos en cuestión no eran capaces de decir algo, pero sin duda Serena era quien peor estaba.

Serena: Le di un beso... ¡Le dí un beso, a Ash! Yo... a él, a quien tengo a mi lado ahora...
Ash:-se rascaba la mejilla.
Eureka:-con un tono travieso.-Ash, te estás rascando la mejilla donde ella te ha dado el beso.
Ash:-ahora se rasca la mejilla contraria.

Los chicos en un momento se miraron, y rápidamente miraron a otro lado, estaban avergonzados, todo lo contrario que en las fotos.

Ash:-se le notaba muy nervioso.-Esto... yo ya he terminado de comer. Citron, ¿combatimos un poco en el laboratorio para bajar la comida?
Citron: Sí claro, vamos.
Eureka: ¡Ey, yo voy también!

Ash se marchó corriendo de su casa, y los hermanos le seguían. En casa se quedaron Delia y Serena, y esta última aún estaba de los nervios.

Delia: Este hijo mío, marcharse sin llevar su plato a la cocina.
Serena: Esto... yo...
Delia: ¿Puedes quedarte un rato aquí? Me gustaría hablar contigo de una cosa.
Serena: ¿De qué señora Ketchum?
Delia: Ya te enterarás, vamos a preparar un poco de té.

Un momento después.

Serena: Usted dirá.
Delia: Más bien que digas tú. Te pasa algo, ¿cierto? Lo he estado notando desde que llegaste aquí, y tiene que ver con Ash.
Serena:-no es capaz de decir nada.
Delia: Tu silencio dice mucho querida. ¿No crees que es mejor que lo digas?
Serena: Señora Ketchum, yo... no sé cuánto tiempo podré ocultarlo más. Yo, a su hijo...-se siente incapaz de decirlo.
Delia: Le quieres, ¿cierto?
Serena:-sonrojada.- Sí...
Delia: Y sospecho que desde el campamento donde os conocísteis.
Serena: Así es...

FLASHBACK

La historia viaja al pasado, al momento donde Ash y Serena se iban a despedir después del campamento. La pequeña Serena estaba triste, pensaba que no volvería a ver al pequeño Ash, a aquel niño que la ayudó.

Serena:-triste.-Me tengo que ir ya...
Ash: ¿Y por qué estás triste?
Serena: Porque puede que no nos volvamos a ver.
Ash: ¿Qué dices? Estoy convencido de que algún día nos encontraremos.
Serena:-con los ojos cristalizados.- ¿Tú crees?
Ash:-muy decidido.- ¡Claro que sí!
Serena: ¿Me lo prometes?
Ash: ¡Por supuesto, te lo prometo! Cuando seamos entrenadores viajaremos juntos, ¿vale?

El pequeño Ash sonrió a la pequeña Serena. La niñita estaba emocionada con su amiguito, era la primera vez que sentía algo por un chico.

Serena: Ash... gracias por todo. Mi herida aún no está bien, pero cuando nos volvamos a ver te devolveré el pañuelo y viajaremos los dos por el mundo. ¡Me lo has prometido!
Ash: ¡Claro, esperaremos a que llegue ese día!
Serena: ¡Sí!

La niñita de Kalos, para despedirse, le da un pequeño y tierno beso en la mejilla de Ash. El de pelo negro se sintió sorprendido por el beso que recibió. Serena se da la vuelta para irse, y trata de esconder su cara con el sombrero de paja que lleva puesto para que nadie pueda ver el hermoso sonrojo que tenía.

La pequeña Serena se había enamorado de Ash.

FIN DEL FLASHBACK

Serena: Me dolió mucho despedirme de él, aunque prometimos volver a vernos y eso me alegraba, también sentía temor. Me preguntaba una y otra vez qué pasaría si nunca nos volveríamos a ver, o si él se olvidaría de mí.
Delia: Me acuerdo muy bien los días siguientes, Ash me contaba con una felicidad enorme las cosas que los dos hacíais en el campamento, que estábais casi todo el tiempo juntos.
Serena: Ash... yo no paraba de pensar en él...
Delia: ¿Y cómo os volvísteis a ver?
Serena: Fue cosa del destino. Yo estaba tranquilamente en casa con mi madre viendo la televisión, y vi una noticia de un chico que estaba en lo alto de la torre Prisma, que es el gimnasio de Citron, en ciudad Luminalia. Estaba frente a un Garchomp enfurecido y en un momento, ese chico se cayó de la torre, junto con un Pikachu. Era él, no me podía creer que era Ash, estaba en Kalos. No me lo pensé dos veces y quise verle, y bueno, al final nos reencontramos.
Delia: Habrás estado muy feliz de haber viajado con él.
Serena: Feliz es poco. He aprendido mucho de él acerca de los pokémon, de seguir luchando hasta el final por nuestros sueños. Me emocionaba verle combatir con tanta energía, con tanta alegría que me contagiaba. Su felicidad era la mía también. He vivido un montón de cosas maravillosas viajando a su lado.-agarra la cinta azul.-Hasta me regaló esto.
Delia: ¿Te regaló esa cinta?
Serena: Sí, y no me lo quito nunca, es muy importante para mí por el simple hecho de que es un regalo de su parte. Señora Ketchum, disculpe que le esté diciendo todo esto, pero es lo que siento por Ash.
Delia: ¿Y por qué te tienes que disculpar por una cosa tan bonita como es querer a mi hijo?
Serena: ¿No está molesta?
Delia: No tengo motivos para estar molesta contigo, veo que eres una buena chica, Ash parece estar bien a tu lado. Hacéis una bonita pareja.-le guiña un ojo.-Ve a por él.

La cara de Serena se iluminó. La madre de Ash la acepta.

Serena: Señora Ketchum, le prometo que...
Delia: Llámame Delia querida, y tutéame, que sigo siendo joven.
Serena: Sí. Delia, te prometo que Ash será muy feliz si está conmigo. No le voy a dejar solo, siempre estaré con él para lo que quiera, y te prometo también... que siempre le voy a querer.
Delia: Querida, me alegra escuchar eso. Para una madre lo más importante es ver a su hijo feliz, así que por favor, haz que siempre tenga una sonrisa en su cara.
Serena: ¡Eso haré!
Delia: Ahora si quieres puedes ir con él, seguro que se alegrará de que estés a su lado.
Serena: ¡Sí!

Serena se dispone a irse de casa, pero antes de salir:

Serena: Delia... Muchas gracias por aceptarme, de verdad. Ash puede sentirse muy afortunado por tener una madre como tú.

Delia se alegraba por las palabras de Serena, su cara reflejaba la felicidad de una madre. Estaba ante una chica de gran corazón, una chica que quería a su hijo tal cómo es, y que sabe que hará lo posible para que Ash sea el chico más contento del mundo.

Serena se dirigía corriendo al laboratorio, esbozando una gran sonrisa, queriendo ver al del pelo negro. Delia la aceptaba.

Sin duda haber viajado con Ash a pueblo Paleta para así recordar cosas del pasado ha sido un acierto, Serena se sentía la chica más feliz del mundo.

CONTINUARÁ
#2431082 01/12/2016 20:42
30
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 5: La aparición de Misdreavus.

Los días pasan, todo iba bien, sin problemas, eso sí, Serena estaba contenta. Ella ayudaba a Delia con las tareas de la casa y se sentía muy bien ayudándola.

Aunque tenía que aguantar varios comentarios de Eureka que la ponía en un compromiso, como por ejemplo que ella parecía una ama de casa, una esposa y cosas así.

De vez en cuando Serena hablaba con Delia de las cosas que ha vivido en su viaje por Kalos al lado de Ash y de sus participaciones en los tripokalon. La relación entre las dos iba mejorando y mucho.

Un día la tranquilidad en la casa de Ash iba a cambiar. Todos estaban cenando tranquilamente, hasta que comenzaron a escuchar unos ruidos extraños.

Serena:-estaba un poco nerviosa.- ¿Qué ha sido eso?
Ash: No lo sé, pero viene de arriba.
Serena: ¿Y si...?-asustada.- ¿Y si la casa está embrujada, y si hay fantasmas aquí?
Citron:-asustado.- ¿Fan...fantasmas?
Serena: ¡¿He dicho yo eso?!
Eureka:-a ella los fantasmas no la aterran.- ¡Qué bien, quiero ver un fantasma y ser su amiga, vamos a verlo!
Citron: ¡No digas tonterías!
Ash: Vamos a ver lo que pasa.

Delia prefirió quedarse en la planta baja de la casa. Los chicos, Pikachu y Dedenne subieron al piso superior, y los ruidos se escuchaban más fuertes.

Ash: Esos ruidos vienen de mi habitación, iré a ver qué es lo que sucede.
Serena:-preocupada.-Ash, ten cuidado por favor.

Ash se mete en su habitación, y al hacerlo de repente la luz de la casa se va.

Serena y Citron:-gritaban del susto.
Eureka: ¡Jaja, no se ve nada!
Serena: ¡Eureka, abrázame, no veo nada!

Citron usa su mochila donde tiene el foco de luz para poder iluminar. Aunque al hacerlo, en plena oscuridad y con el miedo que tiene Citron en su cara, su cara iluminada daba auténtico terror.

Serena:-asustada.- ¡No me pegues esos sustos, maldita sea!
Citron: ¡Estoy tan asustado como tú, no te quejes!
Eureka: Esto, Ash está tardando en salir. ¿Le habrá pasado algo? Quizá el espíritu se ha metido en su cuerpo y ahora anda poseído. Puede que aparezca como la niña de esa película de terror.
Serena: ¡Qué clase de películas ves tú!
Ash:-dentro de su habitación.- ¡Ajá, así que tú eres quien estaba causando ruidos!
Serena: ¡Ha encontrado al espíritu! ¡Ash, ten cuidado!
Ash: Tranquilo, no te va a pasar nada... ¡Qué, oye, no hagas eso!

Se empezó a escuchar ruidos como si se estuvieran cayendo cosas al suelo.

Serena:-se abrazaba con Eureka por el miedo.
Citron: ¡Ash, sal de ahí!

Hubo unos segundos en los que no se escuchaba nada, no se podía saber lo que podría haber pasado en la habitación, ni si Ash estaba bien ni si estaba ante algo que no es de este mundo.

La luz vuelve y la puerta de la habitación se abre, y sale Ash, totalmente lleno de polvo, pero no estaba solo.

Ash: Cómo me has dejado, ahora tendré que darme un baño.
Serena: Ash, eso... lo que tienes en brazos...
Citron: ¡Es un Misdreavus!
Eureka: ¡Qué cosa tan mona!
Ash: Misdreavus es quien estaba produciendo los ruidos en casa. Está asustado y también un poco herido. Citron, ¿puedes hacer algo?
CItron: Sí claro.

Citron curó a Misdreavus y lo dejaron en la cama de Ash descansando.

Citron: Pues resulta que estamos ante una Misdreavus, es una hembra.
Serena: Ahora que está más tranquila da un poco de pena. ¿Qué la habrá pasado para que haya acabado así la pobre?
Ash:-estaba pensativo.
Eureka: Quizá se ha perdido.
Citron: Estaba asustada y herida cuando la vimos, algo serio ha tenido que pasar.
Serena:-ve a Ash en su mundo.- ¿Piensas en algo Ash?
Ash: Sí. Si bien recuerdo de hace mucho tiempo, los Misdreavus suelen vivir en el monte Plateado. Me acuerdo cuando estuve participando en la liga pokémon de Johto que vi a algunos Misdreavus por ahí, y me dijeron que suelen vivir cerca.
Serena:-usa su navegador.- ¿Monte Plateado? Según el mapa está un poco lejos de aquí, al noroeste.
Citron: Entonces puede que Misdreavus se dirigía hacia ahí, pero algo la habrá tenido que pasar en medio del camino.
Ash: ¿Algún ataque de un pokémon salvaje?
Citron: Puede ser. Si Misdreavus nos hablara nos lo podría decir para ayudarla, pero claro, los pokémon no hablan.
Voz: Ayuda...
Citron: Claro, te ayudaremos.-se queda un rato sin decir nada.- ¿Quién ha hablado?
Ash: Parecía la voz de una niña pequeña.
Eureka: A mí no me miréis, no he dicho nada.
Serena: ¿Entonces, quién pide ayuda?
Voz: Por favor... ayudadme...

Esa "voz" provenía de la misma habitación donde estaban todos. Si ninguno de los chicos está pidiendo ayuda, ¿quién sería? La respuesta estaba en la cama.

Serena: ¡Un momento, es Misdreavus quien habla!
Citron: Pero eso... es imposible. ¿Cómo va a hablar un pokémon? Aunque bueno, está el Meowth del Team Rocket, pero...
Misdreavus: Necesito vuestra ayuda... por favor...
Eureka: Pues no mueve la boca cuando habla.
Ash: Telepatía... se está comunicando con nosotros con la mente.
Serena: Oh, increíble...
Eureka: ¡Yo quiero hablar también con la mente!
Citron: Para poder usar la telepatía con nosotros debe de tener mucho poder, pero es que se la ve tan joven que impresiona.
Serena:-se acerca a la cama.-Misdreavus, dinos, ¿qué pasa, por qué nos pides ayuda, qué te ha pasado?
Misdreavus:-sollozando.-Mi mamá, mi hermano... no sé cómo ni dónde están...necesitan ayuda...
Serena: Tranquila, seguro que estarán bien. Pero, ¿cómo has acabado así? Estabas herida cuanto te encontramos.
Misdreavus: Yo... ellos...

La fantasma comenzó a llorar y no podía decir a los chicos lo que ha pasado. Ver a Misdreavus llorar como si fuese una niña pequeña tuvo impacto en Serena. Sin decir nada agarra a la fantasma y la tranquiliza.

Serena: Ya pasó bonita, puedes estar tranquila, ya verás que todo saldrá bien.

Serena anda por toda la habitación con Misdreavus en sus brazos mientras tararea lo que parece ser una nana. La fantasma poco a poco se va calmando y finalmente acaba por quedarse dormida. Serena la deja acostada en la cama. Los demás miraron lo que Serena ha hecho, en especial Ash, que no dejaba de mirarla con un brillo especial en sus ojos.

Eureka: ¡Serena has estado genial, parecías una mamá y todo!
Serena:-avergonzada.- ¡No digas tonterías! Solo hice lo que creo que es correcto. No podía verla llorando siendo tan pequeñita.
Citron: Pues ha funcionado, ahora está tranquila, aunque seguimos sin saber lo que ha pasado. Mejor la dejamos que duerma, cuando esté un poco mejor ya nos lo dirá. Regresemos abajo, la señora Ketchum nos estará esperando a que terminemos de cenar.

Los hermanos fueron los primeros en regresar. Serena se quedaba un rato mirando a Misdreavus, y Ash aún seguía mirándola, estaba como metido en un trance. Serena se dio cuenta de que Ash la observaba.

Serena: ¿Qué pasa Ash?
Ash: ¿Eh? No, nada, es solo que...-la sonríe.-Que me ha gustado cómo la has calmado, después de todo el alboroto que ha estado causando.
Serena:-sonrojada.-¿Que te ha gustado dices?
Ash: Sí, seguro que vas a ser una buena mamá.

Esa frase no es propia de Ash, pero lo dijo. Serena se quedó casi en shock por esas palabras, el chico al que tanto quiere la ve como una madre cuidando de su hija.

Serena:-roja como un tomate.-Te... tenemos que bajar... tu ma... tu madre se preguntará qué hacemos aquí...
Ash: ¡Cierto! Aún no terminé de cenar.

Ash se adelanta, dejando a Serena aún con las palabras de Ash en mente.

Serena: A Ash le ha gustado cómo he tratado a Misdreavus, y me ha dicho que seré una buena mamá... ¡No me digas esas cosas precisamente tú! Aunque... eso es bueno, ¿no? Quizá se ha prendado de mí...-se toca el pecho.-Tengo que tranquilizarme, tengo el corazón a mil por hora, no quiero que se dé cuenta de lo que me está pasando.-pone su vista a una dormida Misdreavus.-Descansa bonita, ya verás que todo va a salir bien, no te preocupes.

Serena se va de la habitación dejando dormir tranquila a Misdreavus.

¿Qué es lo que pasa con Misdreavus, qué historia tiene detrás?

CONTINUARÁ
#2434375 21/12/2016 19:49
21
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 6: Un sueño compartido.

Serena y Eureka durmieron con Misdreavus, sin problemas, hasta que en medio de la noche, Serena parecía tener un sueño, o algo más que eso.

En ese sueño ella estaba en un lugar que parecía ser un vertedero, todo lleno de basura, en plena noche.

Serena: ¿Dónde estoy, cómo he llegado hasta aquí?

Pero lo que llama más la atención no es el lugar, sino lo que tiene enfrente.

Frente a sus ojos pudo ver un grupo de pokémon, y no unos cualquiera. Estaba frente a unos pokémon fantasmas, y entre ellos había un Misdreavus.

Serena: Un momento... ¿Misdreavus, es ella?

La escena esta la siguiente. Por un lado estaba Misdreavus que parecía estar preocupada por un pokémon muy similar a ella, un Mismagius, que estaba lleno de heridas. Cerca de Misdreavus había un Haunter tirado por el suelo, como inconsciente.

Por el otro lado había un grupo de Gastly, y sobre ellos un pokémon que destaca sobre los demás, un Gengar. Tanto los Gastly como el Gengar se reían de forma macabra.

Serena: ¿Qué es lo que pasa aquí, qué es todo esto?

El Gengar se acerca al Mismagius con su aterradora sonrisa, Mismagius respiraba con dificultad y Misdreavus sentía pánico por algo que podía pasar.

Uno de los puños de Gengar se oscurece y le propina un doloroso puño sombra a Mismagius. Misdreavus gritaba por la escena que estaba viendo, y Serena no daba crédito a sus ojos.

Serena: Esto es muy violento, no parece un combate pokémon normal. ¡Un momento, ese Mismagius tiene que ser... es su madre! Y ese Haunter tirado en el suelo... tiene que ser su hermano. ¡Qué pasa aquí, por qué estoy viendo esto!

El Gengar no paraba de reír, y atacaba a Mismagius de manera terrible lanzando numerosas bolas sombras. Mismagius era brutalmente atacada.

Serena: ¡Que esto se detenga, para ya Gengar, estás haciéndola daño!

Nadie hacía caso a Serena, es como si ella no existiera para los pokémon fantasmas.

Mientras Mismagius era atacada, hubo un momento en el que miraba a Misdreavus y la dice algo. Sea lo que sea lo que la haya dicho Misdreavus parecía protestar, pero Mismagius insistía incluso gritando.

La pequeña fantasma solo podía llorar por la escena, da media vuelta y se va. Pero Gengar no se iba a quedar quieto, una bola sombra impacta en la pequeña, causando rabia en Mismagius. De nuevo Mismagius la dice algo, y Misdreavus abandona el lugar sin mirar atrás, herida y llorando sin consuelo.

Serena se despierta de golpe, todo lo que había visto era un sueño, una pesadilla, o algo más.

Serena:-estaba sudando.-Dios, qué era eso que he soñado.-a su lado dormían tranquilas tanto Eureka como Misdreavus.-Espero que no signifique nada. Voy a beber un poco de agua.

Con cuidado de no despertar a Eureka y a Misdreavus baja a la cocina, con la sorpresa de que no iba a estar sola.

Serena: Ash... ¿sigues despierto a estas horas?
Ash: No, he soñado con algo. ¿Y tú qué haces despierta, no puedes dormir?
Serena: No es eso. Yo también he tenido un sueño, pero no sé, era tan real...
Ash: Pues yo he sentido lo mismo. ¿Te creerías si te digo que he soñado con un grupo de pokémon fantasmas y entre ellos había un Misdreavus, muy similar a la que está ahora con nosotros?
Serena: ¿Qué? Ash, espera, en ese sueño... ¿había un Gengar que atacaba a un Mismagius?
Ash: Pues sí. ¿Cómo lo sabes?
Serena: ¡Ash, hemos tenido el mismo sueño!
Ash: ¿Qué, pero cómo hemos podido soñar lo mismo?
Serena: No lo sé, pero presiento que no ha sido un simple sueño. Lo que hemos visto... creo que Misdreavus nos ha querido transmitir lo que la ha pasado.
Ash: Pero espera... ¿por qué solo nosotros dos? Citron no parece que ha tenido el mismo sueño.
Serena: Eureka sigue dormida como si nada hubiese pasado, yo tampoco entiendo por qué nosotros hemos soñado lo mismo. Pero de todas formas, ese sueño, hemos visto lo que ha pasado, ese Mismagius tiene que ser su madre.
Ash: He visto un Haunter herido. ¿Será su hermano?
Serena: Creo que sí, ella nos dijo que su madre y su hermano necesitaban ayuda. ¡Ese Gengar los estaba atacando!
Ash: ¿Pero por qué los atacaría? ¿Y quién es él?
Serena:-preocupada.-No lo sé Ash, pero no me gusta lo que ha pasado. Ha sido muy duro ver cómo Mismagius era atacada con violencia, y ese Gengar se reía como si fuese divertido.
Ash... temo por Misdreavus, no puedo dejar que esté sufriendo. Su madre y su hermano... ¿cómo estarán?
Ash: Por el bien de Misdreavus espero que estén a salvo. Tengo un mal presentimiento de todo esto.
Serena: Y yo... no quiero ni pensar que ese Gengar vaya tras Misdreavus y que la ataque... me pone enferma...-siente las manos de Ash sobre sus hombros.-Ash...
Ash: Tranquila, sé que esto se solucionará. Si ese Gengar quiere guerra la tendrá. Con lo visto en el sueño tengo más que suficiente, no permitiré que vuelva a hacer daño a nadie.
Serena:-preocupada.-Pero Ash, ese Gengar no es normal, es muy agresivo. ¿Y si al hacerle frente te ataca?
Ash:-la sonríe para tranquilizarla.-Serena, he sido electrocutado varias veces por Pikachu, he sido aplastado por mis Tauros, chamuscado por Charizard, no me pasará nada si llega a atacarme.
Serena:-molesta.-¡No compares esas cosas con lo que te puede hacer ese Gengar! ¡¿Es que quieres acabar parecido a cuando aún no dominabas el cambio de forma de Greninja, o peor que eso?!
Ash: Serena...
Serena: ¡No quiero ver herido a la persona a la que más admiro!

Se hizo el silencio en la cocina de la casa de Ash con lo que ha dicho Serena.

Serena:-no se atreve a mirarle a la cara.-Perdona Ash... no debí decir eso, yo...
Ash:-estaba sorprendido por las palabras de Serena.- ¿Yo soy...la persona a quien más admiras?
Serena:-le mira con los ojos cristalizados.-Sí... pero no quiero que seas un temerario. Por favor Ash, hay gente que se preocupa por tí, ten cuidado...
Ash: Está bien, seré cuidadoso.
Serena: Regreso a la cama, si se despierta Eureka o Misdreavus se preguntarán qué estoy haciendo. Buenas noches Ash.
Ash: Sí, buenas noches.

Serena regresa a la cama, mientras que Ash aún seguía en la cocina, pensando en todo lo que ha pasado, ya sea el sueño y todo lo que tiene que ver con Misdreavus, y sobre todo las palabras de Serena.

Ash: Serena me admira, pero no quiere que vaya a lo loco. Je, supongo que tengo que pensar antes de actuar para que ella me siga admirando. En fin, mañana veremos lo que hacemos.

Así, tanto Ash como Serena se duermen, con la mente en Misdreavus y ese misterioso sueño compartido.

CONTINUARÁ
#2436453 03/01/2017 12:49
30
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 7: Bajo la lluvia de estrellas.

A la mañana siguiente, en la cocina, mientras casi todos desayunan:

Ash: ¿Y Serena?
Eureka: Ahora baja, quería estar un rato con Misdreavus.
Citron: ¿Ha dormido bien?
Eureka: A mí no me ha molestado.
Ash: Pues espero que Serena venga, hay una cosa que tenemos que contaros.
Delia: ¿Ha pasado algo entre vosotros dos?
Ash: Nos vimos por la noche y hemos estado hablando de una cosa que nos ha pasado.
Eureka:-ponía una cara rara.-Ash y Serena solos, por la noche, sin que nadie los moleste... Ay qué interesante... cuando Serena baje que se vaya preparando. La voy a preguntar de todo.
Citron: ¿Te pasa algo Eureka?
Eureka: Nada, no pasa nada.-miraba de forma extraña a Ash.

Al final Serena baja a la cocina, con Misdreavus en sus brazos.

Serena: Perdonad la espera.
Eureka: ¡Jo, yo quiero cargar a Misdreavus en brazos, déjamela!
Delia:-sonriendo.-Qué graciosa se te ve así.
Serena: Gracias... Oye Ash, ¿has contado lo de ayer?
Ash: Aún no, te estaba esperando.
Eureka: ¡¿Qué ha pasado?! ¡Venga, contadlo, quiero saber qué ha pasado entre vosotros, con todo detalle!
Serena: Ayer, Ash y yo...
Eureka:-esperaba ansiosa la respuesta.
Serena: Tuvimos el mismo sueño.
Citron: ¿Cómo que el mismo sueño?
Ash: No sabemos por qué, pero solo nosotros dos hemos tenido ese sueño.
Delia: ¿Y qué sueño era ese?
Serena: Es sobre Misdreavus, de lo que la ha pasado.
Eureka:-se sentía un poco desilusionada.-Jo... yo creía que era otra cosa...
Serena: Misdreavus, ¿por qué no cuentas a los demás lo que te ha pasado?
Misdreavus: Sí... Ese sueño realmente muestra lo que me ha sucedido. Mi hermano, mi mamá y yo... fuimos atacados...
Delia: ¿Habla?
Ash: Es telepatía mamá. Serena y yo soñamos con el momento en el que Misdreavus, su madre que es una Mismagius y su hermano que es un Haunter estaban siendo atacados por un Gengar, pero uno que no es normal, tenía un aspecto aún más terrorífico. La manera en que ese Gengar atacaba a Mismagius era muy violenta, no parecía un combate pokémon normal.
Misdreavus: Ese Gengar que visteis en el sueño...-se pone triste.-Es... mi papá.

Todos se sorprendieron. Ese Gengar, ese malvado pokémon, es realmente el padre de Misdreavus.

Delia: ¿Entonces... estaba pegando... a su familia?
Serena: Eso es lo que me ha contado ella en la habitación, por eso he tardado un poco en bajar. Casi me dio algo cuando supe que Gengar, su padre, estaba pegando a Mismagius, su madre. Puede que sean pokémon, pero...-abrazaba con fuerza a Misdreavus.-Ha sido tan duro escucharlo de ella...
Misdreavus: Mi mamá me pidió que escapase, que no mire lo que mi papá podría hacerle a ella o a mi hermano... Estoy preocupada por ellos, no sé si están bien...
Serena: Lo están, seguro que sí, no temas por ellos.
Ash: Misdreavus, escucha, seguro que tu madre y tu hermano han escapado y te están buscando. Los vas a volver a ver, ya lo verás.
Serena: Él tiene razón, solo es cuestión de tiempo de que te los encuentres.
Misdreavus: Yo quiero estar con mi mamá y mi hermanito...

La actitud de Misdreavus era como la de una niña pequeña y perdida, queriendo estar con su madre.

A Serena la estaba tocando la fibra sensible teniendo en brazos a la fantasma.

Serena:-la acariciaba.-Estarás con ellos, pero mientras tanto te quedas con nosotros. No seremos tu familia, pero quiero que seas feliz aquí, que te encuentres bien, y qué mejor manera que desayunando un poco, seguro que tienes hambre.
Misdreavus:-se dejaba llevar por las caricias de Serena.-Sí...
Eureka:-inflaba los mofletes.-Jo, yo quiero también mimos...

La escena era bastante tierna, Serena estaba actuando como si de una madre fuese.

Delia:-con un poco de picardía.-Qué buena madre vas a ser en el futuro querida.
Serena:-sonrojada.-Eh... sí...
Ash: Eso se lo dije ayer.
Delia:-con burla.-¿Ah sí, y por qué piensas eso?
Ash: No sé, simplemente lo veo.-demasiado inocente es Ash para no saber ciertas cosas.

Ash estaba demasiado tranquilo, como si nada tiene que ver con él. Serena tenía todo tipo de sentimientos, la gustaba que Ash diga que ella será una buena madre, y eso al mismo tiempo la ponía nerviosa, y más cuando Delia estaba presente y lo estaba escuchando todo.

Después de eso, Serena quiso darla el desayuno a Misdreavus, como si se tratase de un bebé.

Serena:-la daba de comer.-Abre esa boquita...-Misdreavus comía lo que ella la daba.-¡Muy bien!
Eureka: ¡Jaja, qué mona, se lo está comiendo todo!
Serena: ¿Te gusta Misdreavus, está bueno?
Misdreavus:-muy feliz.- ¡Sí, está rico!
Serena: ¡Qué bonita eres cuando sonríes!

Todo era muy bonito, Serena estaba tratando de maravilla a Misdreavus, tratando de que por lo menos esté tranquila.

Tanto a Delia como a los hermanos rubios les gustaba esa faceta nueva de Serena, y en especial a Ash, aunque este en un momento dejó de mirarla y ponía su mirada en su desayuno, aunque con una mirada un tanto seria. Ash estaba pensando en algo.

El resto del día era prácticamente igual que en el desayuno, Serena estaba todo el rato al cuidado de Misdreavus, y la fantasma estaba muy feliz. Todos fueron al laboratorio para pasar el rato, Ash y Citron combatían bajo la mirada de Misdreavus.

La fantasma entablaba amistad con el resto de pokémon y a todos la gustaba. Misdreavus estaba feliz, dejaba de lado sus preocupaciones y hacía lo posible por entretenerse.

Ash la miraba mientras estaba en su combate contra Citron, aunque por distraerse, Pikachu recibió un golpe del Luxray de Citron. Pikachu se molestó con Ash por no mandarle un movimiento, aunque vió a quién miraba y rápidamente sonrió.

Pero como pasó en el desayuno, al mirarla se puso un poco serio. Desde luego Ash estaba un poco raro.

Serena le contaba a Misdreavus sus participaciones en los tripokalon junto a Braixen, Pancham y Sylveon. Los tres pokémon enseñaba a la fantasma lo que hacían, y los movimientos tan bellos la encantaban, tenía un brillo especial en sus ojos.

En lo que quedaba de día no se volvió a tocar el tema del sueño compartido de Ash y Serena para no preocupar a Misdreavus, todo era tranquilidad y diversión en pueblo Paleta. En la noche era prácticamente lo mismo que en el desayuno, Serena dando de comer a Misdreavus y los demás encantados con el momento de las dos.

Y ya en la cama, Serena, Eureka y Misdreavus se divertían y no paraban de reir antes de quedarse dormidas. En en piso de abajo, mientras Citron dormía, Ash se quedaba despierto, con la mirada seria, recordando lo que ha visto durante el día.

En medio de la noche, Serena se despierta. Misdreavus dormía con una sonrisa en su cara y eso la alegraba mucho. Bajó a la cocina para beber agua, aunque pasó lo mismo que en la noche anterior, se encontró con Ash de nuevo. Apenas hablaron durante el día.

Serena: De nuevo te veo por la noche Ash. ¿No puedes dormir?
Ash:-estaba mirando la nevera.-Me ha dado un poco de hambre, creo que no cené lo suficiente.
Serena: Ash, no comas demasiado, luego no podrás dormir bien.
Ash: Bah, no pasa nada.-agarra algo de comer.-Sí, esto me gusta. ¿No quieres comer algo?
Serena: No, solo quiero un poco de agua y regresar a la cama.
Ash: ¿Puedes quedarte un rato aquí conmigo?
Serena: Cómo voy a decirle que no cuando quiere que me quede con él... Bueno, si quieres... ¿Ocurre algo?
Ash: ¿Cómo se encuentra Misdreavus, todo bien?
Serena: Sí, muy bien. La pobre lo ha tenido que pasar muy mal, y ahora, verla tan feliz con nosotros...
Ash:-serio.-¿Y tú, cómo te encuentras?
Serena: ¿Yo? Pues muy bien, estoy muy feliz con ella, me encanta estar cuidándola, y verla sonriendo me alegra mucho.
Ash: Ya veo... ¿Y luego qué?
Serena: ¿Cómo que luego, a qué te refieres?
Ash: Me refiero a cuando todo esto finalice, cuando Misdreavus regrese con su madre y su hermano.

Lo que dijo Ash entró en la mente de Serena.

Ash: ¿Cómo te vas a encontrar cuando ella vuelva con ellos?
Serena: No... no lo sé...
Ash: Serena, te he estado viendo durante todo el día al lado de ella. Tú quieres quedarte con Misdreavus, ¿verdad?
Serena:-se queda sin decir nada.
Ash: Se te ve en la cara que eso es lo que quieres.

Para algunas cosas Ash es demasiado lento, pero para otras es todo un lince.

Serena:-trataba de no mirarle.- ¿Qué hay de malo pensar en eso? Me siento muy feliz con ella, estoy sintiendo cosas maravillosas desde que ella apareció.
Ash:-serio.-No seas tan egoista.

Esa palabra le sintió mal a Serena.

Serena:-enfadada.- ¡Cómo que egoista, qué hay de malo pensar en lo que yo quiera!
Ash:-serio.- ¿Acaso has pensado en lo que Misdreavus quiere de verdad?
Serena:-enfadada.- ¡Ella está feliz conmigo, sé que quiere estar a mi lado cuando todo esto acabe!
Ash: ¿Tan segura estás de eso? ¿Te recuerdo lo que hemos visto en el sueño? ¿Acaso crees que ella no piensa en su madre y su hermano?
Serena: ¡Claro que lo sé!
Ash: Entonces sabrás que quizá ella lo que más quiere es volver con ellos.

Se hizo el silencio, Serena no era capaz de responderle. Ella ya sabía que eso puede pasar, a pesar de que quiere quedarse con Misdreavus.

Ash: Serena, escucha, Misdreavus es como una niña pequeña, preocupada por su madre y su hermano que no sabe si están bien. Lo que una niña que está sola y perdida quiere es estar al lado de su madre. Sé que has estado cuidándola y muy bien de ella, estás haciendo el papel de Mismagius. Misdreavus está feliz contigo, y eso te lo va a agradecer siempre.
Serena: Ash... sé que tienes razón, pero es que yo...-Ash la toca el hombro.
Ash: La quieres, ¿verdad?
Serena:-suelta el llanto.-Mucho, nunca he sentido esto por un pokémon, y es muy duro. La quiero mucho, pero pensar que cuando todo esto finalice no pueda volver a verla... es que me duele mucho imaginar eso Ash... ¿Qué hago? ¿Acaso lo que estoy haciendo con ella está mal? ¿No debería haber sido buena con ella? Todo lo que he hecho lo hice por su bien, porque mi corazón me lo estaba diciendo. No podía dejarla de lado y hacer como que no me importase lo que la ha pasado...
Ash: Sé que todo lo que has hecho es porque te preocupabas por ella, de hecho a mí me gustaría hacer algo por ella, que vea que no solo estás tú, que hay más gente que está dispuesta a ayudarla.
Serena:-se quitaba las lágrimas.-Ash, tú fuiste quien la encontró y que quiso ayudarla primero, eso para ella ya significa mucho. Sé que ella está preocupada por su familia, pero quiero que ella tenga un buen recuerdo de nosotros.
Ash: Sí, eso es lo que quiero.

Los dos chicos pensaban que estaban solos en la cocina, pero en realidad estaban siendo observados. Misdreavus estaba fuera de la cocina, y pudo escuchar a Ash y a Serena. La pequeña fantasma se sentía triste, pero muy feliz también, unos humanos que no conocía de nada les ofrecía su ayuda, y que harían lo posible por ayudarla. Quiso cambiar su cara y disimular que estaba recién levantada y aparece frente a los dos chicos.

Serena: Misdreavus... ¿qué haces aquí?
Misdreavus:-hace como que bosteza.-Tengo sed...
Serena: Vale, ven que te doy un poco de agua, pero después todo el mundo a dormir.

Misdreavus bebía de forma graciosa gracias a su melena que hacía al mismo tiempo de manos agarrando el vaso de agua, que abultaba más que ella. Era como una niña pequeña bebiendo de un vaso, que parecía que se iba a caer al suelo por no agarrarlo bien, aunque no pasó eso con la fantasma.

Misdreavus: ¡Está rica!
Serena:-la felicidad de la fantasma la contagiaba.- ¿Verdad? Y ahora a la cama que es muy tarde.
Misdreavus: ¡No!
Serena: ¿Cómo que no? Las niñas buenas tienen que dormir mucho para descansar bien.

Misdreavus sale de la cocina y se dirige a la puerta que va al exterior de la casa.

Ash: ¿Pero qué quiere ahora?
Serena: Venga Misdreavus, no seas traviesa y vamos a dormir.
Misdreavus:-feliz.- ¡Quiero salir fuera!
Serena: ¿Ahora? Pero si son las tantas de la noche.
Ash: Los pokémon fantasmas son nocturnos, quizá la vendrá bien salir un rato.
Serena: ¿Pero a estas horas? No sé si está bien dejarla salir.
Misdreavus: ¡Venid conmigo!-usa su peinado a modo de brazos y los agarra de las manos.
Ash: ¡Oye, espera!
Serena: ¡Cuidado Misdreavus!

Misdreavus sacó a los chicos fuera de casa. Era una noche cerrada, pueblo Paleta estaba casi a oscuras de no ser por las farolas que iluminan el pueblo. Además esa noche hacía un poco de frío, pero a pesar de eso, era una buena noche.

Misdreavus: ¡Mirad qué bonito está el cielo!

Ash y Serena se dieron cuenta de que el cielo estaba lleno de estrellas y con una gran luna que iluminaba el cielo.

Serena: Ash, mira, es precioso...
Ash: Me había olvidado de esto. Siempre que regresaba a casa me gustaba quedarme observando el cielo desde mi habitación hasta altas horas de la noche, aunque luego mi madre entraba enfadada diciéndome que me durmiera de una vez.
Misdreavus:-se la veía radiante de felicidad.- ¡A mí me encanta mirar el cielo! Me pasaba todas las noches mirando las estrellas y la luna junto con...-se ponía triste.-Mi hermano y mi mamá...
Serena: Los echas de menos, ¿verdad?
Misdreavus: Quiero volver a verlos, pero...-sonríe a los chicos.-Estoy muy feliz de estar aquí y quiero disfrutar de estos momentos con vosotros.
Serena:-se emociona.-Misdreavus...
Ash: Si eso quieres no lo dudes, tendrás los mejores momentos con nosotros. Sabemos que estás preocupada por tu madre y tu hermano, pero queremos que sepas que te vamos a ayudar en lo que sea.
Misdreavus: ¡Os estoy muy agradecida!-revoloteaba por el cielo.
Serena: Ash, mírala, tan feliz que está.
Ash: Esto es gracias a tí. No lleva mucho tiempo con nosotros, pero has conseguido que, a pesar de que piensa mucho en su familia, no pierda la esperanza. Ahora ella lo que quiere es pasar todo el tiempo posible con nosotros, y no la vamos a decir que no, ¿verdad?
Serena: Quiero estar con ella para lo que sea, sé que algún día nos separaremos, y es por eso que yo...-casi no podía hablar de lo triste que está.-Me va a doler mucho no verla de nuevo...
Ash: Lo sé.

Serena se quedaba mirando con algunas lágrimas a una feliz Misdreavus que revoloteaba por el cielo de pueblo Paleta. Ash estaba a su lado y se sentía feliz por Misdreavus, pero no podía evitar sentirse mal por ver a Serena tan triste.

Ash:-preocupado.-Serena...
Serena: Tranquilo Ash, estaré bien. Lo que me importa ahora es ver a Misdreavus feliz.
Ash: Sí, es verdad.

Los dos se quedaban mirando a la fantasma hasta que Ash sintió un poco de frío. Sin decir nada a Serena regresa a casa y vuelve con la chaqueta azul sin ponérsela. Pero al volver a ver a Serena, la vio frotándose los brazos del frío que hacía.

Serena: Hace un poco de frío aquí fuera, quizá deberíamos volver a casa.

Ash mira su chaqueta y sonríe. No va a permitir que Serena agarre un resfriado, así que, con un gran gesto de caballerosidad por su parte, la cubre con su chaqueta.

Serena:-sonrojada.-Ash...
Ash:-sonríe.-Abrígate que hace frío.
Serena:-enternecida.-Muchas gracias...

Ash solo se rasca la nariz como suele hacer cuando se siente nervioso cada vez que hace algo o mira a Serena. Ella le mira con cara de enamorada.

Misdreavus dejó de estar revoloteando y vio a los chicos muy juntos y mirándose. eso la gustaba mucho. Desciende del cielo para estar con ellos.

Misdreavus: ¡Me gusta mucho veros tan felices y tan unidos!
Serena:-sonrojada.- ¡Qué dices...! No es eso...
Ash: Si estamos felices es por tí Misdreavus, no hay nada mejor para nosotros.
Misdreavus: ¡Gracias por decir eso!

Y en ese momento, Misdreavus y los chicos vieron en el cielo una preciosa lluvia de estrellas.

Ash: ¡Mirad eso!
Serena: Es precioso...
Misdreavus: ¡Pidamos un deseo, rápido!

Tanto Misdreavus como Serena cerraron los ojos. Serena juntó sus manos para que su deseo fuese más fuerte. Ash solo se quedaba mirándola con un brillo especial en sus ojos.

Serena: Deseo que Misdreavus vuelva con su familia, deseo que esté feliz con nosotros, y deseo también que Ash y yo estemos juntos para siempre. Por favor, que se cumplan mis deseos.

Ash no decía nada, solo miraba a Serena sonriendo, parecía que le gustaba ver a su amiga pidiendo un deseo.

Misdreavus: ¡Yo ya pedí mi deseo! ¿Y vosotros?
Serena: Yo también, espero que se cumpla todo lo que he pedido.
Misdreavus: ¡Dilo!
Serena:-saca la lengua para burlarse de la fantasma.-No lo voy a decir.
Ash: Yo solo pido una cosa.
Serena: ¿Qué has pedido, ganar una liga, ser un maestro pokémon?
Ash: No, aunque es cierto que esas cosas las deseo de verdad, no es lo que he pedido, no son cosas que me preocupan ahora mismo.
Serena: ¿Entonces qué has pedido? Si quieres decirlo claro.
Ash: Va a sonar muy cursi pero...-se rasca la mejilla.-He deseado que vuestros deseos se hagan realidad.
Serena:-emocionada.-Ash... eso es muy bonito de tu parte.
Misdreavus: ¡Yo he pedido que seamos todos muy felices!
Ash: Si eso deseas seguro que se hará realidad, ya lo verás.
Serena: Sí, ese deseo se cumplirá, entre todos lo lograremos.

Misdreavus estaba radiante de felicidad gracias a Ash y a Serena, tenía una sonrisa como la de una niña. Luego de eso, debido al frío que hacía esa noche, la fantasma se refugia entre los brazos de Serena, y juntos los tres se quedaban mirando la lluvia de estrellas.

Ash: Oye Serena...
Serena: ¿Sí?
Ash: ¿Qué te parecería si salimos todas las noches junto con Misdreavus?
Serena:-sonrojada.- ¿Solo... solo nosotros?
Ash: Sí, pero a escondidas, que nadie lo sepa, que sea un secreto, si mi madre se entera que salgo por las noches me mata. Seguro que a Misdreavus le gusta la idea, ¿verdad?
Misdreavus: ¡Sí!
Serena: Ash y yo solos... como ayer y ahora. A él le gusta estar conmigo.-abrazaba con fuerza a Misdreavus.

Misdreavus mira a Serena sin decir nada. Serena estaba mirando a Ash con un brillo especial en sus ojos, aunque él seguía mirando el cielo.

Serena: Ash... si supieras lo mucho que te quiero...

Misdreavus sonreía, estaba feliz, y no solo porque sabe que Ash y Serena harán lo posible por ella, veía en los chicos como unos padres para ella, y la escena de ellos, en plena noche y con la lluvia de estrellas en el cielo era como la de unos padres con su hijo paseando por un parque, una escena familiar.

CONTINUARÁ
#2451848 25/03/2017 21:41
30
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 8: Una noche en el parque.

Después de la cena del siguiente día:

Ash: Serena, en cuanto estén todos profundamente dormidos ya sabes.
Serena: Sí, solo espero que no se den cuenta de lo que vamos a hacer.
Ash: Bien, entonces te espero.
Eureka: ¡Serena, vamos a la cama a jugar con Misdreavus!
Serena: Vale, pero no tardaremos en dormir, ¿de acuerdo?
Eureka: ¡Sí!

Las chicas se fueron a la cama, aunque Eureka tardaba en quedarse dormida y Serena se moría de ganas de irse con Ash a pasear.

En el piso de abajo, Ash estaba esperando a que apareciese Serena. Tanto Citron como Pikachu estaban profundamente dormidos, y como la paciencia no es la mejor virtud de Ash, sube al piso de arriba, rumbo a su habitación.

Antes de eso, Eureka finalmente queda dormida, entonces Serena y Misdreavus, tratando de no hacer ruido, se levantan de la cama. Al levantarse se sorprenden:

Eureka: ¡Qué haces, espera!

Serena se sorprendió, no esperaba que Eureka dijese algo.

Eureka: ¡Eres un buen partido, por favor cásate con mi hermano mayor!

Serena miró a la cama y pudo ver que Eureka estaba soñando, y eso la tranquilizó.

Serena: Menos mal que está soñando, ya me temía lo peor. Si se entera de que me escapo para estar con Ash no me va a dejar tranquila.

Una vez más tranquila, Serena abre la puerta de la habitación, pero sin querer y sin saberlo, le pega un buen portazo a Ash que estaba detrás.

Serena:-en voz baja.- ¡Ash, qué haces aquí!
Ash:-se queja del golpe.- Ay... iba a llamarte porque estabas tardando. Mi cara, cómo duele...
Serena: Perdóname, no esperaba que ibas a estar detrás de la puerta. Eureka no se quedaba dormida. ¿Te duele mucho?
Ash: No, no mucho, no pasa nada. ¿Nos vamos?
Serena: Sí, pero que no se despierte nadie.

Los chicos y Misdreavus bajan al piso inferior, pero antes de salir:

Serena: Ash, espera un segundo.-se va a la cocina.
Ash: ¿Qué haces ahora?
Serena:-regresa con la caja donde guarda los macarons.-Por si nos da un poco de hambre.
Ash: ¡Qué bien, con lo que me encantan los macarons!
Serena:- solo sonríe porque a Ash le gusta los macarons que hace.

Pero de nuevo, otra interrupción. Esta vez es Chespin, que ha salido de la pokéball de Citron. Aunque estaba sonámbulo, pero el olor de los macarons le atraía.

Serena: Ni que fuese un zombi.
Ash: Debemos tener cuidado, está dormido, pero que no se despierte.
Serena: Solo se siente atraído por el aroma de los macarons. Tengo de sobra, le daré un par y nos vamos.
Misdreavus: ¡Yo quiero uno!
Serena: Sí, pero espera a que salgamos de casa.

Serena pone en el suelo dos macarons para que el sonámbulo de Chespin se los coma. Al hacerlo comienza a roncar.

Serena: Es un caso perdido.
Ash: Sí, pero ya está resuelto, vamos.
Citron: ¡Lo conseguí!

Los chicos se asustaron por la voz de Citron.

Citron: ¡Al fin lo hice, la ciencia de nuevo alumbra el camino hacia el futuro...!-ronca.
Serena:-suspira.- ¿Pero es que nadie es capaz de dormir como las personas normales? Es como si pretenden impedir que salgamos.
Ash: Menos mal que solo está soñando con alguna invención que habrá hecho. Larguémonos antes de que alguien más diga algo.

Finalmente consiguen salir de casa después de diversos impedimentos.

La noche, como la anterior, era preciosa, con un poco de frío, pero era buena.

Serena: Por fin salimos, ni que fuera tan complicado.
Misdreavus: ¿A dónde nos vamos?
Serena: Pues no sé. ¿A dónde quieres que vayamos Ash?
Ash: Pues... creo que hay un sitio que a Misdreavus le va a gustar mucho. ¿Quieres verlo?
Misdreavus: ¡Sí!
Ash: ¡Pues vamos!-agarra la mano de Serena y se la lleva corriendo.
Serena:-sonrojada.- ¡Es... espera Ash, con cuidado!

Mientras iban corriendo, Ash no soltaba a Serena. Aunque para él quizá no signifique mucho, para ella lo era. Ir de la mano con el chico al que quiere es demasiado para Serena.

Serena: No me sueltes Ash, llévame contigo a donde quieras.-la cara de chica enamorada no se la quita nadie.

Serena no sabía hacia dónde se dirigía Ash, pero el trayecto era lo suficiente para ella, que solo agarra con firmeza la mano del chico.

Ash se detiene, y es que enfrente de donde estaban había un pequeño parque, aunque por el estado en el que se encontraba se podía decir que estaba abandonado.

Serena:-estaba un poco nerviosa.- Ash... este sitio no se ve muy bien...
Ash: Aquí solía venir junto con mi madre cuando era más pequeño, aunque no venía mucha gente y por eso está así. Pero por eso he querido venir aquí, puede que a Misdreavus le guste este lugar.
Serena: ¿Qué opinas de este lugar Misdreavus?

Misdreavus se aleja un poco de los chicos para ver el lugar. Y por su cara se podía decir que estaba muy a gusto.

Misdreavus:-muy feliz.- ¡Me encanta!

La pequeña fantasma se acerca a un tobogán que estaba más cerca de venirse abajo que otra cosa.

Misdreavus: ¡Subamos todos!
Serena: ¡Qué, ahí! Si Ash y yo nos subimos no aguantará nuestro peso y se va a caer. Mejor aléjate que puede ser peligroso.
Ash: ¡No seas tan cobarde!-de nuevo la agarra de la mano y la lleva junto al tobogán.
Serena: ¡Ash, no pienso subir!
Ash: ¿Cómo que no? Si no va a pasar nada. Ya verás qué divertido.

Ash se subía por el tobogán que a cada rato hacía ruidos como si se iba a desplomarse por el peso del chico. Serena estaba un poco asustada, si bien no era un tobogán muy alto, la caída podría ser aparatosa para Ash.

Ash:-estaba en lo más alto.-Ven Misdreavus, vamos a tirarnos.
Misdreavus:-se queda en los brazos de Ash.-¡Sí!

Ash y Misdreavus bajan por el tobogán como si se tratasen de unos críos divirtiéndose en un parque. La fantasma se reía, al igual que Ash.

A pesar de que ese tobogán estaba que daba pena verlo y que cualquier cosa podría pasar, no pasó nada malo, y Serena se tranquilizaba un poco, sobre todo al ver a Misdreavus tan feliz, y a su lado Ash riendo con ella. Para la chica lo que veía no era un chico con un pokémon, era más que eso.

Serena: Esta escena de los dos, jugando juntos, riendo y tan felices...-se lleva las manos al pecho.-Qué agradable sensación...
Ash: Venga Serena, ahora te toca a tí.
Serena: ¿Eh?
Ash: No creas que no vas a subir y bajar con Misdreavus.
Serena:-su intranquilidad vuelve.-No sé Ash... no me atrevo a subir.
Misdreavus: ¡Sube conmigo por favor!
Ash: ¿No ves que quiere divertirse contigo?
Serena: Pero...
Misdreavus:-suplicaba con la mirada.-Anda Serena, juega conmigo por favor...

La mirada de la fantasma era como la de una niña queriendo jugar con su madre. Serena no tuvo otra opción que acceder.

Serena: Está bien, pero solo un poco, que es un sitio un poco peligroso y no quiero ver si te haces daño.
Misdreavus: ¡Voy a estar bien, ven conmigo!

La fantasma la espera arriba mientras Serena iba subiendo lentamente debido al temor que tiene. Ash la miraba desde abajo e incluso soltaba alguna risa.

Serena:-un poco molesta.-No te rías de mí Ash. ¿Y si me caigo?
Ash: Pues si te caes te agarro.-y lo dice como si nada.

Serena tiene una graciosa visión de ella cayendose por el tobogán y Ash la atrapa en sus brazos.

Serena:-ponía una cara muy rara debido a la visión.-Je je je... en sus fuertes brazos...
Ash: ¿Y ahora qué te pasa?
Serena:-se sacude la cara.-¡Nada!
Misdreavus: ¡Venga Serena, quiero bajar contigo!
Serena: Ya voy, espera, hay que subir con cuidado.

Serena llega arriba y se dispone a bajar con Misdreavus, aunque la daba un poco de miedo.

Misdreavus: ¡Vamos, deslízate!
Serena:-nerviosa.-Es que...
Ash:-aparece detrás.- ¿Es que qué?
Serena: ¡Ash, qué haces aquí arriba!
Ash: Pues jugar con vosotras. ¿Te tiras o te tiro?
Serena: ¡No, espera un segundo, apenas cabemos aquí arriba y esto se puede ir abajo, bájate!
Ash:-se le veía como un niño travieso.- ¿Estás lista?
Serena: ¡Ni se te ocurra!
Ash: A la de una...
Serena: ¡Por favor Ash, no lo hagas!
Ash: A la de dos...
Serena: ¡Que nos vamos a hacer daño!
Ash: Y a la de...
Serena: ¡Por lo menos tírate conmigo y sujétame fuerte!
Ash: ¡Tres!

Y así los chicos y Misdreavus se deslizan por el tobogán, mientras que Serena soltaba un grito de miedo. Los otros dos en cambio se lo estaban pasando bien.

Misdreavus: ¡Vamos a tirarnos otra vez!
Serena:-trata de tomar un poco el aire.- ¡Ni loca me vuelvo a subir a esa cosa! Casi me da algo, pensaba que se podía desplomarse en cualquier momento.
Ash: ¿Pero no ves que no ha pasado nada?
Serena:-un poco molesta.-Podríamos habernos hecho daño.
Ash:-sonríe.-Pero no pasó nada malo. Ha sido muy divertido, ¿verdad?

Serena:-sonríe.-Sí, es cierto, me lo he pasado muy bien. Cómo voy a decirle lo contrario si me sonríe de esa manera tan tierna...
Misdreavus: ¿Y ahora dónde vamos? Quiero seguir divirtiéndome.
Ash: No hay muchas cosas aquí, pero podríamos ir ahí.-señala unos columpios.
Serena: Me parece bien, un sitio tranquilo.

Serena se columpiaba sentada con Misdreavus sobre sus piernas, mientras que Ash lo hacía estando de pie.

Serena: ¿Cómo se te ocurre columpiarte así?
Ash: Así lo hacía de pequeño.
Serena: Vas a salir disparado, ya verás.
Misdreavus: Me lo estoy pasando muy bien con vosotros...

No lo dijo con mucha alegría, ni siquiera estaba sonriendo.

Serena: ¿Por qué lo dices así?
Misdreavus:-triste.-Porque me hubiera gustado que mi papá fuese tan bueno como vosotros, y que jugase al lado de mi mamá y mi hermano... ¿Por qué mi papá es malo?
Serena: No... no lo sé Misdreavus, no sé por qué tu padre llegó a ponerle una mano encima a tu madre.
Ash: Estoy dándole vueltas a una cosa.
Serena: ¿El qué?
Ash: Según lo que hemos visto en esa visión, ese Gengar podría decirse que es como un jefe, ¿no?
Misdreavus: Sí, además de ser mi papá es el líder de todos.
Ash: Creo recordar que los Gastly que le acompañaban estaban de su lado. ¿Tu madre o tu hermano no tienen algún poder sobre ellos?
Serena: ¿A dónde quieres llegar?
Ash: Estaba pensando, si encontrásemos tanto a Mismagius como a Haunter, podrían convencer a los que siguen a Gengar a abandonarle y que se pongan de nuestro lado, ¿no?
Misdreavus: No serviría de nada.
Serena: ¿No puede tu madre decirles algo, no es como una segunda al mando?
Misdreavus: Esos Gastly son fieles seguidores de mi papá, son como él. Para ellos es el mejor líder, pero para mi mamá, mi hermano y para mí no es ni siquiera un padre de familia.
Serena: Podríais haberle abandonado desde hace tiempo.
Misdreavus: ¡No podíamos hacerlo, siempre sospechaba de nosotros y cualquier cosa que él veía que no le gustaba él nos...!-llora.- ¡No quiero recordar lo que nos hacía!
Serena:-deja de columpiarse para tranquilizarla.-Está bien, tranquila, no pienses en esas cosas.
Ash: ¿Por qué? No lo entiendo. ¿Cómo un padre puede hacer daño a toda una familia? ¿Qué ve de divertido en ver a una familia sufrir?
Serena: Por el bien de Misdreavus espero no ver a ese Gengar.-enfadada.-No sé lo que sería capaz de hacer si le veo.
Ash: Pero antes de eso es mejor que se sepa que su madre y su hermano estén bien... donde quiera que estén.
Serena:-la acaricia.-Por el bien de ella es lo más importante.
Misdreavus: Perdonadme por favor... no quería que todo esto os afecte.
Serena: Tranquila, no te íbamos a dejar sola. Todo saldrá bien, ya lo verás. ¿Quieres regresar a casa?
Misdreavus: No, aún no, quiero estar aquí un rato más con vosotros.
Serena:-la sonríe.
Ash: Pues yo lo que voy a hacer ahora va a ser comerme unos macarons, que me ha dado hambre.
Misdreavus: Ash come mucho, ¿verdad?
Serena: No sabes hasta qué punto.

Sin dejar de columpiarse, pero esta vez sentado, comenzó a zamparse los macarons de Serena.

Ash: ¡Qué ricos están, no puedo parar de comerlos!
Serena:-se pone muy contenta.-No sabes lo mucho que me alegra escuchar eso.
Ash: Podría estar toda la vida comiendo macarons sin parar.
Serena: Toda la vida... claro que sí Ash, te haré los macarons que quieras, o cualquier cosa, cocinaré para tí...Aunque con ese estómago que tiene voy a tener mucho trabajo, pero no me importa, se le ve tan feliz...

A Misdreavus le encantaba que los dos chicos se llevasen tan bien, quería hacer algo para agradecerles todo lo que han estado haciendo por ella, entonces piensa en algo y se ríe de manera traviesa sin que ninguno de los dos se den cuenta.

Pone su mirada en la caja de macarons que sostenía Ash, y gracias a un poder psíquico hace que uno de los macarons se saliera y acabe rodando hasta estar frente a Serena.

Serena: Ay Ash, ten cuidado, no ensucies los macarons, que les dedico tiempo para hacerlos.
Ash: Sí, perdona.-lo agarra y se lo come.
Serena: ¡Pero cómo se te ocurre comerlo, se habrá ensuciado!
Ash: Pues sigue igual de rico.

Serena daba un suspiro, Ash no tenía remedio.

Ash se queda comiendo en el mismo sitio donde se cayó el macaron y se queda mirando a Serena columpiarse.

Misdreavus sonríe, era lo que ella quería. Ahora mira el columpio donde se columpiaba Serena. De nuevo con ayuda de sus poderes afloja el columpio.

Serena seguía columpiándose hasta que sucede lo que Misdreavus quería, que el columpio se rompiese, y al estar columpiándose sale volando en dirección a Ash.

Serena:-gritaba.
Ash:-llevaba un macaron en la boca.

Ash tira por acto reflejo la caja de macarons y Serena cae encima de él. Por fortuna ninguno de los dos se había hecho daño, pero eso no es importante.

Misdreavus se acerca a los chicos que no se habían movido ni un centímetro y ve el motivo de por qué no se movían.

De no ser por el macaron que tenía Ash se habían dado un beso de los labios, Serena y Ash estaban compartiendo el mismo macaron, la muchacha estaba sonrojada y con los ojos muy abiertos. Por unos escasos milímetros no se rozaban sus labios.

Ash estaba igual que ella, la tenía bien agarrada y ninguno hacía algo para moverse, era como si se quedasen paralizados.

Hasta que el macaron que lo compartían se rompe en dos.

Serena:-se levanta muy nerviosa.- ¡Lo... lo siento Ash...!
Ash:-actúa como ella.-No pasa nada... ¿Te has hecho daño?
Serena: No...

Apenas los chicos se podían dirigir la mirada. Por poco ellos iban a probar lo que es darse un beso.

Misdreavus sonreía aunque se sentía un poco decepcionada, si Ash no fuese tan zampón y no tuviese ese macaron en el momento en que Serena salía disparada hacia él habría pasado ese momento mágico del beso.

Ash:-se rasca la cabeza y no mira a Serena.-Será mejor volver, hace frío...
Serena:-no le mira.-Sí, y es muy tarde...

Los dos chicos y Misdreavus regresan a casa, casi sin dirigirse la palabra. Los dos eran una montaña de nervios y la fantasma era la más feliz del mundo.

Ya en casa, se acuestan, con ese momento de los dos en sus mentes.

Pero lo bueno acaba, o eso parece. En medio de la noche Misdreavus se despierta de golpe al sentir algo, algo no muy bueno, se la veía pálida, sudando mucho. Pero al ver que seguía en la cama con Serena y Eureka trata de volver a dormir.

Misdreavus: Habrán sido imaginaciones mías...

En las afueras de pueblo Paleta, no muy lejos del laboratorio del profesor Oak, se aproximaba una figura que no se podía ver con claridad por la oscura noche. Esa figura llevaba a cuestas algo... o alguien...

¿?:-hablaba con dificultad.-Haun...

CONTINUARÁ
#2463503 03/06/2017 13:40
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 9: El reencuentro con Haunter.

Después de lo que pasó en el parque en la noche pasada, algo iba a ocurrir en el laboratorio del profesor Oak. El Bulbasaur de Ash, que es como si fuese un líder para todos los pokémon del laboratorio, hacía su habitual ruta para ver que todo va bien y que no haya ningún problema.

Mientras caminaba se encuentra con un pequeño grupo de pokémon planta, unos Oddish, Hoppip entre otros, que parecían discutir. Bulbasaur se acerca y descubre que esos pokémon planta no estaban discutiendo entre ellos mismos, sino que protestaban a lo que había en un agujero de un árbol que sirve como guarida.

En ese agujero se estaban refugiando un Haunter y un Mismagius, y este último estaba en muy mal estado. Haunter en cambio parecía estar agotado y hambiento por los extraños gruñidos que parecían ser los ruidos producidos por el estómago.

Los pequeños pokémon planta seguían protestando a los fantasmas por estar en un lugar que es de ellos. Bulbasaur trataba de calmar los ánimos de sus compañeros pero no le hacían caso.

Justo en ese momento el Greninja de Ash, que estaba saltando de árbol en árbol para entrenarse, aparece y ve lo que estaba pasando. Nada más ver a los dos fantasmas sintió que no eran unos fantasmas normales. Tras decirle algo a Bulbasaur se marchó saltando tomando rumbo a la casa de Ash. Y mientras, Bulbasaur se dirigía al interior del laboratorio posiblemente para que el profesor Oak vea lo que ha ocurrido.

Mientras todo eso pasaba, en la casa de Ash notaban que entre él y Serena había algo raro, los dos chicos no se atrevían a mirarse ni a dirigirse la palabra. Aún seguían pensando en lo que ha estado a punto de pasar en la noche anterior en el parque.

Serena: Apenas he pegado ojo. ¡Ash y yo casi nos besamos! ¡No me puedo quitar de la cabeza ese momento... tan cerca de él... notaba su respiración... ¡Si ese macaron no estuviese en medio los dos nos habríamos besado y quién sabe qué más habríamos hecho! Y ahora no me atrevo a mirarle, no sé lo que puede pensar de mí...
Ash: No sé lo que me pasa, no he podido dormir, toda la noche pensando en lo que ha pasado con Serena. ¿Por qué no se me va de la cabeza su rostro tan pegado al mío? Y lo que menos sé, ¿por qué ese momento con ella me gustó? No quería separarme de ella por alguna extraña razón. Y tras lo ocurrido no puedo mirarla. ¿Qué ocurre conmigo?
Delia: Cariño, apenas has tocado tu desayuno. ¿Estás enfermo?
Ash: ¿Eh? ¡Ah, no, nada, ahora me lo como todo!-comienza a zampar.
Eureka: Serena, te veo muy ausente. ¿Has dormido bien?
Serena:-nerviosa.- ¡Sí, claro que sí!
Citron: Pues menudas caras tenéis, y ya no solo vosotros dos. A Misdreavus también la noto rara.

La pequeña fantasma seguía con esa extraña sensación que la hizo despertar de golpe en medio de la noche.

Misdreavus:-trataba de disimular su cara.-Estoy bien, solo que habré tenido un mal sueño...

Los demás no quisieron dar demasiada importancia y no hicieron más preguntas, pero mientras desayunaban, el Greninja de Ash comenzó a golpear la ventana desde fuera de casa.

Ash: ¿Qué hará aquí tan temprano?

Salen de casa para ver por qué Greninja está en casa de Ash y no en el laboratorio con los demás pokémon.

Ash: ¿Sucede algo Greninja?
Greninja:-puso su mirada en Misdreavus y la dice algo.
Misdreavus:-sin poder creérselo.- ¿¡Qué, qué acabas de decir!? ¿¡De verdad no ellos!?
Serena: Misdreavus, ¿qué ocurre, qué te está contando Greninja?
Misdreavus: ¡Dice que... que ha visto un Mismagius y un Haunter en el laboratorio, pueden ser mi mamá y mi hermano!
Ash: ¿Es eso cierto? ¿Y cómo están?
Misdreavus:-traduce lo que Greninja dice.-Dice que ese Haunter parecía estar muerto de hambre, pero que Mismagius es quien más le preocupa.-muy nerviosa.- ¡Por favor, dime que mi mamá está bien!
Greninja:-se queda con los brazos cruzados sin decir nada.
Misdreavus: No puede ser... ¡Tiene que estar bien! ¡Tengo que verles!-se adelanta a todos.
Serena: ¡Espéranos Misdreavus!
Ash: Tenemos que ir con ella, pongamos rumbo al laboratorio, puede que el profesor Oak ya esté haciendo algo.

El grupo llega al laboratorio donde son recibidos por Tracey.

Tracey: Hola chicos, perdonad pero estamos un poco ocupados.
Ash: Sabemos por qué. El profesor y tú estáis a cargo de dos pokémon fantasma, ¿verdad?
Tracey: Sí, así es. Y...-mira a Misdreavus.-Puede que a ella no le guste ver lo que sucede a uno de ellos.
Misdreavus:-llorando.- ¿¡Y mi mamá!? ¡Por favor decidme cómo está!
Serena: Tracey, ya te hemos contado lo que sucede con Misdreavus y el sueño que Ash y yo tuvimos, son su madre y su hermano.
Tracey: Yo estoy a cargo de Haunter, que, aunque lo vimos hambriento, está bien, ahora estará comiendo. Pero el caso de Mismagius es diferente. El profesor se está haciendo cargo de ella y según me ha contado, está envenenada.
Misdreavus:-llorando.-¡Ha tenido que ser mi papá!
Citron: Sería lo más lógico, Gengar es un pokémon fantasma pero también es venenoso. No sería raro pensar que él haya usado un movimiento que haya envenenado a Mismagius.
Serena: Tenemos que verla, Misdreavus está muy preocupada por ella.
Tracey: No podéis, el profesor incluso no quiere que yo le esté ayudando. Se ha quedado solo tratando de curarla.
Misdreavus: ¡Quiero verla!
Ash:-serio.-No la vas a ver.
Serena: Ash...
Misdreavus: ¡Pero por qué no puedo!
Ash: Misdreavus, escucha, todo saldrá bien, confía en el profesor, él la va a salvar. Mientras puedes ir a ver a tu hermano, porque a él sí podemos ver, ¿no?
Tracey: Sí, le he dejado en la cocina mientras come. Venid.

Mientras iban de camino a la cocina, Serena iba con Misdreavus, los demás iban detrás.

Eureka: Ash, ¿por qué no has dejado que Misdreavus viera a su madre?
Ash: No quiero que ella la vea tan herida y quién sabe si no logra salir de esta. No quiero que el último recuerdo que tenga de su madre sea ver un cuerpo sin vida.
Citron: Te entiendo, sería muy duro para ella.
Ash: Ojalá Mismagius se recupere, ha tenido que estar muy preocupada por su hija.

Al llegar a la cocina del laboratorio, ven que Haunter lo había puesto todo patas arriba comiendo todo lo que encontraba.

Tracey: ¡Pero qué es lo que estás haciendo, te he dado la suficiente comida para que te recuperes, es que sigues con hambre, estate quieto, te estás comiendo la comida de los demás pokémon!
Eureka: Es tan glotón como Ash.
Ash:-pone mala cara.-Yo no como tanto.
Serena: Mira Misdreavus, mira quién es.
Misdreavus:-se aleja de los brazos de Serena.-Herma... hermanito...
Haunter:-deja de comer al mirarla.-Haun...
Misdreavus:-llorando.- ¡Hermanito!

La pequeña fantasma se lanzó a por su hermano llorando como una niña. Haunter estaba alegre al verla, acariciando su cabeza con una de sus fantasmales manos. Era un momento emotivo de los dos hermanos.

Serena:-alguna lágrima la salía.-Pobrecita...
Citron: Creo que sobramos aquí.
Eureka: ¡Pero a mí me gusta verlos así!
Ash: No, dejémosles tranquilos, ya volveremos con ellos.
Tracey: Mejor, que ella se quede un poco tranquila, así os cuento sin que ella se entere lo que pasa con Mismagius.

Los chicos dejaron a solas a los dos fantasmas y se reúnen en la sala principal del laboratorio.

Ash: ¿Y bien?
Tracey: Os cuento. Tu Bulbasaur apareció muy nervioso y quiso que le sigamos hasta que encontramos a esos dos. De Haunter, como ya habéis visto, no era tan preocupante, pero era todo lo contrario con Mismagius. Cuando el profesor y yo la vimos supimos que algo grave la pasaba. Aunque tuvimos complicaciones para traerla ya que Haunter no quería que la tocásemos, pero le convencimos de que la íbamos a ayudar.
Serena: ¿Tan mal estaba Mismagius?
Tracey: Muy mal, estaba ardiendo de fiebre, y los pokémon fantasma suelen tener la temperatura muy baja de por sí. El profesor supo rápidamente que esa fiebre es producto de un veneno muy potente.
Ash:-se daba golpes en las rodillas por la rabia.-Ese Gengar...
Tracey: Y no sé si saldrá viva, el profesor me ha dicho que su vida corre mucho peligro, ese veneno lleva dentro de su cuerpo durante muchos días.
Citron: Me pregunto cuánto tiempo habrá pasado desde que Misdreavus se alejó de su familia hasta que la encontramos.
Serena: Espero que no tanto tiempo. Pero me preocupa algo... ¿Y si Gengar va tras ellos?
Citron: Eso es cierto, no sé si estará persiguiéndolos.
Ash:-con una voz casi irreconocible.-No los va a ver, no va a castigarlos como nos ha contado Misdreavus anoche. Ese Gengar se las verá conmigo.
Citron: ¿Cómo que anoche?
Eureka: Sí. ¿Estuviste con Misdreavus anoche? Ni me he enterado que se fuera de la cama.
Serena: Ash, no debiste decir eso, era un...secreto.
Ash: Da igual, tarde o temprano lo iban a saber. Llevamos unos días en los que Serena, Misdreavus y yo nos quedábamos a solas. Anoche fuimos los tres a un parque y...-se sonroja por lo que pasó.
Serena:-igual que él.-Esto... Misdreavus nos contó que tanto ella como su madre y su hermano han tratado de escapar de Gengar, pero que siempre los atrapaba y que los castigaba, y no quiero saber cómo.
Ash: Haunter y Mismagius habrán podido escapar en algún momento, pero por lo que vimos en el sueño, ese Gengar no va a parar, querrá encontrarlos...-rabioso.- ¡Y no pienso permitirlo! ¡Cómo puede un padre hacer tanto daño a su familia, si no la quiere que se hubiese ido él, y no que huyeran los demás!
Tracey: Entiendo cómo te sientes.
Ash: Misdreavus ha estado bien con nosotros, riendo con Serena, pasándolo bien con los demás pokémon, la hemos dado todo lo que podíamos. ¡No pienso dejar que ese Gengar le robe su sonrisa, y me da igual que sea su padre!

Ash estaba totalmente irreconocible, todo por Misdreavus. La fantasma le había cambiado sin que él se diese cuenta.

Ash: Ayer estaba muy feliz conmigo y con Serena jugando en el parque, el otro día estuvimos viendo una lluvia de estrellas y ella deseó que seamos todos felices, y pienso hacer que su deseo se cumpla, da igual si es con nosotros o con su familia, solo quiero verla feliz.
Serena: Y yo... no quiero verla tan triste, es tan bonita... Espero de verdad que Mismagius se recupere para que ella pueda estar con su hija, no se merece pasar por todo esto.

Los hermanos rubios y Tracey no dijeron nada. Ash y Serena tenían un vínculo especial con Misdreavus, a ellos dos este caso les ha afectado mucho.

Ash: La voy a proteger, no sé cómo hacerlo, pero lo haré, ella sabe que no está sola, nos tiene a nosotros.
Serena: Es verdad, haremos lo que sea por ella, quiero que sepa que nosotros también somos su familia.

Misdreavus y su hermano hacen acto de presencia y escucharon lo que Ash y Serena estaban diciendo. la pequeña fantasma estaba emocionada.

Serena: Misdreavus... ¿nos has estado escuchando?
Misdreavus:-llorando.-Sí... no tengo palabras para agradeceros lo que habéis estado haciendo por mí...
Ash: No tienes que darnos las gracias, lo hemos decidido, vamos a hacer todo lo posible por ayudarte.
Serena: Sabes que no estás sola en todo esto. Nos tienes a nosotros, y ahora te has reencontrado con tu hermano, y ten por seguro que tu mamá se va a poner bien.
Misdreavus: Mamá...
Serena: Escucha, tu mamá puede que esté herida, pero ella se preocupa mucho por tí y por tu hermano, ella luchará para ponerse bien y estar con vosotros. Ella es muy fuerte, lo único que debes hacer ahora es esperar a que se recupere.
Misdreavus: Sí, pero la hecho de menos...
Serena: Lo sabemos, has estado varios días sin poder estar con ella y es normal que la hayas extrañado tanto.
Ash: Misdreavus, ya que estás aquí, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que pasó lo que vimos en el sueño hasta que te encontramos?
Misdreavus: No lo sé, varios días, quizá una semana.
Serena: Mismagius lleva más de una semana envenenada, eso es mucho tiempo.
Citron: Nadie aguanta tantos días envenenado.
Tracey: Supongo que ha estado soportando el veneno solo para volver a ver a su hija.
Eureka: ¡Misdreavus, tu mamá te quiere mucho!
Misdreavus:-emocionada.-Lo sé...
Ash: Y tu hermano también. Por cierto, ¿cómo se encuentra?
Misdreavus: Está bien.-su hermano le dice algo.-Dice que os agradece que me hayaís estado cuidando.
Ash: No pasa nada.
Misdreavus: Y dice también... Hermano, ¿hablas en serio?
Ash: ¿Qué dice?
Misdreavus: Quiere pediros ayuda, dice que quiere hacerse más fuerte y protegernos. Dice que no es lo suficientemente fuerte para poder hacer frente a nuestro padre.
Serena: ¿Está diciendo que quiere luchar contra su propio padre?
Misdreavus: Dice que le odia, no le va a perdonar lo que nos ha hecho.
Ash: En el sueño que vimos Gengar no es que sea fuerte, es que es violento, no dudaba en atacaros.
Misdreavus:-preocupada.-Hermanito, agradezco que pienses en mamá y en mí, pero no quiero verte pelear con papá.-Haunter responde enfadado.- ¡Pero es que si quieres defendernos puedes acabar muy mal!-sigue respondiendo.-¡Cómo que no te importa lo que te pase, no digas tonterías!
Ash: Haunter, si tan decidido estás en ser más fuerte y enfrentarte a tu padre para defender a tu familia, yo me ofrezco a ayudarte.
Serena: Pero Ash...

Haunter apretaba sus puños y miraba a Ash, como queriendo decirle que le agradece su ayuda.

Ash: Pero antes vamos a esperar a que vuestra madre se haya recuperado del veneno, eso ahora es lo que más importa.

Ash y Haunter estaban decididos a tomar un entrenamiento, aunque Serena y Misdreavus no estaban muy de acuerdo con el plan que iban a tener.

Serena: Sé que ese Gengar es muy malo, y que hacer daño a su propia familia es la peor cosa que puede hacer, pero tampoco me gusta la idea de que su propio hijo quiera hacerle frente. Sé que lo hace para proteger a su familia, pero es que no me gustaría que acabe herido, Misdreavus no lo soportaría, bastante ha sufrido. Ojalá esto se pueda solucionar sin tener que usar la fuerza.

Mientras esperan al profesor Oak que sigue tratando de curar a Mismagius, en otro lugar, bastante lejos de pueblo Paleta, en un pequeño poblado y en medio de una potente tormenta, varios Gastly hacían de las suyas, rompiendo lo primero que veían y atacando a quien sea, sin importar si son humanos o pokémon. Y en el cielo, en medio de la lluvia y de los relámpagos, una silueta oscura, de temibles ojos rojos y una aterradora sonrisa que miraba con miraba con placer lo que sus súbditos estaban haciendo.

Gengar se reía de forma macabra y aterradora, le encanta ver a la gente y a los pokémon gritar de miedo, de dolor y de desesperación.

¿Corren peligro Misdreavus, su hermano y su madre? ¿Llegará a encontrarlos?

CONTINUARÁ
#2468486 06/07/2017 18:13
10
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 10: ¿Qué le pasa a Ash?

Pasaban minutos que parecían horas, todos esperaban a que el profesor Oak apareciera y que cuente a los demás el estado en el que se encontraría Mismagius. Esa espera era demoledora sobre todo para Misdreavus.

Pasaban horas, era incluso la hora de comer, pero nadie estaba por la labor de irse a comer, ni siquiera Ash, la espera les cerraba a todos el estómago, todos estaban de los nervios.

Tantas horas pasaban que hasta el sol se estaba poniendo, y no había noticia alguna sobre Mismagius, nadie sabía si estaba bien o por desgracia no ha podido soportar el veneno y haya acabado con su vida.

Serena: Misdreavus, ¿tienes hambre, no quieres comer algo?
Misdreavus: No, estoy bien...

Obviamente Misdreavus no estaba bien, todos lo sabían, quien más estaba sufriendo era ella.

Ash: Tiene que salir todo bien, no quiero pensar ni un segundo que Mismagius pueda morir, no puede morir, no se va a morir... solo hay que esperar, solo un poco más...
Eureka: Ojalá no se muera Mismagius...
Ash:-gritando.- ¡Ni se te ocurra pensar en eso, quieres!
Eureka:-se asusta por el grito de Ash.
Citron:-molesto.-Ash, sé que estás nervioso como todos nosotros, pero no asustes a mi hermana de esa manera.
Ash:-se lleva las manos a la cabeza.-Lo sé, perdóname Eureka, pero es que esta espera me está matando.
Eureka: No... no pasa nada...
Serena: Si el profesor lleva tanto tiempo tratando de curar a Mismagius es que ella está muy mal y que ese veneno es muy potente, pero al mismo tiempo ella está luchando, está aguantando todo lo posible, y nosotros debemos hacer lo mismo, aguantar el tiempo que sea posible, solo hasta que el profesor aparezca.-Ash se levanta y va hacia una ventana.-¿Ash?

Ash mira por la ventana que da al patio del laboratorio, donde varios de sus pokémon estaban tranquilos disfrutando del atardecer.

Ash: ¿Por qué no podemos estar como todos ellos? ¿Por qué ha tenido que pasar todo esto? ¡Todo por ese maldito Gengar!

Ash pega un puñetazo al cristal que casi hace que lo rompa de la frustración que siente.

Serena: Ash, por favor, cálmate.
Ash: ¡No puedo calmarme, ese Gengar ha estado a punto de acabar con todo lo que Misdreavus quiere, no puedo estar tranquilo viendo a Misdreavus sufriendo!

Misdreavus se acerca a Ash a la ventana, pero con cara de estar tranquila.

Misdreavus: Ash, te agradezco y mucho que te preocupes por mí, pero no me gusta verte así. Sé que mi mamá está luchando y estoy sufriendo mucho, pero...-le sonríe.-Me enseñaste que no debo perder la esperanza, confío en tu palabra.
Ash: Misdreavus...

Misdreavus le sonreía como una niña con sueños e ilusiones, una cara bonita como la que tiene la fantasmita no se puede borrar, y eso Ash lo pudo notar.

Ash:-la acaricia.-Perdóname Misdreavus, es verdad, te dije que todo va a salir bien, y así será, me mantengo en lo que dije, tu mamá se recuperará, y tanto tú como tu hermano volveréis a ser felices junto a ella.

Misdreavus estaba feliz, quería que Ash se tranquilizase y lo consiguió. Estaban todos al borde de un ataque de nervios, pero se tranquilizaron, y claro, Serena al ver a Ash y a Misdreavus juntos se enterneció.

Ash volvió a sentarse, al lado de Serena, con Misdreavus sobre sus piernas, y los tres se veían felices, Ash comenzó a jugar con los pelos de la fantasmita, que se reía. Una escena llena de ternura con los tres juntos, y Haunter solo podía sonreir, pudo ver que su hermanita ha sido feliz al lado de unos humanos que acaba de conocer. Pero apretaba sus puños, se sientía un poco frustrado, tenía que ser él quien haga sonreir a su hermana. Eso es lo que podría pensar el fantasma.

Y tras unos minutos, ya de noche, el profesor aparece, sudando mucho por su duro trabajo.

Oak: Ya no tengo edad para estas cosas...
Ash: ¡Profesor, por favor, cuéntenos!
Serena: Sí. ¿Cómo está Mismagius?
Misdreavus:-preocupada.- ¿Y mi mamá?
Oak: Dejadme que me siente, no podéis imaginar lo que me ha costado...
Citron: Pero hay buenas noticias, ¿no?
Oak: Sí, claro que sí, pero ha sido muy duro...
Serena:-muy feliz.- ¡Has oído Misdreavus, tu mamá está bien!
Misdreavus:-lloraba de alegría.- Lo sabía... ¡me dijisteis que todo iba a salir bien!
Eureka: ¡Quiero ir a ver a su mamá!
Oak: Id si queréis, pero estará dormida, no hagáis mucho ruido.
Ash: Eureka, espera, mejor nosotros la vemos después, Misdreavus y Haunter son quienes tienen más derecho a verla.
Citron: Cierto, si vamos todos puede que la molestemos mucho.
Eureka: ¡Pero no quiero molestarla!
Citron: Lo sabemos, pero estará muy debilitada, dejemos que descanse tranquila.
Serena: Voy a llevar a Misdreavus y a Haunter con su madre, ahora vuelvo.
Ash: Espera, voy contigo.

Ash y Serena, junto con los hermanos fantasmas, van hacia una habitación donde descansaba plácidamente Mismagius.

Serena: Entrad, estad con ella, seguro que se alegrará mucho al veros a los dos.
Misdreavus: Mi mamá...

Los fantasmas entran y se quedan con su madre. Los dos estaban muy felices, Misdreavus frotaba su cabeza con la de su madre, mientras su hermano miraba.

Fuera de la habitación, y sin cerrar la puerta, Ash y Serena miraban todo.

Ash: Al fin juntos.
Serena: Sí, no sabes la alegría que siento ver esto...
Ash: Ahora solo queda que se recupere del todo, Mismagius estará sin fuerzas.
Serena: Mírala Ash, Misdreavus está llorando de felicidad, ha sufrido tanto la pobre... pero ya están los tres juntos.
Ash: Solo pido que no se separen de nuevo. Gengar estará tras ellos.
Serena: Ash... tengo... tengo miedo por eso... no quiero que Gengar le robe a Misdreavus su felicidad.
Ash: Yo tampoco quiero eso, Misdreavus... ella... no sé cómo decirlo pero... siento algo extraño por ella, no la veo como un pokémon como Pikachu, Greninja y los demás... es... es muy especial para mí...
Serena: Ash... ¿sabes qué? Siento lo mismo que tú. ¿Y sabes lo que es?
Ash: No, es que nunca he sentido esto, es que noto que he cambiado desde que apareció ella.
Serena:-le mira con ternura.- ¿No te has dado cuenta? Has sido como un padre, uno de verdad que se merece ella, si ella no ha perdido la fe hasta este momento ha sido gracias a tí.
Ash: ¿Yo... un padre?
Serena: Sí, seguro que Misdreavus siente lo mismo, hemos hecho todo lo posible por ella, y mírala ahora tan contenta. La veo como si fuese su madre...
Ash: ¿Su madre?
Serena: Sí...

Cuando se quisieron dar cuenta se habían sonrojado.

Ash:-se señala.- ¿Yo su padre...?-la señala.- ¿Y tú su madre?
Serena: Suena... raro, ¿no?
Ash:-se rascaba la cabeza.-Un poco, pero... no se siente mal... digo... cuando hemos estado con Misdreavus mirando la lluvia de estrellas, o cuando fuimos al parque...
Serena: El parque...

Los dos recordaron lo que estuvo a punto de suceder en el parque.

Ash: Ese momento, otra vez en mi mente...
Serena: Esto... Ash, no hemos hablado de eso...
Ash: Es verdad...
Serena: Ash, yo... hay algo que...
Eureka:-desde la sala principal gritando.- ¡Ash, Serena, qué estáis haciendo, regresad!

Claro, la pequeña hermana de Citron tenía que interrumpir el momento de Ash y Serena, que a saber lo que iban a decir.

Serena: ¡Ya vamos!
Ash: Serena, esto...
Serena: Ya hablaremos en otro momento sobre lo que pasó, ¿vale? Volvamos con los demás para pensar en lo que haremos ahora. Es más importante en estos momentos Misdreavus que lo que ocurrió en el parque.

Ash y Serena regresaron con los demás. Como ya era muy tarde volvieron a casa, pero esta vez Misdreavus se iba a quedar en el laboratorio junto con su madre y su hermano. Así lo decidieron tanto Ash como Serena, aunque a ella le dolió un poco decidir eso al estar muy unida a la fantasmita.

En esa noche, mientras todos dormían, alguien no podía pegar ojo. Era Ash. Se levanta del sofá donde él y Pikachu dormían y se va hacia la ventana de su casa a mirar el exterior, pero sobre todo...:

Ash: No puedo dejar de pensar en todo lo que ha pasado, lo de Misdreavus, pero sobre todo no puedo dejar de dar vueltas a lo que pasó con Serena, es que no me quito de la cabeza ese momento con ella...

Pikachu se despierta y ve que Ash no estaba con él, sino frente a la ventana, casi sin moverse. Su gran amigo se preocupa por él, no sabe lo que le está pasando.

Pikachu: Pikapi...
Ash: Pikachu... ¿te has despertado?
Pikachu:-se sube a su hombro como es habitual.
Ash: ¿Acaso... estás preocupado por mí?
Pikachu:-asiente con la cabeza.
Ash:-le acaricia.-Lamento que estés preocupado por mí. Es solo que...no sé lo que me pasa, y estoy así desde que vimos por primera vez a Misdreavus. Todo lo que la ha pasado me está afectando mucho, y ya no solo es eso, es que además... está Serena que no puedo dejar de pensar en ella...

La cara de alegría de Pikachu al escuchar nombrar a Serena es épica.

Ash: No sé, pueden ser simples tonterías mías pero, siento que Serena y yo estamos... como muy cercanos, no sé si me entiendes, todo lo de Misdreavus a nosotros dos nos ha afectado. No sé si te habrás dado cuenta.

Pikachu solamente asentía y no decía nada, solo quería escuchar a Ash.

Ash: Esto ya lo sabes, Serena y yo hemos estado viéndonos por las noches y la verdad, no puedes hacerte una idea de lo bien que me encontraba al lado de ella...-sonrojado.-Bueno y con Misdreavus también...

El bueno de Pikachu ponía una cara picarona, si pudiera hablar como los humanos podría decir algo como "así que estabas bien con ella...". Notaba que su entrenador y amigo estaba muy raro, no por lo de Misdreavus, sino por Serena.

Ash: Quiero decir que... esas noches con ella, pues que me gustaría repetirlas.

Esa frase en otro contexto sonaría muy extraño, y más si quien lo dice es Ash. Eso pensaría Pikachu.

Ash: Además tengo que hablar con ella de algo que nos ha pasado, algo que no se me va de la cabeza. Cuando nos fuimos al parque Serena y yo tuvimos un...-nervioso.-Pequeño accidente en el que... ella acabó encima mía...

Pikachu se quedó con la boca abierta. ¿Cómo que encima de Ash? ¿Qué cosa ha pasado entre los dos?

Ash: Se estaba columpiando y salió volando, yo estaba enfrente y cayó encima.-Pikachu suspiró, se imaginaba otras cosas.-Pero es que, de no ser por un macaron que me estaba comiendo... ¿Te acuerdas cuando estábamos con Misty y Brock en Alto Mare? ¿Recuerdas que al despedirnos recibí un beso de Bianca? ¿O era Latias? Bueno no importa quién fue, el caso es que Serena y yo...-sonrojado.-Pues eso, ese macaron era lo que nos separaba del... beso... No sabes la vergüenza que me da decir esto, Serena y yo casi nos besamos...

Pikachu se alegraba como el que más.

Ash: ¿A qué viene esa cara de felicidad? ¿Acaso te habría gustado que nosotros dos nos hubiésemos besado?-su colega asiente.-Pero... no sé, ese momento con ella, tan cerca, mirándola, una parte de mí me decía que no me separase de ella. Es la primera vez que me pasa esto Pikachu, y me siento... bien, muy bien, pero al mismo tiempo muy nervioso, después de lo que pasó en el parque no me atrevía a mirarla, no sé lo que pensará ella de todo esto. ¿Qué pasaría si le cuento todo esto que te estoy contando, se sentirá ofendida?

Pikachu le golpea en el hombro en señal de que todo irá bien. Luego se baja de su entrenador y va hacia su mochila, parecía que estaba buscando algo.

Ash: ¿Qué buscas Pikachu?

El pequeño roedor había agarrado un trozo de papel, pero cuando Ash se quiso dar cuenta en realidad era una foto, la que el grupo se hicieron con Corelia y Lucario hace ya un tiempo, cuando Serena aún llevaba el pelo largo.

Ash: ¿Acaso quieres ver la foto o qué?-Pikachu señala a Serena en la foto.-Sí, llevaba el pelo largo en ese entonces.

Pikachu le niega con la cabeza, no era el peinado de Serena lo que quería que viera, sino a ella misma, parecía decirle que se fije bien en ella.

Ash: ¿Por qué quieres que me fije en ella?-Ash ve con atención a la Serena de la foto y se da cuenta de lo que pasa.-Ella está muy pegada a mí, y no solo eso...al contrario que yo y los demás ella no está mirando a la cámara, sino... a mí... ¿Es esto lo que querías que viera? ¿Por qué ella me mira y está tan cerca? Es como lo que pasó en el parque... Pensar en eso me pone nervioso y mirar ahora esta foto es igual. En serio Pikachu, ¿qué me pasa?

Si Pikachu hablase como los humanos ya le habría respondido a esa pregunta, es evidente lo que le pasa al muchacho de pueblo Paleta.

Ash: Mejor no pienso demasiado en esto, está lo de Misdreavus y eso es lo importante. Posiblemente mañana empiece el entrenamiento de Haunter, tiene que hacerse fuerte para defender a su familia. Después de todo eso ya habrá tiempo para pensar en lo que me está pasando. Vamos a dormir Pikachu.

Los dos se fueron a dormir, pero no se dieron cuenta de que Serena estaba oculta y lo había escuchado todo. La hermosa joven no podía estar más feliz, con alguna lágrima y tapándose la boca para que Ash no pudiera descubrirla.

Serena: Ash... lo que te pasa... es lo mismo que me pasa a mí...-se lleva las manos al pecho.-No sabes lo feliz que me acabas de hacer, si tuviera el valor suficiente te diría lo mucho que te quiero...-lentamente se asoma y mira a Ash en el sofá durmiendo.-Hasta mañana, mi querido Ash...

La joven regresa a la cama desprendiendo felicidad por todos lados. No esperaba escuchar a Ash hablando con Pikachu sobre lo que le ha estado pasando últimamente, y sobre todo acerca de ella.

Sin duda Serena esa noche iba a dormir muy, pero que muy bien.

CONTINUARÁ
#2470830 30/07/2017 21:50
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 11: Ya están aquí.

Era un día nuevo. Los hermanos fantasmas se durmieron al lado de su madre, que parecía estar mejor, aunque no estaba recuperada del todo, su recuperación será un poco lenta, pero no importaba, Mismagius estaba fuera de peligro para alegría de Misdreavus y de Haunter.

En casa de Ash se preparaban para irse al laboratorio del profesor Oak. Ash tenía pensado comenzar el entrenamiento de Haunter. Serena aún no bajaba de la habitación.

Ash: Haunter debe de estar esperando a que llegue, quiere hacerse más fuerte para defender a su familia.
Citron: ¿Tienes más o menos un plan?
Ash: Creo que sí. Quiero que se entrene con algunos de mis pokémon. La bola voltio de Pikachu podría ser como la bola sombra de Gengar. Quiero que Haunter sepa cómo tiene que moverse según el ataque que Gengar podría hacerle.
Citron: Contaste que Gengar atacaba con violencia. ¿Piensas entrenarle de igual manera?
Ash: No lo sé, no quiero hacer lo mismo que Gengar para fortalecerle. No sé si Haunter quiere eso.
Citron: Bueno. ya veremos lo que querrá. Y no sabemos el tiempo que tenemos.
Ash: Me gustaría decir que mucho, pero sé que Gengar está tras Misdreavus y su familia, no parará hasta encontrarlos. Puede que aparezca dentro de varios días o... puede que hoy mismo.
Eureka: No me gustaría verle y que haga daño a Misdreavus.
Ash: Nadie quiere eso, pero para eso estamos nosotros, para impedirlo. Por cierto, ¿y Serena?
Serena:-bajaba por las escaleras.- ¡Ya voy, perdón por la espera!
Ash: Pues venga, vamos al laborato...

Ash se quedó mudo porque Serena pasó por detrás suya, y le roza suavemente la espalda con la mano. El chico se quedó congelado con ese gesto, mientras que Serena se adelanta al grupo y le mira de reojo con una dulce mirada.

Serena:-con una voz muy tierna.- ¿Vamos Ash?
Ash:-se queda sin decir nada.
Citron: ¿Pero qué le pasa a Ash ahora? Qué raro se ha puesto de repente.
Eureka:-suspira de resignación.-Hermanito, para unas cosas eres muy listo, pero para otras...
Citron: ¿A qué te refieres?
Eureka: Eso, tú sigue así. Qué lento eres.

Por supuesto la pequeña rubia sabía leer ese gesto de Serena, pero lo que no sabía todavía era por qué Ash se quedó sin habla cuando ella apareció, aún no sabía la charla que tuvo con Pikachu.

Los chicos llegaron al laboratorio, y antes de dirigirse al enorme patio donde varios de los pokémon de Ash ya estaban haciendo de las suyas, se van a la habitación donde descansaba Mismagius. Allí estaban tanto ella como sus hijos. Mismagius se había despertado para alegría de todos.

Misdreavus: ¡Mira mamá, son ellos, los humanos de los que te hablé!
Serena:-se siente aliviada al ver a Mismagius.- Qué bien que se ha despertado.
Ash: ¿Estarás feliz, verdad Misdreavus?
Misdreavus:-contenta.- ¡Sí! Se despertó durante esta noche. No he parado de hablar de todos vosotros y de todo lo que habéis hecho por mí.
Serena: Lo hicimos porque era lo que queríamos.

Mismagius trataba de levantarse, pero aún estaba bastante debilitada.

Misdreavus: Mamá, no te esfuerces, descansa.-su madre dice algo.
Ash: ¿Qué es lo que dice?
Misdreavus: Os está dando las gracias por cuidarme, estaba muy preocupada por mí.
Serena: No me lo quiero ni imaginar, tanto tiempo separada de tí habrá sido muy duro para ella.
Misdreavus: Sí, pero ahora todo está bien, lo único que queda es que se recupere del todo.
Ash: Bueno, no sé si eso es lo único que falta...-mira a Haunter.-Todavía queda algo.

El fantasma y hermano mayor de Misdreavus apretaba sus puños, sabe lo que quiere decir Ash.

Ash: Estás listo, ¿cierto?-Haunter asiente.
Mismagius:-se mostraba enfadada.- ¡Mis... magius!
Misdreavus: ¡Hermano, no lo hagas, cuando mamá esté bien del todo nos iremos, no volveremos a ver a papá nunca!
Haunter: ¡Haun haunter!
Ash: Creo que Haunter está diciendo que Gengar está tras vosotros, dudo mucho que os deje tranquilos.
Serena: Me duele decirlo, pero tiene razón, por lo que vimos en ese sueño no creo que Gengar vaya a dejaros vivir tranquilos.
Misdreavus: ¡Pero... yo no quiero volver a ver a mi papá, no quiero que nos vuelva a hacer daño!
Eureka: Yo no le he visto, pero tampoco quiero que aparezca.
Citron: Ninguno quiere verle, pero...
Ash: Gengar quiere continuar con lo que hizo, y Haunter quiere defenderos, quiere hacerse más fuerte para poder detenerle. Y yo quiero ayudarle.
Misdreavus:-traduce a su madre.-Mi mamá no quiere, no quiere ver a mi hermano luchar contra mi papá, ni quiere que se transforme en alguien como él.-Haunter gritaba de rabia.- ¡Pero aunque estés rabioso por no poder defendernos la otra vez no queremos verte luchando contra él! Hermano, estoy muy contenta de verte y de traer a mamá hasta aquí con vida, con eso nos vale.

Haunter protestaba y se marchó de la habitación. Su madre parecía decirle que regresara, pero no la escuchaba. Era como un crío que no prestaba atención a lo que su madre le ordenaba.

Misdreavus: Sigue siendo terco...
Eureka:-mirando a Ash.-Como uno que yo me sé.
Ash: Mismagius, entiendo que no quieras que tu hijo se enfrente a su padre, pero, ¿acaso tenéis que estar huyendo todo el rato, queréis vivir así toda la vida? A Gengar hay que pararlo, y por la fuerza. Sé que Haunter no quiere pasar por todo esto, pero él quiere defenderos, quiere que viváis tranquilas. Y creo que también quiere por su propio orgullo, y le entiendo.
Misdreavus:-hincha los mofletes.-Qué tercos sois los chicos.
Serena: Totalmente de acuerdo.
Ash: Me voy con Haunter, querrá empezar ya con el entrenamiento.

Ash se marchó de la habitación tomando rumbo el patio. En la habitación Mismagius trataba de levantarse para irse con su hijo, pero la dolía moverse.

Serena: No creo que detengamos a Ash y a Haunter, son iguales, si algo quieren no se van a detener.
Citron: Será mejor ir con ellos.
Eureka: ¡Yo lo que quiero es estar saltando sobre la panza del Snorlax de Ash, es muy divertido!

Los chicos y Misdreavus dejaron que Mismagius descanse tranquilamente, aunque molesta por tener un hijo tan cabezota, si bien sabe que lo que quiere es proteger a su familia.

Cuando salen al patio del laboratorio, el entrenamiento ya había empezado. Pikachu y Haunter estaban luchando.

Citron: Me voy con ellos, a ver si puedo ayudarles.

Citron acompaña a Ash, dejando a las chicas apartadas. Se quedan a una distancia prudente mientras ven el entrenamiento.

Se quedaron al lado del Snorlax de Ash, y claro, Eureka quiere subirse y saltar sobre él.

Serena: A ver si llegas a hacerle daño.
Eureka: ¡Pero si no le molesta, mírale cómo ronca!
Serena: Aún así, ten cuidado.
Misdreavus: Ash es bueno entrenando, ¿no?
Serena: Sí... siempre ha sido así, lo da todo por ser el mejor, aunque ahora lo hace por Haunter, tu madre y por tí.
Misdreavus: Es muy bueno, ¿verdad?
Serena: Mucho...

Serena se queda mirando a Ash durante un buen rato, recordando lo que escuchó la noche anterior. Lógicamente Eureka y Misdreavus lo notaron.

Eureka:-con un poco de burla.-No dejas de mirarle, ¿eh?
Misdreavus: Por algo le quiere, ¿a que sí?
Serena:-suspira como una enamorada.-Y él a mí...

Eureka se cae de Snorlax después de escuchar semejante confesión.

Eureka: ¡Es... espera un momento! ¡¿Qué acabas de decir?!
Serena: Pues eso...-sonrojada.-Que Ash me quiere...
Eureka:-se emociona como una loca.- ¡Pero... un momento... cuéntame todo, qué te dijo él!
Serena: No me ha dicho nada, no se me ha confesado, solo que ayer le escuché hablar de lo que le está pasando y... dijo que estaba pensando mucho en mí, y que no puede quitarme de la cabeza desde que... pasó eso, o mejor dicho, lo que estuvo a punto de pasar...
Eureka: Ah...-se siente un poco desilusionada.-Yo ya me imaginaba a Ash declarándose. ¿Y qué pasó?
Serena: La noche del parque, Ash y yo casi nos besamos por accidente.
Misdreavus: No fue un accidente. Lo provoqué yo.-lo dice bien orgullosa.
Serena: ¿Cómo, fuiste tú?
Misdreavus: ¡Sí! Sabía que le querías, así que hice que a Ash se le escapara uno de esos macarons que haces para que se ponga frente a tí mientras te columpiabas, y luego aflojé el columpio con mis poderes y así saliste volando hacia él. Qué mala suerte que Ash aún se estaba comiendo un macaron, porque yo quería que cayeras encima y os diérais un beso...
Serena:-avergonzada.- ¡Tú sabes cómo me quedé después de eso, no podía ni mirarle a la cara de la vergüenza que tenía!
Misdreavus: Pero al final salió todo bien, Ash tendrá ese momento en mente y no puede olvidarlo, ahora piensa mucho en tí.
Serena: Al final hasta tendré que darte las gracias.
Eureka: Yo me pregunto por qué no continuaste.
Serena: ¿Cómo que continuar?
Eureka: Si hubiese sido tú, le habría quitado el macaron y le hubiese comido la boca.
Serena:-muy avegonzada.- ¡Pero cómo dices una cosa así!
Eureka: ¿Qué, no habrías hecho algo así?
Serena: Pu... pues...-casi ni podía hablar.- ¡Da igual, tú eres aún muy pequeña para hablar de estas cosas!
Eureka: Seré pequeña pero sé de muchas cosas, como por ejemplo...-con un tono malvado.-Dime una cosa, ese día que Ash se puso enfermo y tú le cuidaste hasta que llegó ese chico rockero del Pikachu que quería luchar contra él...
Serena:-se pone más nerviosa.- Sí... ¿qué pasa con eso?
Eureka: Te vestiste como Ash para luchar contra él, pero dime... ¿acaso te cambiaste de ropa dentro de la tienda de campaña donde estaba Ash, te miró?
Misdreavus:-sorprendida.-Oh, Serena, eres muy atrevida, no me lo esperaba de tí...
Serena: ¡Solo lo hice porque ese chico quería luchar contra él, y Ash estaba enfermo, tuve que hacerme pasar por él!
Eureka: Me gustaría saber lo que sentiste quitándote la ropa frente a él.
Serena: ¡No te lo voy a decir, cállate!

Eureka y Misdreavus se reían de la pobre y avergonzada Serena, han descubierto ese secreto que ella se lo tenía guardado para ella misma.

Lejos de ellas los chicos no sabían de qué estaban hablando ellas, pero vieron que se lo estaban pasando muy bien.

Citron: Las chicas parecen relajadas.
Ash: Sí, mejor así, que por lo menos olviden po un momento por qué estamos entrenando.
Citron: En fín, la bola voltio de Pikachu funciona casi como una bola sombra, y Haunter parece defenderse bien de eso.
Ash: Sí, pero debemos seguir, no podemos perder el tiempo. ¿Quieres seguir, verdad Haunter?
Haunter:-asiente y se prepara para continuar el entrenamiento.
Ash: Tenemos que hacerlo, no podemos permitir que esa sonrisa de Misdreavus desaparezca, hay que hacerse más fuerte para proteger lo que queremos.
Citron: Sigamos entonces, hay mucho por hacer.

Así pasaban horas, donde Haunter se fortalecía cada vez más gracias a Ash y a todos sus pokémon, que se pusieron de acuerdo para ayudarle.

Como Mismagius estaba bien, la dejaron dormir tranquila, y así, tanto Misdreavus y Haunter van a la casa de Ash a descansar. Mientras cenaban, tanto Haunter como Ash comían como unos locos.

Delia: Haunter come tanto como Ash, o incluso más.
Eureka: Y de una forma que da vergüenza verlo.
Delia:-seria.-Ash, ten modales sobre la mesa.
Ash:-hablaba con la boca llena y casi ni se le entiende.
Delia: ¡Pero primero traga!-suspira.-Como hayas comido así durante tu viaje...
Serena: No pasa nada, al final todos nos acostumbramos, pero no nos imaginábamos que Haunter fuese como él.

Haunter y Ash no solo comían mucho, sino que hasta hacen los mismos gestos.

Delia:-se ríe de forma graciosa.-Ni que fuesen padre e hijo.
Serena:-se sonroja.- Eh... sí, son muy parecidos...
Misdreavus: Mi hermano siempre ha sido así, cada vez que era la hora de comer se ponía loco, mamá siempre le regañaba, pero nunca escuchaba.

Casi estaban a punto de terminar de cenar, solo faltaba un trozo de carne, y Ash y Haunter ponen su mirada en ese trozo. Se dedicaban unas miradas desafiantes y no se movían, hasta que Haunter le da un lengüetazo a Ash y así llevarse el último trozo.

Ash: ¡Maldito seas, mira cómo me has dejado la cara, llena de babas!
Haunter:-se siente triunfador comiendo.

Eran momentos de felicidad y tranquilidad en la casa de Ash, parecía que nada malo iba a suceder.

Así pasaban un par de días, en los que se dedicaban al entrenamiento de Haunter, cada vez era más fuerte, eso para él era lo mejor, por su familia haría lo que sea.

No muy lejos de pueblo Paleta, en concreto ciudad Verde, algo sucedería. Ya era de noche, y una fuerte tormenta aparece. En las afueras de la ciudad y sobrevolando el cielo, unas misteriosas siluetas, oscuras como esa noche.

Gengar y los suyos han llegado a ciudad Verde, sus leales Gastly comienzan a atacar a cualquiera que ven. La gente y los pokémon no solo se resguardaban de la fuerte lluvia, los Gastly eran tan dementes como Gengar y los golpeaban.

La banda de pokémon fantasma habían tomado el centro de la ciudad, muchos edificios cercanos habían sido dañados, los coches estaban destrozados, los Growlithe de la policía, con la agente Mara al mando, no podían detener a los fantasmas. Gengar era el único que no atacaba, pero le encantaba ver el caos que se ha formado en la ciudad Verde.

Hasta que alguien aparece, en compañía de un pokémon, una mujer bastante mayor:

¿?: No sé qué es lo que hacéis aquí, pero más os vale que os larguéis de la ciudad, a no ser que sea yo y mi compañero quienes os echemos de aquí.

Gengar miró a la mujer, y luego a su pokémon, y una sonrisa aún más siniestra aparece en su cara. El pokémon de la mujer era otro Gengar.

¿?: Soy Ágata, la líder del gimnasio de ciudad Verde, y os ordeno que os marchéis.

Los Gastly se reían, una anciana les pedía que se fueran, claro que no van a hacerla caso. Dejaron de reirse cuando su líder se pone frente a ellos.

Parece ser que Gengar quería un poco de guerra contra uno que es igual que él, pero el Gengar de Ágata no era como él, mientras uno estaba loco el otro estaba molesto, la ciudad donde vive ha sido atacada, y por alguien de su especie, eso hace que sienta rabia.

Ágata: Así que tú eres quien manda, ¿no? Te vamos a enseñar modales. Gengar, a por él.

Y así, los dos Gengar luchan.

En pueblo Paleta aún no sabían lo que estaba pasando en ciudad Verde, aunque en el laboratorio del profesor Oak Greninja, de los pocos pokémon de Ash que aún se quedaban en el patio, miraba al cielo. Notaba que algo estaba pasando y que podía ir a peor.

En casa de Ash era tranquilidad hasta que escuchan la televisión:

Reportera: Estamos en directo en ciudad Verde, como pueden ver la ciudad está siendo atacada por una banda de Gastly salvajes.
Ash: Espera, ¿qué?
Serena: No puede ser...
Misdreavus:-se teme lo peor.-No... son ellos...
Eureka: Ya están aquí...
Haunter:-gruñe de rabia.
Reportera: Estos Gastly parece estar al mando de un Gengar, un Gengar tan fuerte que ni siquiera Ágata, la líder del gimnasio de la ciudad, puede derrotarle. La tenemos aquí junto con su Gengar, el cual ha sido herido. Señora Ágata, ¿puede decir algo, qué es lo que está pasando?
Ash: ¡Ni siquiera Ágata ha podido detenerlos!
Citron: ¿La conoces?
Ash: Sí, hace ya bastante tiempo tuve un combate contra ella y su Gengar, no pude ganarla. No puedo creérmelo, su Gengar es muy fuerte y no ha podido ganar.
Ágata: Quiero hacer un llamamiento a toda la región de Kanto, no sé lo que se propone ese Gengar y esos Gastly, pero por favor, tened mucho ciudado, no dudan en atacar a quien sea, mi Gengar... no ha podido ni siquiera golpearle y en un momento ha sido vencido. No solo es fuerte, sino que es violento. Solo ataquen si creen que...
Reportera: ¡Señora Ágata, cuidado!

El malvado Gengar atacó con una bola sombra. Ágata, que hizo regresar a su Gengar a la pokéball, la reportera y el cámara se marcharon corriendo, dejando la cámara grabando. Gengar se asoma y comienza a reirse.

Haunter:-gruñe de rabia.
Misdreavus:-asustada.-Es él...
Eureka:-se apega a su hermano.-Me da miedo...
Citron: Es demente.
Serena:-miraba a Ash.- No me puedo creer que esté tan cerca. Ash...
Ash:-apretaba los puños.-Que venga si quiere, seremos nosotros quienes le detengamos.

La cámara seguía grabando. Al fondo se podía ver un centro pokémon, el mismo que Ash y Pikachu casi lo destrozan cuando apenas su viaje empezó. Los Gastly y Gengar se fueron hacía allá y lo atacaron, provocando explosiones y un incendio. Decir que están locos es quedarse corto, les daba igual que haya pokémon enfermos dentro.

Gengar era la personificación del mal.

Serena:-evitaba mirar la televisión.-No puedo ver esto.
Eureka: Ahí... ahí hay pokémon que están malitos...
Misdreavus:-se va a los brazos de Serena.-Tengo miedo, papá nos va a hacer daño...
Serena: Misdreavus...-no era capaz de tranquilizarla.
Ash: ¡Maldito seas Gengar!-se marcha corriendo.
Citron: ¡Ash, espera!
Ash: ¡Tenemos que ir al laboratorio, Gengar va a venir aquí ya, no debemos permitir que vea a Mismagius, tengo que avisar a Greninja y a los demás!-se va de casa con Haunter.
Misdreavus: Mamá... quiero estar con mi mamá...
Serena: Quédate aquí, tu papá no te va a ver.
Misdreavus: ¡Quiero a mi mamá!-trataba de irse.
Serena: ¡Estarás en peligro si él te ve!-trataba de sujetarla.
Misdreavus: ¡Déjame ir!
Serena: ¡No quiero, puedes salir herida!
Misdreavus: ¡Prefiero salir herida tratando de defender a mi mamá que quedándome aquí sin hacer nada!
Serena: ¿Qué?
Misdreavus: Sé que no soy fuerte como Ash, y aunque no me gusta que mi hermano luche contra mi papá, lo hace para protegernos. ¿Y yo qué he estado haciendo? Quiero por lo menos estar con mi mamá y protegerla.
Serena: Misdreavus...
Misdreavus: Serena, te agradezco que quieras protegerme, sé que no quieres que me pase algo, yo te quiero mucho pero... mi mamá es lo más importante que tengo. Si no hago algo por ella, si no estoy con ella, no podré mirarla a la cara. ¿Lo entiendes?

Serena miró a la fantasmita, cada cosa que ella decía entró en la cabeza. La pequeña tenía razón. ¿Qué ha hecho Serena desde que Misdreavus apareció? Sí, ha sido como una madre, cuidándola, estando con ella, pero desde que han visto a Mismagius no ha hecho gran cosa, y Serena se dió cuenta, e incluso puede decir que siente celos de la madre de Misdreavus.

Serena: Misdreavus, te entiendo, es solo que... no me he dado cuenta que tu madre está aquí, y no te estoy dejando estar con ella. Si a mi madre la sucediera algo haría lo posible por ella. Misdreavus, ya te hemos dicho muchas veces que no estás sola en esto, déjame que te ayude protegiendo a tu madre. Cuantos más seamos mejor.-la guiña un ojo.- ¿No te parece?

La fantasmita la sonríe, entre todos será mucho más fácil.

Todos siguieron a Ash y a Haunter al laboratorio. Antes de ir al patio se quedaron en la habitación donde descansaba Mismagius.

Ash: Mismagius... Gengar se está acercando.-Mismagius se enfurece.-Sí, viene hacia aquí, y no tardará en hacerlo, pero le vamos a detener, así que no te preocupes.
Citron: Habrá que decirlo a tus demás pokémon, para que se vayan preparando.
Ash: Sí. Eureka, Serena...-se la queda mirando.-Por favor, quedaos aquí con Misdreavus y su madre. Si por lo que sea Gengar logra entrar aquí... haced lo posible.
Serena: Ash, no te preocupes, nos quedamos aquí, no quiero que Misdreavus vea a Gengar, y si llega a estar aquí, Braixen, Pancham y Sylveon lucharán contra él. No vamos a dejar que haga lo que le plazca a ese desalmado. Pero Ash, júrame una cosa antes, ten cuidado, por favor, ¿vale?
Ash: Estaré bien. Haunter, vamos, el patio del laboratorio será el lugar indicado.

Antes de irse, Haunter miraba a su madre. Mismagius no puede evitar estar preocupada por su hijo, no quiere que le suceda algo malo. Haunter lo entiende, así que sonríe a su madre, ha estado entrenándose para este momento, él será quien pare los pies a Gengar y así su familia podrá vivir tranquila.

Mientras que Serena, Eureka y Misdreavus se quedan con Mismagius, Citron se queda en la puerta que va al patio del laboratorio. Ash habló con Tracey y el profesor y les contó no solo el combate que habrá entre Haunter y Gengar, también les contó lo que pasó en ciudad Verde y no quieren que pueblo Paleta pase por lo mismo, por lo que se fueron a contarlo por todo el pueblo. Tracey se fue rumbo a la casa de Ash para defender a Delia.

El cielo avisaba una fuerte tormenta, señal de que Gengar se está acercando. Ash se reunió con todos sus pokémon y les contó lo que va a pasar.

Ash: Lo que va a ocurrir no será un simple combate. Hay que defender a Misdreavus como sea. Todo esto es por ella y su familia. A Gengar no le toquéis, es objetivo de Haunter, pero quiero que detengáis a los Gastly, ellos van a tratar de romper todo lo que vean, hay que evitarlo. Charizard, tú y todos los que podáis volar, evitar que los Gastly vayan por todo el pueblo, mantenerlos a raya.

Todos estaban de acuerdo. Haunter miraba al cielo, esperando a su padre.

En las lejanías de pueblo Paleta, en el cielo, Gengar y los suyos se acercaban. Gengar, con su loca mirada y su aterradora sonrisa, querrá castigar a aquellos que han escapado de sus garras. No perdonará a nadie, ni siquiera a su familia.

Una dura, e incluso violenta batalla se está acercando. ¿Logrará Haunter defender a su familia? ¿Gengar será quien se salga con la suya?

CONTINUARÁ
#2474568 09/09/2017 12:55
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 12: Cazando fantasmas.

Se vivían momentos de tensión, de muchos nervios. Aún no habían llegado Gengar y los suyos a pueblo Paleta. Los pokémon de Ash se estaban ejercitando, y los voladores, con Charizard al mando, se preparaban para los combates aéreos.

Haunter seguía mirando al cielo, esperando a su rival, su padre, a aquel que está haciendo de sufrir a su familia. Estaba rabioso, pero también asustado, sabe de primera mano cómo es su padre y de lo que es capaz.

El profesor Oak iba de casa en casa avisando a cada uno de los habitantes de pueblo Paleta, aconsejando que no salgan de casa, que traten que los Gastly no les vean.

Tracey se quedó en casa de Ash para proteger a Delia. Su viejo Scyther se subió al tejado de la casa esperando a los fantasmas que se atrevan a molestarle.

Citron esperaba en la puerta que une el laboratorio con el patio donde se va a celebrar una batalla campal y también para que ningún fantasma entre dentro del laboratorio.

Y dentro, en una habitación, tanto Serena, Eureka como las dos fantasmas, madre e hija, esperaban que nada malo sucediera, que todo saliera bien. Serena no podía evitar estar preocupada por Ash, Misdreavus y Mismagius estaban muy preocupadas por Haunter, sobre todo Mismagius, lógicamente quien más se preocupa por su hijo es su propia madre. Misdreavus también se preocupa por su hermano, pero ahora está con su madre y es quien más le importa.

Comienzan a aparecer rayos, se escuchan los truenos, era la señal, Gengar estaba cerca. Pikachu comenzó a soltar chispas de sus mejillas, ya estaba listo, al igual que sus compañeros. El viento soplaba fuerte y empieza a caer la lluvia, que poco a poco se va intensificando. Esa lluvia a Charizard, Infernape y demás pokémon de fuego de Ash lo que hacía era aumentar sus poderes en vez de sentirse más débiles, la prueba estaba en la llama de la cola de Charizard que era más grande de lo normal.

A lo lejos, desde una distancia aún desconocida para Ash, Haunter y los demás, se escuchaban risas, unas macabras y escalofriantes risas que resonaban junto con los truenos.

Ash: Chicos, se acercan, son ellos. Observad bien por dónde vienen, pueden atacar sin avisar.

Todos estaban en posición de combate, listos para la batalla, aunque Bayleef se sentía inquieta, y Ash lo notó.

Ash:-la acaricia.-Lo sé Bayleef, es normal que estés nerviosa, pero lo estamos todos, incluso yo. No sabemos cómo acabará esto, pero vamos a hacer lo posible para que todo salga bien. Derrotemos entre todos a Gengar y a los suyos.-la sonríe.

Esa sonrisa de Ash no solo sirvió para tranquilizar a Bayleef, todos estaban tensos, pero piensan como Ash, todo tiene que salir como lo planeado. El único que no ha escuchado a Ash fue Haunter que no quitaba su vista del cielo, hasta que...:

Haunter:-gruñía con rabia.-Haunter...
Ash: ¿Qué ocurre Haunter?-miraba al cielo.-Vaya...

Ya se podía ver en el oscuro y tormentoso cielo a Gengar y a sus esbirros, una gran multitud de Gastly. Todos vieron el "comité de bienvenida" que les esperaba en el patio del laboratorio. Los Gastly descendían a gran velocidad, pero Gengar los detuvo. Era el líder quien desciende primero, lentamente, y no quitaba de su cara esa mirada y esa sonrisa de loco que tiene.

Haunter no podía evitar sentirse intimidado. La atmósfera se sentía pesada, y Ash y muchos de sus pokémon sentían escalofríos. Ash ya ha visto algunos Gengar durante su viaje, algunos que pertenecían a entrenadores con los que luchó y otros salvajes que lo que hacían era asustar pero nunca llegaban a hacer daño, pero ahora todo era diferente, ese Gengar es malvado.

Gengar toca suelo, y detrás se colocan sus leales Gastly. Entonces comienza a llover con fuerza, el viento soplaba con violencia y los rayos y truenos parecían que rompían el cielo, indicando que la batalla va a ser muy dura.

Ash daba un paso al frente, junto con Haunter.

Ash:-enfadado.-Tú no me conoces Gengar, pero yo a tí sí. Sabemos lo que has hecho, ninguno de nosotros te vamos a dejar que hagas lo que quieras, no vas a volver a hacer daño a Misdreavus, ni a Mismagius, a nadie. Ni tú ni tus Gastly lo vais a conseguir, os vamos a detener, a toda costa. Será mejor que te prepares, Haunter, tu propio hijo, será quien te frene, él sin duda es quien más ganas tiene de detenerte. Atacar a tu propia familia... eso es imperdonable... ¡es la cosa más cobarde que uno puede llegar a hacer!

Gengar se sentía un poco molesto, y sin decir nada, lanza una bola sombra a Ash, aunque Haunter es quien lo detiene usando el mismo ataque. Parecía que el ataque de Gengar era para decirle que cerrase el pico y que le estaba cansando escucharle.

Ash: Ya sabía que haría eso, no se puede hablar con él y entrarle en razón. Contra él lo que sirve es la fuerza bruta. Pikachu, chicos, id con mucho cuidado. ¡A por ellos!

Todos los pokémon de Ash y todos los Gastly se movieron, menos Haunter y Gengar que no se movieron de donde están y solo se miraban, el hijo con ira y el padre con ganas de castigarle. No se decían nada, pero esas miradas lo decían todo.

Charizard y el resto de pokémon que pueden volar alzan el vuelo y luego se separaron, al igual que los Gastly, que superan y mucho en número a los pokémon de Ash. Estaban en clara desventaja.

Pikachu luchaba con un par de Gastly pero siempre se mantenía cerca de Ash, él no quería que su entrenador y amigo sufriera algún daño, los Gastly le podrían atacar sin previo aviso. Pikachu se movía bien, esquivaba cualquier ataque de los dos Gastly pero los fantasmas también eran escurridizos.

Greninja en cambio era quien mejor luchaba, vencía a cualquier Gastly, pero cuando derrotaba a uno salían más. Ash lo pudo ver.

Ash: ¡Greninja, hagamos eso!-Greninja asiente.

Greninja se cambia de forma y rápidamente usa su shuriken de agua gigante contra los Gastly que amenaban con atacarle.

Ash: No te reserves, da todo lo que tienes.

Greninja hace girar su shuriken hasta convertirlo en uno más grande. La fuerza que genera al girarlo es como si fuese un remolino gigante y los Gastly son atrapados hasta que caen derrotados.

Ash: ¿Has visto Gengar? Considera eso un aviso.

Ni caso, a Gengar no le importaba, ni se enfadaba por ver a sus leales Gastly derrotados. Eso a Ash no le gustaba.

Ash: No solo hace sufrir a la familia de Misdreavus, es que ni siquiera le importa que los Gastly sufran daños. Es horrible, ni es un padre de familia ni un líder ejemplar.

Dentro del laboratorio las chicas escuchaban los fuertes golpes de fuera.

Serena: Ya han comenzado a luchar, rezo para que nadie salga herido.
Eureka: Espero que todo salga bien.
Misdreavus: No puedo evitar estar preocupada por mi hermano. ¿Y si mi papá le está haciendo daño?
Serena: Trata de ser positiva, ha entrenado mucho y muy duro con Ash, seguro que sabrá defenderse bien.

Mismagius no podía estar tranquila, su hijo podría salir bastante herido del combate contra su padre.

Los Gastly hacían cualquier cosa con tal de atacar a los pokémon de Ash, incluso usando trucos sucios, atacando por la espalda o en superioridad numérica. Algunos como Charizard, Sceptile, Greninja transformado o Pikachu podían superar esas adversidades sin demasiados apuros. El campo de batalla se estaba llenando de Gastly que no podían seguir combatiendo, los pokémon de Ash son muy fuertes para ellos.

A Gengar le daba igual todo, y esa malvada sonrisa de su cara no se iba, y no dejaba de ver a su hijo.

Otros pokémon de Ash tenían problemas para luchar contra los Gastly, Hawlucha era uno de ellos, le sacaba de quicio que sus movimientos no hacían efecto en los fantasmas. Noivern al ver el que es como un hermano mayor pasándolo mal decide ayudarle.

Bayleef también estaba en serios aprietos, de hecho estaba algo asustada al ver a tantos fantasmas. No era de extrañar, una noche oscura, una lluvia intensa, muchos rayos y truenos, fuertes vientos y fantasmas por todos lados. Ash notó que Bayleef estaba muy nerviosa, y no se daba cuenta de que un Gastly quería atacarla con una bola sombra por la espalda.

Ash: ¡Cuidado Bayleef!

Ash se lanza rápidamente a salvarla y lo consigue por bastante poco, aunque la explosión que generó el ataque al chocar contra el suelo hizo que Ash saliese un poco lastimado, con algunos rasguños en la cara. Bayleef se preocupó mucho, su entrenador al que tanto adora la había salvado, a riesgo de salir bastante herido.

Bayleef:-acaricia la cara de Ash con el látigo cepa.-Bay...
Ash:-la sonríe.-No pasa nada, estoy bien. Estás asustada, ¿verdad? No te preocupes, entre todos solucionaremos esto, recuerda que no estás sola, todos somos un equipo.

Ahora era Ash quien estaba de espaldas al mismo Gastly, y esta vez no atacó con una bola sombra, sino con varias a la vez. Bayleef lo veía y se asustó, pero también se puso furiosa, sin pensárselo dos veces usó su hoja afilada para impactar en las bolas sombras y luego otra vez para atacar al Gastly y dejarle fuera de combate.

Ash: ¡Uf! Menos mal que te has dado cuenta, gracias Bayleef.-la acaricia la cabeza.
Bayleef:-se siente muy feliz.
Ash: Pero esto no ha acabado, sigamos.

La batalla campal seguía, todo lo que se veía era violento, no era una simple batalla, todo era por Misdreavus y su familia, si había que atacar con más fiereza de lo normal se ataca.

Hasta Citron, con ayuda de Luxray, Bunnelby y Chespin, se quitaban de enmedio algunos fantasmas que quisieran entrar dentro del laboratorio.

En el aire el escenario era igual o incluso más violento que lo que pasaba en tierra firme. Charizard lideraba el comando aéreo de los pokémon voladores de Ash. Los Gastly se movían bien en el aire, era muy difícil darles y también verles, sus cuerpos gaseosos de color morado se camuflaban muy bien entre la oscura noche. Los pokémon voladores de Ash eran rápidos pero apenas podían hacer algo. Algún que otro lanzallamas de Charizard impactaba en algún Gastly, pero eran muchísimos.

Y no solo eso, los Gastly podían usar ataques eléctricos, lo peor para Charizard, Talonflame y los demás. Y al estar empapados no podían hacer nada para evitar esos rayos, por mucho que hayan entrenado con Pikachu.

Charizard, lejos de sentirse débil no solo por la lluvia, sino también por recibir los ataques eléctricos de los Gastly, se estaba cabreando, como si le estuviesen hiriendo su orgullo.

Los Gastly seguían atacando hasta arrinconarles, los pokémon voladores de Ash estaban rodeados. Los locos Gastly se sentían confiados, se reían, estaban como ellos querían, sin poder escapar, ni volando hacia arriba ni hacia abajo, y amenazaban por soltar una gran descarga eléctrica que podría significar el fin de Charizard y los demás.

Hasta que Noctowl, el brillante pokémon búho de Ash, alza el vuelo para sorpresa de sus compañeros que parecían decirle que se detuviera. Los Gastly fijaron su objetivo en Noctowl, no iban a dejar escapar una presa tan fácil.

Es entonces que sus ojos brillan intensamente y salen unos rayos rojos que se dirigían hacia los Gastly. No parecía atacarlos ni se sentían mal, pero no era un simple ataque. Lo que había hecho era usar su ataque profecía.

Nada más hacer su ataque, los Gastly le atacaron con los ataques eléctricos. Le dieron de lleno. Charizard y los demás se quedaron impactados, su compañero se había sacrificado para ayudarles. Lo que Noctowl hizo fue hacer que los Gastly fuesen perfectamente visibles, la visibilidad ya no era un problema.

Ash miró al cielo y vio que Noctowl caía en picado, totalmente rostizado. Por fortuna consigue atraparle antes de chocar contra el suelo.

Ash:-furioso.-Malditos Gastly, maldito Gengar, todo es por culpa de ellos. Gracias Noctowl, has recordado lo que hiciste contra Morti en ciudad Iris, ahora descansa, tus amigos harán el resto.

Charizard y los demás se llenaron de ira por la derrota de su compañero, no iban a tener piedad sobre los Gastly.

Ahora eran los fantasmas los que apenas podían esquivar los ataques, ahora ellos estaban huyendo, uno a uno iba cayendo, los ataques que recibían estaban llenos de furia, lanzallamas, golpes aéreos, pájaros osados eran los movimientos que se veían y solo se escuchaban los gritos de dolor de los Gastly.

Consiguieron devolver la jugada, ahora los Gastly son los que estaban rodeados. La llama de la cola de Charizard se pone más grande y lanzó un lanzallamas más poderoso de lo normal que impacta en los fantasmas hasta derrotarlos a todos.

La batalla aérea se decantó del lado de los voladores, y gracias a Noctowl.

Ash: Cada vez quedan menos, y ni Haunter ni Gengar se han movido de donde están. Supongo que su pelea solo dará comienzo cuando hayamos derrotado a todos los Gastly.

Poco a poco, ya sea en solitario o haciendo equipo con algún compañero, los pokémon de Ash derrotaban a los Gastly. Solo faltaba uno, que veía que todos sus compañeros de especie estaban tirados por el suelo derrotados. Pikachu se le acerca soltando chispas de sus mejillas, y rápidamente usa su rayo, derrotando al último Gastly.

Ash, con Noctowl en sus brazos, Bayleef y Pikachu a los lados y detrás todos los demás, desafiaban con la mirada a Gengar.

Ash: Ya has visto lo que hemos hecho, no vas a hacer lo que te venga en gana, no vas a hacer daño de nuevo ni a Misdreavus ni a Mismagius. Ahora es tu turno de ser vencido, pero no seremos ni yo ni mis pokémon, será tu propio hijo quien te detenga.

Gengar se reía de forma loca, sus leales Gastly han sido derrotados pero le da lo mismo. Qué más dará que pierdan si con eso puede hacer lo que quiera con toda la familia, eso es lo que podría decir Gengar.

Haunter comienza a decirle algo, lleno de furia, le estaba diciendo que va a vencerle, que no volverá a hacer daño a su madre y a su hermana.

Y en cuestión de un segundo, Gengar aparece de repente frente a Haunter y le da un fuerte puño sombra. El puñetazo fue tan rápido y fuerte que Haunter salió disparado y chocó contra un árbol.

Ash: ¡Haunter!

Solo un golpe ha sido suficiente para demostrar el nivel de Gengar, no ha dudado ni un momento en golpear y de forma severa a su propio hijo.

El destino de Mismagius y de Misdreavus estaba en manos de Haunter, todo depende de él, o logra pararle los pies a su padre o tendrá que ver cómo las hace sufrir.

Y no quiere que lo segundo pase.

CONTINUARÁ
#2485306 20/01/2018 13:37
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 13: Recuerdos familiares.

Se vivían momentos de mucha tensión, de nervios, y también de miedo. Ash, Citron y los pokémon eran testigos de la pelea entre padre e hijo.

Por suerte dentro del laboratorio las chicas no veían nada, pero ya sabían que la pelea entre Haunter y Gengar ya ha dado comienzo por la ausencia de ruidos realizados por Pikachu y los demás.

Eureka: Serena... no escucho a Pikachu ni a Greninja atacar. ¿Qué crees que habrá pasado?
Serena: Habrán terminado su papel en todo esto, ya habrán ganado a los Gastly. Y ahora...-preocupada.-El verdadero combate, el que decide todo, ha empezado.
Misdreavus:-nerviosa.-Hermanito... espero que estés bien, ten cuidado.

Todas estaban que se morían de los nervios, y sin duda Mismagius estaba sufriendo por el bienestar de su hijo.

Afuera, Gengar se sentía victorioso, el primer golpe del combate se lo ha hecho a su hijo. Haunter se reponía del puñetazo oscuro recibido y gritando de furia se va contra su padre con un puño sombra.

Pero Gengar de nuevo le golpea, y no solo con un golpe, ahora le estaba dando muchos puños sombras. El padre le estaba dando una soberana paliza, como si le estuviese castigando por ser un hijo malo.

Además de que gozaba golpear a su hijo.

Ash estaba muy tenso, en parte quería ayudar a Haunter, pero no debía, no era su pelea, era la de Haunter. Muchos pokémon estaban como él, Greninja estaba de brazos cruzados viendo con tensión la batalla de los dos fantasmas, pero Pikachu...

Pikachu:-estaba por lanzar un rayo.
Ash:-le agarra aun teniendo a Noctowl.-No lo hagas Pikachu.
Pikachu:-le gritaba.- ¡Pikapi... pika pikachu!
Ash: ¡Te digo que no! No intervengas en su lucha, esto lo tiene que decidir él. Todos estamos preocupados por él, pero lo único que tenemos que hacer es mirar, no debemos ayudarle por mucho que queramos.

La paliza que estaba dando Gengar a Haunter era severa, muy fuerte, tanto que Haunter se estaba hundiendo en la tierra debido a la fuerza de los puñetazos de su padre.

Mientras recibía los golpes, comenzó a recordar momentos de su vida.

Empezó a recordar el momento en que vio por primera vez a su hermanita, una pequeña Misdreavus que lloraba como un bebé, pero que era consolada por su madre. Una vez tranquila, Mismagius le enseña a su hermanita. Haunter no sabía cómo reaccionar, pero Misdreavus al ver a su hermano mayor comenzó a reirse. Eso le hizo sonreir.

Otro momento era de ambos hermanos juntos. Misdreavus estaba sobre un campo de flores, era de noche y miraba las estrellas. Ella estaba feliz, Haunter solo la observaba, pero le gustaba verla tan contenta.

Otro recuerdo era de Misdreavus siendo atacada por varios pokémon que viven en los bosques y que son peligrosos, unos Ariados amenazando con veneno, Vileplume con paralizador, Beedrill y demás. Ella estaba rodeada y asustada, pero en eso Haunter aparece y les ataca a todos, que salen huyendo. Ella se sentía feliz de tener un hermano que la protegerá de cualquier peligro.

Y por último otro recuerdo, y este bastante más reciente y no tan bonito como los otros. Este era la primera vez que vio a su padre pegando a su madre. Misdreavus se aterrorizó. Haunter, sin dudar, se lanzó a por su padre, pero recibió un golpe. No era lo suficiente fuerte como para defender a su madre.

Ese último recuerdo es lo que le enfureció. Haunter consigue agarrarle los puños de su padre para que dejara de golpearle y lanza una bola sombra desde su boca. Gengar no podía hacer nada para esquivarlo y recibe el golpe, momento perfecto para que Haunter pueda salir y tomar un poco de aire, la paliza que estaba recibiendo le ha sentado bastante mal.

Gengar se sacudía la cara, Haunter le miraba con furia. El combate vuelve a reanudarse. Gengar le lanzaba las bolas sombras, pero Haunter esquivaba y cuando tenía oportunidad usaba el mismo ataque, y se aseguraba de acertar a su padre. Ahora el combate estaba mucho más parejo, incluso se podría decir que Haunter llevaba ventaja, pero todos los que estaban de testigos no querían cantar victoria, mantenían la seriedad.

Ash: Poco a poco, así vamos bien, pero con paciencia. Haunter ahora está muy bien. No sé bien lo que le habrá pasado para que esté luchando así, hace unos segundos estaba siendo golpeado, ahora han cambiado las cosas. Sigue así Haunter, nadie mejor que tú para detener a tu padre.

Haunter y Gengar luchaban por todo el patio del laboratorio, ya sea cerca del suelo o en el aire. En ambos casos la pelea era frenética, no había un segundo de descanso, y cualquier error, por muy mínimo que sea, puede ser fatal, los dos fantasmas no dejaban de mirarse.

Bolas sombras, puños sombras, esos eran los movimientos que se veían, y a cada rato parecían ser más poderosos, esa lucha los hacían más fuertes a los dos.

Haunter se veía capaz de vencer a su padre, sus golpes acertaban en su objetivo, aunque Gengar también golpeaba, pero su hijo parecía ir a más, su padre le ataca y él le devuelve el ataque con más fuerza. Pero Gengar no caía, ni siquiera parecía cansarse.

Y eso a Ash no le gustaba.

Ash: Tengo una extraña sensación. ¿Puño sombra, bola sombra? ¿Por qué Gengar solo ataca con esos dos ataques? Y además no le veo agotarse. Espero que solo sean cosas mías, pero esto no me está gustando.

Y en efecto algo pasaba. Gengar no se cansaba, todo lo contrario que Haunter, que ya comenzaba a mostrar síntomas de cansancio. No tenía la misma fortaleza que su padre.

Gengar esbozaba una enigmática sonrisa. Parece que tiene algo en mente.

Haunter se lanzaba con un puño sombra, y justo antes de golpearle, Gengar sorprende a todos con un ataque de fuego. Una gran bola de fuego oscuro cubrió a Haunter, que se quejaba del dolor de las llamas a pesar de la lluvia que estaba cayendo. Ese ataque era...:

Ash: ¡Fuego fatuo! ¡Ya decía yo que ese Gengar estaba muy tranquilo, lo ha usado cuando menos nos lo esperábamos! ¡Haunter!

Haunter cayó al suelo quejándose de dolor debido al espectral fuego fatuo. Los gritos que daba retumbaban por todos lados, hasta dentro del laboratorio, donde todas se preocuparon.

Serena: ¿Qué está pasando ahí fuera? Esos son los gritos de Haunter.
Misdreavus: Hermanito... ¡Hermanito!
Eureka: Serena... esos gritos no me gustan.
Serena: Ni a mí. Espero que no sea nada serio. Espero que Ash esté bien, no puedo evitar estar preocupada por él.

No sabían lo que estaba pasando fuera, ni por qué Haunter gritaba de dolor. Mismagius sintió que no era nada bueno, su hijo lo estaba pasando mal.

Haunter apenas se podía mover por culpa de las quemaduras, y era presa fácil para Gengar, que le golpeaba tanto con puño sombra como con bola sombra.

Antes el combate estaba igualado, incluso Haunter parecía tener un poco de ventaja, pero ahora es Gengar quien tiene todo el control, disfrutando golpear a su hijo. A pesar de los golpes y de las quemaduras, Haunter aún no se rendía, sabe que si cae derrotado su madre y su hermana correrían peligro, y no está dispuesto a que pase eso. Pero a duras penas se podía poner en pie, o flotando en su caso.

Ash: Maldita sea, Gengar lo tiene como quiere.-apretaba los puños de rabia.- ¿Acaso no hemos entrenado lo suficiente, no lo he hecho bien? ¿Es que Gengar va a hacer lo que le venga en gana? ¡¿Es que vamos a permitirle que ponga sus manos en Misdreavus y su madre?! ¡Oye tú, Gengar, eres un cobarde, nunca he deseado el mal a nadie pero ojalá te pase lo peor, maldito!

A Gengar le molestaba que Ash estuviese furioso y le lanza una bola sombra. Haunter casi ni se podía mover, pero Pikachu estaba ahí para bloquearlo con su bola voltio. Tanto Pikachu como los demás estaban enrabietados, antes de que Gengar vaya a por la hija y madre fantasmas tenía que enfrentarse a ellos. Pero Haunter les gritó a todos, esto era asunto suyo.

Ash: Chicos, aunque queramos, esto es cosa de Haunter, confiemos en él, eso es lo que debemos hacer. Haunter, no te rindas. ¿Qué te duele más, unas llamas, o que tu familia sufra? Sabes darme la respuesta, ¿verdad?

Las llamas del fuego fatuo le hacían daño, pero Haunter no quería ni imaginarse a su madre y a su hermana siendo presas de su padre. Entonces carga dos bolas sombras de gran tamaño y va hacia Gengar a gran velocidad. Lanzó una bola sombra pero Gengar la esquivó, y rápidamente lanzó la otra y esta vez sí le golpeó, formando una explosión. Fue un golpe terrible.

Pero al despejarse la humareda, Gengar estaba flotando, eso sí, herido, pero lejos de caer derrotado. Esas bolas sombras enormes las lanzó con muchas fuerzas, Haunter gastó mucha energía, que se iba mermando, y más con las quemaduras. Le costaba respirar, no sirvió de mucho su ataque.

Gengar se elevó, riéndose con maldad. Estaba preparando el golpe definitivo, y Haunter no se podía mover.

Ash: ¡Haunter, haz algo rápido, no dejes que te derrote!

Gengar abrió la boca lentamente, sea lo que iba a hacer, sería el ataque final.

Dentro del laboratorio, todas intuían que algo malo estaba pasando. No decían nada, estaban de los nervios, rezando para que la lucha acabe con victoria de Haunter.

Mismagius empezó a pensar, a recordar cosas, de su hijo.

Tuvo el recuerdo de ella a solas en una cueva, y con ella un huevo, que lo cuidaba como su mayor tesoro, y de ese huevo nació un pequeño Gastly, que al verla sonrió. Su hijo había nacido.

Tuvo otro recuerdo, gracioso, ese pequeño Gastly estaba comiendo como un zampón una montaña de bayas, y ella le regañaba. El pequeño Gastly se apenó, no quería que su madre se enfadara con él, y como disculpas, le entrega a su madre una baya para que coma con él. Ella solo le sonrió.

Y luego llegó un momento importante, ese pequeño Gastly evolucionando a Haunter. Ella se sentía orgullosa, su hijo había crecido. Puede que crezca y madure, pero seguirá siendo su niño.

Fueron muchos momentos que compartieron madre e hijo. Fue él quien pudo agarrar a su madre y escapar de las garras de Gengar, escondiéndose para no ser vistos, siendo alimentada por su hijo, tratando de aguantar el veneno que tenía en su cuerpo, y sin parar de pensar en su hija.

Mismagius se levantaba de la cama, y rápidamente se marchó.

Misdreavus: ¡Mamá, a dónde vas!
Serena: ¡No debemos dejar que salga al patio!
Misdreavus: Mi pequeño...
Serena: ¿Qué dices?
Misdreavus: Mamá ha dicho eso, "mi pequeño"...
Serena: ¡Va a ayudarle!
Eureka: ¡Pero... todavía está herida!
Serena: ¡Mismagius, detente!

Mismagius estaba decidida a todo. Citron vio que se estaba acercando, iba a salir fuera.

Citron: ¡Qué, oye, no salgas, no debes ver lo que está pasando!-lógicamente le ignoró.- ¡Mismagius espera!
Serena:-venía detrás corriendo.- ¡No por favor, vuelve aquí!
Misdreavus:-gritando.- ¡Mamá no!

La madre fantasma vio a su hijo, sin casi moverse, y encima de él a Gengar con la boca abierta. Sin pensárselo dos veces se pone frente a su hijo.

Ash: ¡Qué hace ella aquí! ¡Mismagius, vete!

El ataque de Gengar dio comienzo, de su boca salió montones de bolas oscuras de apariencia venenosa, la bomba lodo, el ataque que causó el envenenamiento a Mismagius.

Haunter la estaba gritando, diciéndola que se apartara, que se fuera.

Mismagius volteó la cara, le miró y le sonrió, como una madre a su hijo.

La bomba lodo impactó en ella, incontables bolas venenosas la golpeaban, la estaba bombardeando, los golpes eran terriblemente duros. Todos vieron la cruel escena que acaban de presenciar, nadie daba crédito a sus ojos. Citron impidió que Eureka viera todo, Ash y sus pokémon estaban rabiosos, Serena agarró a Misdreavus, que lloraba sin poder ser consolada.

Y a Gengar, cómo no, riéndose.

Misdreavus: ¡Mamá!

Haunter vio a su madre cayendo lentamente, desplomándose contra el suelo. No se movía.

Serena:-llorando.-No puede ser...
Misdreavus: ¡Mamá, mamá!

Haunter se acercaba a su madre, la tocaba, pero no respondía. Puso sus ojos en blanco y comenzó a dar gritos desgarradores. Su madre se había sacrificado por él.

CONTINUARÁ
#2488493 11/03/2018 13:51
20
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 14: Despedidas y promesas.

Ash:-furioso.-No me lo puedo creer, Mismagius ha dado su vida por Haunter... ¡Gengar, es la madre de tus hijos, todo esto es culpa tuya!

Haunter seguía gritando, el fantasmal cuerpo de su madre estaba en el suelo frente a él, y sin mostrar signos de vida. A Haunter le dolía mucho más que su madre haya dado su vida con tal de salvarle que unas simples quemaduras. Es tan grande la rabia que tiene que en sus manos empezó a generarse una energía oscura, más oscura que ese cielo tormentoso.

Sin dejar de dar gritos que podrían partir el cielo, con los ojos en blanco y sin que la lluvia pueda disimular su llanto, Haunter se eleva levemente. Esa energía oscura cada vez era más visible.

Citron: ¿Qué es lo que pasa ahora?
Serena:-con una desconsolada Misdreavus en sus brazos.-Creo... que eso es pulso umbrío, pero es más oscuro que el que usa Pancham.
Citron: Quizá sea porque Haunter está furioso y enrabietado, es como si sus sentimientos lo oscureciesen más.

El ataque de Haunter daba miedo, tanto que incluso Gengar se sentía intimidado, es como si ese pulso umbrío tuviese vida propia. Dicho de otra forma, era la manifestación física de la rabia, de la furia y de la tristeza de Haunter.

Y de un rápido movimiento, Haunter lanzó el pulso umbrío hacia Gengar, era un cañonazo que lanzó desde sus oscuras manos e iba a gran velocidad. Gengar usaba sus bolas sombras para detenerlo, pero era imposible parar ese fiero ataque, por lo que al final lo recibió, creando una potente explosión, tan fuerte que algunos Gastly que fueron vencidos salieron volando.

Y de pronto, todos vieron que Gengar caía al suelo incosciente. La batalla había finalizado. Pero eso no era lo importante.

Misdreavus se soltó de los brazos de Serena y se fue donde estaba tirada su madre. A Haunter se le volvió la mirada y junto con su hermana lloraban. Los demás se acercaban, viendo la terrible escena de dos hermanos llorando a su madre.

Ash:-rabioso.-Todo esto pudo evitarse...
Serena:-no era capaz de decir nada.
Citron: De por sí Mismagius no estaba bien del todo, pero... ahora...
Eureka: ¡Hermanito, sálvala, usa alguna poción, rápido!
Citron: Eureka...

Algunos Gastly se recuperaban, y vieron a su líder inconsciente. Haunter los vio y les gritó. Los Gastly se asustaron y cargaron a Gengar, y rápidamente se marcharon, sabían que si se quedaban un segundo más no lo contarían.

Ash se acercó a Mismagius y la cargó en sus brazos.

Ash: Vamos a llevarla dentro. Maldición, se está poniendo muy fría...
Citron: Pero Ash...
Ash: ¡Algo podemos hacer en vez de quedarnos aquí lamentándonos!
Misdreavus: ¡Ash, por favor, haz que se ponga bien, yo la quiero mucho!
Ash: Tenemos que actuar rápido. ¡Citron, busca al profesor, rápido, él sabrá lo que podemos hacer!
Citron: ¡Vale!
Serena: Pero... Ash, ha recibido ese ataque...
Ash: ¡Se va a salvar!

Ash estaba desesperado, no quería decirles a nadie lo que de verdad estaba sintiendo. Era quien llevaba a Mismagius y notaba que no estaba bien, ya pasó por algo similar hace un tiempo, cuando aún viajaba con Misty y Brock, cuando se encontró con cierto pokémon legendario que viaja por el tiempo.

Ash: Mismagius, ni se te ocurra morir, están aquí tus hijos, vivos, y tienes que estr con ellos. Tu hijo ha luchado bien y ha vencido a su padre, y tu pequeña hija... está sufriendo, y no quiero verla así, por favor, sigue luchando, vive.

La llevaron a su habitación, cada vez estaba peor, no se despertaba, no respiraba, no hacía nada. El profesor Oak llegó lo más rápido posible, pero por mucho que trataba de curarla, no había respuesta. La situación era desesperante.

El resto esperaba fuera de la habitación, la espera era horrible para todos. Pero Haunter no aguantaba un segundo más y entra a la habitación. Los demás hicieron lo mismo.

Oak: ¡Qué hacéis, os dije que me esperéis fuera!
Ash: No podemos. Queremos estar con ella.

Haunter se acercó a su madre, la suplicaba que se despertara, estaba llorando como un niño, tenía sus garras en su madre, y un misterioso brillo blanco recubría a ambos.

Ash: ¿Pero qué?
Serena: ¿Qué está pasando?
Misdreavus: Mamá... hermanito...
Oak: ¿Acaso... es lo que estoy pensando?
Citron: ¡Lo es! ¡Haunter está usando divide dolor, el famoso ataque de los Misdreavus y los Mismagius, Haunter está compartiendo su vida con su madre!
Serena: ¡¿Cómo es eso posible?!
Citron: ¡De alguna forma Haunter lo ha heredado, y no se habrá dado cuenta hasta ahora!
Ash: ¡Misdreavus, has oído, tu hermano la está salvando!
Misdreavus:-estaba muy feliz.
Citron: Pero... no sé si será suficiente, Mismagius está en peligro de muerte, y Haunter tampoco tendrá mucha energía. Si usa demasiada energía vital para salvarla, puede que Haunter...
Misdreavus:-llorando.- ¡No, no quiero perder a los dos, son mi familia, los quiero!
Ash: No, Haunter se salvará, y tu madre también. Los dos seguirán contigo.

Esperaban a que un milagro suceda, Haunter lo daba todo por su madre, dando toda su energía, hasta que no pudo más y acabó desmayado.

Ash: ¡Haunter!
Misdreavus: ¡Hermanito...!
Citron: Ahora solo falta ver si ha servido de algo.
Serena: Espero que sí.

Momentos de mucha tensión, de sufrimiento, esperando a que Mismagius muestre algún signo de que sigue con vida.

Y eso pasa, lentamente abría los ojos. Se había salvado. Todos se alegraron, salvo el inconsciente Haunter.

Ash: ¡Se ha despertado!
Serena: ¡Haunter lo ha conseguido!
Misdreavus:-llorando de felicidad sobre su madre.- ¡Mamá, estás viva!
Oak: No pensé que esto pudiera pasar. Es verdaderamente un milagro. Ahora todo irá bien. Voy a curar a ambos.
Ash: Deje que nosotros también ayudemos, profesor.
Oak: Yo ya estoy muy viejo, un poco de ayuda no me vendría mal.

Así, entre todos, curaron a madre e hijo fantasmas. En esa noche, los dos dormían juntos. Haunter estaba roncando y su madre, a su lado, ya bien despierta, mirándole y sonriendo.

La familia, al fin, puede sonreir.

Han pasado varios días desde entonces, hasta que Haunter y Mismagius estuviesen totalmente recuperados, aunque en el caso de Mismagius fue una recuperación lenta. Hasta ese día, Misdreavus y Haunter jugaban juntos, y la fantasmita era todo alegría, y esa alegría contagiaba a todos.

Pero Serena no estaba muy contenta, pensaba que todo acabó.

Y entonces, un día, en la casa de Ash llaman a la puerta. Quien había llamado era, o eran...:

Ash: Oh... vosotros...
Serena:-ni se atreve a mirar.
Citron: ¿Ya está todo bien?
Misdreavus: Sí. Hemos venido para deciros adiós.
Eureka: ¡Pero por qué os váis, quiero seguir jugando con vosotros!
Misdreavus: Quiero agradeceros a todos lo que habéis hecho por mí y mi familia. Va a ser algo que jamás voy a olvidar. Pero ya todo lo malo ha pasado, yo... me tengo que ir.
Ash:-se le veía que iba a romper el llanto.-Es normal, querrás pasar tiempo con tu madre y tu hermano, ¿no?
Misdreavus: Sí... Ash... no sé... estoy tan agradecida... tú...-llorando.-Ojalá mi papá hubiera sido tan bueno como tú...
Ash: No Misdreavus, yo solo hice lo que tenía que hacer...
Misdreavus: Tú me has ayudado mucho porque es lo que querías, no lo que debías, tu corazón me lo dice. Ojalá todos sean como tú de bueno, es normal que haya gente que te quiera.
Ash: Yo... Misdreavus... presiento que he cambiado desde que nos hemos conocido, he sentido cosas que jamás he sentido, y... aunque ya sabía que este momento iba a llegar, es muy duro ver que te vas con tu familia. Pero ahora podrás ser feliz con ellos.
Misdreavus: Gracias por todo Ash, siempre te recordaré...-mira a Serena.-Serena...
Serena:-sigue sin mirarla.
Misdreavus: Por favor Serena, mírame...
Serena:-no podía ni hablar.-Yo... no pensé que...
Misdreavus: Lo sé, para mí, para todos lo es, no quiero despedirme pero tengo que hacerlo.
Serena:-rompe a llorar.- ¡Pero yo te quiero Misdreavus, no sabes lo feliz que he sido contigo, sé que soy egoísta al pensar que quiero que nos quedemos juntas para siempre, pero qué hay de malo en desear eso! Pero... se me rompería el corazón si te alejo de tu madre y de tu hermano. Habéis sufrido mucho... por mucho que me duela, tienes que estar con ellos...
Ash:-se veía preocupado por Serena.
Misdreavus: Serena...-va a sus brazos.-Gracias por todo el cariño que me has dado, aunque extrañaba a mi mamá, tú has sido como otra mamá para mí. Yo también te quiero mucho... te echaré de menos...
Serena:-llorando.- ¡No quiero que digas que me vas a echar de menos! ¡Sé que algún día nos veremos de nuevo, me gustaría que viajes conmigo, que participemos en los tripokalon, seguro que a todo el mundo le encantará verte!
Misdreavus: ¡Serena, yo también quiero viajar a tu lado! Pero tengo que pasar el tiempo con mi familia ahora. Pero... pasado un tiempo y pueda valerme por mí misma, y si tú no has cambiado de opinión... me gustaría estar contigo.-la agarra las manos con su melena.
Serena: Entonces... ¿lo prometemos? ¿Prometemos que nos veremos otra vez?
Misdreavus: ¡Sí!
Serena: Mismagius, Haunter, ¿qué pensáis?

Tanto madre y hermano aceptaron sin problemas, una vez que Misdreavus haya crecido puede irse con ella.

Serena: Gracias, ya sabéis que la quiero mucho.
Ash: Haunter...-extiende el brazo con el puño cerrado.-Ahora sois felices, pero cuida a tu familia, sé que tu madre y tu hermana están orgullosas de tí, al igual que yo. Confío en tí.

Haunter le devuelve el gesto, estaba agradecido, si no se hubiera fortalecido gracias a Ash quién sabe lo que hubiese pasado.

Mismagius les dijo algo a sus hijos, parecía que ya era hora de irse.

Misdreavus: Lo sé mamá. Chicos, una vez más, muchas gracias por todo.
Serena: A tí Misdreavus, cuídate, recuerda la promesa.
Misdreavus: Nunca la olvidaré. Hasta pronto.

Los tres fantasmas alzan el vuelo, despidiéndose de unos humanos que jamás van a olvidar, y con la promesa de que Misdreavus y Serena volverían a verse.

Serena: Hasta pronto... mi pequeña y adorable Misdreavus...
Ash: Serena...-ponía una mano en su hombro.- ¿Estás bien?
Serena: Ash, no te preocupes por mí, estaré bien.

Ash sabe que ella es quien peor está.

Los fantasmas volaban rumbo a una nueva vida, pero Misdreavus miraba al ya lejano pueblo Paleta, un lugar donde ha visto que la esperanza nunca se ha de perder.

La despedida de Misdreavus y su familia afectó a todos, y sin duda Serena era la más afectada. Han pasado unos pocos días y ninguno estaba con buenos ánimos. Serena se quedaba mirando por la ventana, al cielo, con la mirada casi perdida. Ash no sabía qué hacer para tratar de cambiarle de cara, y tampoco le gustaba verla así.

Un día, Delia quiso que la acompañase a hacer unas compras, y Eureka se fue con ellas, así podrían distraerse con otras cosas.

Pero en casa:

Citron: Hace tiempo que no hablo con mi padre. Debería llamarle. ¿Puedo?
Ash: Claro, usa el videoteléfono.

Citron estuvo hablando con su padre y...

Mientras, Serena, Eureka y Delia regresaban a casa después de las compras.

Delia: Por lo menos os habéis distraído un poco, ¿no? Alegrad un poco esas caras.
Serena: Eso intento, pero es que...-mira al cielo.-Me pregunto lo que estarán haciendo, sé que después de todo lo que ha pasado van a estar bien, pero no puedo evitar echarles de menos, sobre todo a ella. Pobrecita...
Eureka: Yo también la echo de menos, es que era muy mona.
Serena: Cuando vino a despedirse, estaba tan feliz, pero tan triste...-se le escapaba una lágrima.-Es que la quería mucho...
Delia: Pero tenía que irse con su mamá, es muy pequeña. Además, os habéis prometido volver a veros cuando sea un poco más mayor, ¿no?
Serena: Ya, pero quién sabe el tiempo que va a pasar, o puede que otro entrenador la encuentre y la atrape. Me aterra pensar en la idea de no volver a verla nunca más.
Delia: Tú alegra la cara, os volveréis a ver cuando menos te lo esperes, y hazlo también por Ash, creo que está preocupado por tí.
Serena: Lo sé, a él también le ha dolido separarse de ella. Él se ha comportado... como un verdadero padre para Misdreavus.
Delia: Mi hijo como un padre... lo que ha crecido mi niño.
Eureka:-con un poco de maldad.-Y a Serena le gusta que sea así, ¿a que sí?
Serena:-un poco sonrojada.-Bueno...
Delia: Querida, ahora tienes que pensar en estar con él. Como estáis los dos muy afectados tenéis que estar muy unidos, hablar de vuestras cosas, de vuestras preocupaciones. Seguro que os vendrá muy bien.
Serena: Sí, es verdad. Tenemos muchas cosas de las que hablar.

Serena se alegra un poco. De poco sirve preocuparse de Misdreavus y su familia, ya hicieron lo que tuvieron que hacer. Ahora debe tener en mente a Ash.

De vuelta en casa con los chicos, algo ha tenido que pasar. Citron terminó de hablar con su padre y se sentó en el sofá de casa con cara de no querer hablar. Ash pudo escuchar la conversación.

Ash:-serio.-No hay otra opción.
Citron: No.
Ash: ¿Cómo se lo va a tomar Eureka?
Citron: Ya sabes cómo es ella, pero no tenemos otro remedio.
Ash: Citron, eres el líder del gimnasio, no puedes decir que no.
Citron: Ya lo sé Ash, es solo que...

Justo llegan las chicas a casa, y vieron el panorama.

Delia: ¿Vosotros también estáis con mala cara? Teníais que haber venido con nosotras de compras.
Ash: No, no es eso, es solo...-mira a Citron.
Eureka:-preocupada.-Hermanito...
Serena: Ash, ¿qué ha pasado?
Ash: Mejor que lo diga él.
Eureka:-se agarra del pantalón de su hermano.- ¿Qué pasa hermanito?
Citron:-la acaricia la cabeza.-Tenemos que regresar a casa.
Eureka: ¿Qué, regresar?
Citron: Sí, he llamado a papá para contarle que estamos bien, pero me ha dicho que debemos volver.
Eureka: Espera...-se separa de él.-¿Estás diciendo que tenemos que separarnos de Ash y Serena?
Citron: Sí.
Eureka: No... no quiero. ¡Quiero quedarme aquí con ellos!
Citron: Papá ha tratado de localizarme desde hace unos días. Me ha dicho que se va a celebrar una importante reunión en la que debemos estar los líderes de gimnasio de todo Kalos, y no puedo faltar.
Eureka: ¡Que vaya a esa estúpida reunión Citroid, quiero quedarme con Ash y Serena y seguir viajando con ellos!
Citron:-gritando- ¡¿Es que crees que quiero irme y separarme de ellos?! Eureka, no puedo mandar a Citroid a que vaya, por mucho que me haya reemplazado en el gimnasio durante el viaje con Ash y Serena, pero sigo siendo el líder del gimnasio de ciudad Luminalia, y tengo responsabilidades que no debo fallar.
Eureka:-llorando.-Pero... ¡yo quiero a Ash y a Serena, nos lo hemos pasado muy bien con ellos! ¡Y por qué tengo que regresar yo también!
Serena: Citron, si quieres podemos estar al cuidado de Eureka, como cuando tuviste que regresar a Luminalia para prepararte del combate contra Ash. Podemos estar con ella hasta que regreses.
Citron: No es que no confíe en vosotros, pero es una orden de nuestro padre, no quiere que estemos separados.
Eureka:-se abraza con Serena.- ¡Quiero estar con vosotros!
Serena: Eureka...

Lo que estaba pasando en casa de Ash era muy similar a la despedida de Misdreavus, eso es lo que les pasaba en la cabeza a Ash y a Serena.

Serena: Tienes que irte con tu hermano.
Eureka:-casi no podía hablar por culpa del llanto.-¡Pero... es que soy muy feliz con vosotros... quiero verte actuar en los tripokalon con esos vestidos tan bonitos que te pones... y ver a Ash entrenar y combatir en los gimnasios con tanta energía...!
Serena:-se pone a su altura.-Si tanto quieres estar con nosotros hagamos una promesa. Volveremos a vernos y viajaremos todos juntos de nuevo. Cuando menos te des cuenta estarás con nosotros, ¿vale?-la sonríe.
Eureka:-la abraza con toda la emoción.

Para Eureka separarse de sus amigos a los que considera sus hermanos mayores le duele mucho, pero sigue siendo una niña pequeña y tiene que aprender lo duro que es decir adiós, sobre todo a aquellos que tanto quiere.

Ash:-pone una mano en el hombro de Citron.-Sé que nos volveremos a ver.
Citron: Lo sé Ash.

Como era muy tarde, los hermanos rubios se despedirían al día siguiente.

Citron: Bueno, ya es hora de irse.
Serena: Tened cuidado en el vuelo.
Ash: Sí, y llamadnos cuando ya estéis en ciudad Luminalia.
Citron: Lo haremos. Señora Delia, muchas gracias por habernos abierto la puerta de su casa, disculpe si la hemos molestado.
Delia: En absoluto, ha sido todo un placer. Podéis volver aquí cuando queráis, las puertas están abiertas para los amigos de mi hijo.
Citron: Gracias. Ash, Serena, gracias por todo, el viaje que he tenido con vosotros me ha hecho ser mejor entrenador, pero sobre todo mejor persona. He aprendido mucho de vosotros. No olvidaré jamás todo lo que hemos vivido.
Ash: Yo tampoco lo olvidaré, ha sido el mejor viaje que he tenido nunca. Nosotros también queremos daros las gracias.
Eureka: Me duele separarme de vosotros...
Serena: Y a nosotros, pero recuerda lo que te dije ayer, no olvides la promesa.
Eureka: Lo sé. Ah, Serena, ¿podrías prometerme algo también?
Serena: Claro, dime.
Eureka: Pero agáchate, que nadie se entere.
Serena: Bueno, vale.-se agacha.
Eureka:-la susurra al oído.-Prométeme que cuando nos veamos de nuevo Ash sea tu novio.
Serena:-sonrojada.- ¡Eureka!
Eureka:-se ríe.- ¡Me lo has prometido, y las promesas no se rompen!
Citron: Tenemos que irnos, nuestro vuelo despega en ciudad Verde y no debemos perderlo.
Ash:-extiende su brazo.-Nos veremos de nuevo.
Citron: Claro que sí.-junta su puño con el de Ash.

Serena y Eureka, y también Pikachu y Dedenne, se unieron a los dos chicos.

Ash: Chicos, esto no es una despedida, así que no digamos adiós, es solo que nuestros caminos se separan, pero se volverán a cruzar.
Serena: Eso es, aún tenemos que hacer realizar nuestros sueños.
Citron: Tenemos que seguir esforzándonos.
Eureka: Yo me esforzaré para buscar una buena esposa para mi hermanito.
Citron: Tenías que decirlo, ¿verdad?
Ash: Pues no nos rindamos hasta el final chicos.

Todos alzan al cielo sus puños. Los rubios se marchan, dejando a Ash y a Serena. Se separan, pero prometieron encontrarse de nuevo algún día, la amistad siempre perdurará en el tiempo.

Y así, la tranquilidad en la casa de Ash vuelve a la normalidad, algo que suena muy extraño.

Serena: Se está muy raro ahora, Misdreavus siempre estaba revoloteando en casa, Eureka no paraba de jugar con Pikachu y Dedenne...
Ash: Y Citron creando cualquier invento, que siempre acaba explotando. Tanto silencio como hay ahora me incomoda.
Serena:-se pone un poco melancólica.-Hace nada que se han ido y los extraño. Parece mentira que ya no estén aquí, es tan raro, después de lo que hemos vivido...
Ash: Pero les veremos de nuevo, ya lo verás.
Serena: Ya... pero hasta que llegue ese día...
Delia: ¿Y vosotros qué vais a hacer ahora?
Ash: Yo aún no lo sé. Después de lo que hemos vivido con Misdreavus me voy a quedar un tiempo en pueblo Paleta, y luego ya veré.
Delia: ¿Y tú, querida?
Serena: No sé, ni siquiera lo he pensado. Lo que sí sé es que tengo qeu hablar con Ash, de cómo nos sentimos después de que se haya ido Misdreavus, y también de nosotros. Quizá sea el momento idóneo para contarle lo que siento por él.

Ese día no hicieron nada, ni ganas tenían. Serena se quedaba pensativa, con cara de tristeza, pensando en sus cosas.

A Ash no la gustaba verla así, por lo que rápidamente decidió algo.

Ash: Oye Serena, estaba pensando en una cosa.
Serena: ¿Qué pasa?
Ash: Pues... podríamos ir a un sitio.
Serena: No sé Ash, no estoy de buen humor.
Ash: Oh... bueno...-se rasca la mejilla.-Es que pensaba en que podríamos ir al lugar donde nos vimos por primera vez...
Serena:-se le ilumina la mirada.-Espera, ¿qué?
Ash: Me habría gustado ir con los demás, en plan acampada, pero si quieres podríamos ir los dos.
Serena:-se emocionaba.- ¿De verdad Ash, quieres que vayamos? Desde que llegamos aquí había deseado ir. Podemos recordar cosas del pasado.
Ash: ¡Claro! Por eso quiero ir. Pero si de verdad no estás con ganas lo entiendo.
Serena: ¡No, iremos! ¿Cuándo iríamos?
Ash: ¿Mañana te parece bien?
Serena: ¿Mañana? ¡Genial! Pero no quedan macarons, se los dí a Eureka para que no tengan hambre en el avión. ¡Tengo que ponerme a hacer muchos!
Ash: Pero si casi es de noche, no importa, ya comeremos otra cosa.
Serena: ¡De eso nada! ¡Se me dan muy bien hacer macarons, a tí te gusta comer macarons, pues hago macarons para que te los comas, y lo digo yo y se acabó!-rápidamente se va a la cocina.

El entusiasmo de Serena había vuelto y de qué manera. Sabe bien que Ash adora los macarons que hace. Quizá para conquistar el corazón de Ash antes tiene que conquistar su estómago, aunque parece que eso no es demasiado complicado.

Delia:-picarona.-Así que te gusta los macarons que ella hace.
Ash: Pues sí, están muy buenos, podría pasarme toda la vida comiendo solo sus macarons.
Delia:-sigue con su tono de picardía.- ¿Ah sí, toda la vida? ¡Querida! ¿Has oído lo que ha dicho?

Por supuesto que lo ha oído. Ella estaba haciendo los macarons pero con la cara roja.

Serena: ¿Toda una vida? ¡Eso es prácticamente una propuesta de matrimonio!-comienza a tener fantasías sobre una boda de los dos.- ¡Sí, quiero!-pero por distraerse casi echa a perder algunos macarons.-Ay Ash, lo que me haces pensar...

Tras despedirse primero de Misdreavus y su familia, y después de Citron y Eureka, Serena vuelve a ser la que era. Ahora que va a estar a solas con Ash podrá hablar con él de lo que siente y quién sabe si su amor es correspondido.

Esa noche Serena durmió como nunca.

CONTINUARÁ
#2490536 21/04/2018 14:25
10
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO 15: A solas.

Al día siguiente, Serena esperaba a Ash para irse, pero antes:

Serena: Por favor Pikachu... te lo pido.-estaba arrodillada frente a él.-Es una oportunidad única.
Pikachu:-se negaba.
Serena: Pero es que quiero estar a solas con él, sé que te molesta, pero si estás con nosotros no me voy a atrever a decírselo.
Delia: ¿Tanta vergüenza te daría decirle tus sentimientos si Pikachu está?
Serena: No seré capaz de decirlo, quiero que sea algo... íntimo.
Delia: Ya veo.
Ash:-bajaba las escaleras.-Bueno, ya estoy listo. ¿Nos vamos?
Serena: Esto... sí...
Ash: Bien. Pikachu, vamos.
Delia: Ash, espera, deja a Pikachu en casa.
Ash: ¿Eh, por qué?
Delia: Iré a hacer unas compras y con Mr. Mime no creo que podamos con todo, y Pikachu se ha ofrecido a ayudarnos.
Ash: Oh... tenía pensado que también viniera con nosotros, pero bueno. Pikachu, sé bueno con mamá.
Pikachu: ¡Pikapi...!-estaba exclamando que todo es falso.
Delia: ¿Ves? Está contento de ayudarme.
Ash: Pues mis demás pokémon están en el laboratorio, tendríamos que ir...-interrumpido.
Serena:-nerviosa.- ¡No Ash, no hace falta que vayamos con nuestros pokémon! Yo voy a dejar a los míos aquí, seguro que también ayudarán a tu madre.
Ash: Pero, sin pokémon los dos...
Serena:-nerviosa.- ¿Acaso nos va a pasar algo? Además, serán unas pocas horas, ¿no?
Ash: Pensándolo bien, no creo que ocurra nada malo, y vendríamos a la noche.
Serena: Pues ya está, así que andando, que tengo ganas de recordar cosas del pasado.

Ya se iban, pero Serena miró a Delia, y esta la guiñaba un ojo, deseándola suerte en todo, al salir de casa solo son amigos, pero puede que al regresar sean algo más.

Se fueron a las afueras de pueblo Paleta, a un bosque no muy espeso, pero muy familiar.

Serena: No puedo creer que de nuevo esté aquí, ha pasado tanto tiempo pero parece que fue ayer. Y todo sigue como entonces.
Ash: ¿Cómo es que te perdiste esa vez?
Serena: No recuerdo muy bien, supongo que al estar en un sitio desconocido me perdí sin darme cuenta. No conocía a nadie del campamento, no tenía amigos, estaba sola. La verdad es que estaba muy asustada. Y no solo me perdí, un Poliwag apareció de la nada y me hice daño al caer, y justo en ese momento...-sonrojada.-Apareciste tú...
Ash: Ese Poliwag... creo que era la primera vez que veía uno y lo perseguí.
Serena: Fue la primera vez que nos vimos, nunca lo olvidaré, me curaste la herida y me ayudaste a levantarme. Ash, fuiste muy amable conmigo, y ni siquiera nos conocíamos.
Ash:-se rasca la mejilla.-Bueno... supongo que es normal que te haya ayudado, ¿no?
Serena:-le sonríe con ternura.-Será que querías ayudarme...

Serena conoce bien a Ash, sabe que cada vez que él se rasca la cabeza o la mejilla lo hace por nerviosismo. Ash casi no podía ni responderla.

Estuvieron sin decirse nada un poco, hasta que aparecieron un grupo de Poliwag frente a ellos. Serena se asustó y se tropezó hacia atrás golpeándose el trasero.

Serena: Ay...
Ash:-se aguantaba las ganas de reírse.
Serena: ¡Oye, no es gracioso, me duele el trasero!
Ash: ¡Ha pasado casi lo mismo que entonces!
Serena: ¡No te rías y ayúdame a levantarme!

Ash la ayudó, pero la levantó con tanta fuerza que se quedaron juntos, demasiado juntos. Ese momento les causó un recuerdo bastante reciente, el beso que casi se dieron en el parque cuando estaban con Misdreavus.

Se separaron rápidamente debido a que les observaba un pokémon, un Poliwhirl. ¿Por qué se quedaría mirando precisamente ese pokémon?

Ash: Este Poliwhirl...
Serena: No puede ser, ¿es el Poliwag que vimos?
Ash: Sí que es una coincidencia.

Los Poliwag de antes vuelven a aparecer y se juntan con el Poliwhirl, como si se conocieran de algo. Además esos Poliwag parecían jugar con él.

Ash: A lo mejor son amigos.
Serena: No sé. Mira cómo se comportan los Poliwag, como si fuesen niños.
Ash: ¿Será su padre?
Serena: Eso es lo que pienso.

La escena de los Poliwag con el Poliwhirl les recordó a Misdreavus.

Serena:-algo triste.-La extraño tanto...
Ash: Serena, estabas muy unida a ella, pero ella ahora estará feliz, viviendo tranquila con su madre y con Haunter.
Serena: Lo sé, es solo que no puedo olvidarla, cada vez que veo una escena así de familiar...
Ash: Yo jamás la voy a olvidar, y espero que volváis a encontraros.
Serena: Eso espero.
Ash: Ya lo verás, tú y yo nos vimos por primera vez hace mucho tiempo. ¿Y qué pasó? Nos volvimos a ver y viajamos juntos. Con Misdreavus va a pasar lo mismo, volverá y estaréis juntas para siempre. Las promesas y los sueños nunca hay que romperlos, nunca pierdas la esperanza y sigue hasta el final.-lo decía con una gran sonrisa.
Serena:-enternecida.-Ash, eso... eso es muy bonito, gracias, necesitaba escuchar algo así.
Ash:-de nuevo se rasca la mejilla.-Es que... no me gusta verte triste...
Serena:-se emocionaba.- ¿No? ¿Y por qué?

Serena quería que Ash confiese lo que le pasa, ya le escuchó una noche hablando con Pikachu sobre lo que le estaba pasando.

Pero antes de seguir con su conversación, en casa de Ash, mientras Mr. Mime y Delia estaban en la cocina haciendo la comida y Pikachu se había quedado dormido en el sofá, la televisión, que estaba encendida, contaba algo, era el pronóstico del tiempo.

Presentadora: Un fuerte tornado se está acercando a Kanto, aconsejamos que no salgan de sus casas, y si son entrenadores pokémon vayan al centro pokémon más cercano.

Nadie en casa se dio cuenta de la noticia.

Ash: Pues... no sé... no me gusta...
Serena: Ash... me gusta que digas eso... que te preocupes por mí... significa mucho para mí... yo...

Un fuerte viento sorprende a los dos chicos, tan fuerte que el sombrero de Serena salió volando.

Serena: ¡No, mi sombrero!-se marcha corriendo.
Ash: Este viento... no es normal. ¡Serena, espera!

Cada vez el viento era más fuerte, los pokémon salvajes trataban de encontrar refugio en cualquier sitio. Ni siquiera los árboles eran lugar seguro, y más de uno amenazaba por caerse por culpa del viento.

Los chicos iban corriendo por el bosque tratando de recuperar el sombrero de Serena.

Ash: Serena, debemos tener cuidado, podríamos perdernos.
Serena: ¡Pero es que tengo que recuperar el sombrero, es mi favorito!
Ash: ¿Por qué es tan fuerte este viento? Tenemos que refugiarnos donde sea hasta que pase todo esto.
Serena:-no le hacía caso.

El sombrero cada vez volaba más lejos, pero los chicos hacían lo posible para alcanzarlo. Así hasta que Serena pudo agarrarlo, solo que...:

Ash: ¡Serena, cuidado!

Serena estaba al borde de un precipicio, y estaba perdiendo el equilibrio. Por suerte Ash consigue agarrarla de la mano. Pero la suerte no iba a durar. El suelo no estaba en las mejores condiciones y se desprende, y los chicos caen al vacío.

Serena:-asustada.- ¡Ash!
Ash: ¡Pase lo que pase no te separes de mí!-la abraza con sus fuerzas.
Serena: Tengo miedo...
Ash: Estoy contigo.

Serena se apega a Ash y cierra los ojos, no quiere saber lo que va a pasar.

Por fortuna no iban a caer en tierra firme que podría causar una desgracia, debajo de ese precipicio había un río, aunque la corriente iba demasiado fuerte.

En pueblo Paleta el fuerte viento hace presencia, hasta retumbaba las ventanas de las casas. La casa de Ash no es la excepción. Pikachu se despertó debido al ruido. La televisión seguía encendida y de nuevo sale la noticia del tornado.

Pikachu:-alarmado.- ¡Pikapi!
Delia:-sale de la cocina.- ¿Qué te pasa, tienes hambre?
Pikachu:-señala la televisión.- ¡Pika!

La madre de Ash prestaba atención a la noticia, lógicamente se preocupó. Su hijo y Serena están fuera y no saben absolutamente nada del tornado que se está acercando. Están solos y sin pokémon. Y ni Delia y Pikachu saben lo que les han pasado a los dos chicos.

Delia:-preocupada.-Espero que estén bien y que hayan encontrado un lugar donde refugiarse.

Pikachu se fue a la ventana para contemplar el exterior. El tiempo había cambiado drásticamente en apenas unas horas. Parecía un día tranquilo, despejado pero ahora estaba lleno de nubes. Pikachu esperaba que su entrenador y colega y Serena estén bien, e incluso se siente culpable por no estar con ellos. Solo quedaba esperar.

Muchos pokémon salvajes se acurrucaban en los refugios que encontraban, y aun así no podían estar tranquilos.

Ash y Serena cayeron al río y fueron arrastrados por la corriente. Ash estaba bien, todo lo contrario que Serena que se había quedado inconsciente. La caída al río hizo que se separasen y Ash hacía lo posible por alcanzarla.

Ash: Maldición... ¡Serena!

Más allá del río había una cascada, y abajo habían muchas rocas, peligrosas rocas que amenazaban por acabar con las vidas de los dos muchachos. Ash pudo agarrar a Serena pero iban directos a la cascada.

Ash: Tenemos que salir de aquí.-una rama de un árbol cercano al río podía ser su salvación.-Sí, eso es.

Ash agarraba a la inconsciente Serena con una mano y con la otra se agarraba en la rama. La corriente del río era muy fuerte pero Ash sacó fuerzas para poder salir. Con demasiadas dificultades los dos salieron a la orilla.

Una vez fuera, Ash pensó en lo que debía hacer en ese momento. Cargó a Serena a su espalda y se metieron al bosque.

Ash: Tenemos que buscar un sitio para refugiarnos. No estamos a salvo al aire libre. Serena, te vas a poner bien, te juro que haré lo posible para que te recuperes.

El viento cada vez era peor, en las lejanías se veía un tornado y muchos árboles siendo arrancados de cuajo. Si Ash no encuentra un lugar seguro se va a encontrar con el tornado.

Tras una caminata, Ash encontró una pequeña cueva, lo suficientemente grande para los dos y sobre todo segura. Ash entró y con mucho cuidado tumba a Serena en el suelo. Ella todavía seguía sin despertarse.

Ash: Serena...-la tocaba la cara.-Maldita sea, en qué momento decidí que viniéramos. Tengo que hacer algo, no solo está este viento tan violento. Los dos estamos empapados, si no tenemos cuidado acabaremos con un resfriado, o peor que eso. Tengo que hacer un fuego. ¡Pero no traje ni a Charizard ni a ninguno de mis pokémon!... Vale, hojas, ramas, piedras, tengo que hacer el fuego yo mismo.

Cerca de la cueva, Ash agarró lo necesario para hacer una fogata en la cueva y vuelve dentro. Pero entre que estaba nervioso por Serena y por el clima, no era capaz de hacer un fuego.

Ash: ¿Por qué ha tenido que pasar esto? Si a Serena la llega a pasar algo malo... nunca me lo voy a perdonar. Tiene que ponerse bien, tengo cosas de las que hablar con ella, de cosas que me está pasando, necesito saber qué sucede conmigo.-sigue sin poder hacer la fogata.-¡Maldición, enciéndete ya!

Ese grito hizo que Serena, tumbada y detrás de Ash, se despertara.

Ash: ¿Por qué me siento tan idiota? ¿Tanto tiempo viajando y no soy capaz de hacer un simple fuego para calentarnos? ¿Cómo voy a poner mirar a Serena a la cara cuando vea lo patético que soy, que no puedo ni siquiera ayudarla?
Serena:-se iba a acercando sin hacer ruido.
Ash: Soy tan tonto que no podré ver su mirada y su sonrisa.
Serena:-apoya su cabeza en su espalda.-Ash... ¿qué estás diciendo?
Ash: Se... Serena...-rápidamente se da la vuelta y la abraza sin pensárselo dos veces.- ¡Qué alegría me da que estés bien!
Serena:-sonrojada.-Ash...
Ash:-se separa del abrazo.-Ah... perdona... yo...
Serena:-le mira con dulzura.-No pasa nada Ash... ¿Qué ha pasado, dónde estamos?
Ash: Después de caernos al río debiste desmayarte. Hice lo que pude para salir y hemos llegado aquí. Parece que hay mal tiempo, debemos quedarnos en esta cueva hasta que todo pase. Por cierto...-la entrega su sombrero.-Se ha mojado, espero que no se haya estropeado.
Serena: Mi sombrero...-se apena.-Ash, lo siento mucho, ha sido por mi culpa, ni no hubiera atrapado el sombrero no nos habríamos caído y nada de esto habría pasado...
Ash: Pero es tu favorito, ¿no? No pasa nada.-la sonríe.

Serena se siente aliviada cada vez que Ash la sonríe.

Ash: En fin, a ver si soy capaz de hacer de una vez la fogata.
Serena: Me siento tan mal... yo misma dije que no trajéramos a ninguno de nuestros pokémon. Si Braixen estuviera aquí nos estaría ayudando.
Ash: Peor me siento yo, que la idea de venir aquí fue mía, precisamente en un día donde aparece un tornado, lo he visto mientras veníamos a esta cueva.
Serena: Entonces nos repartimos la culpa, ¿no?-se ríe un poco.
Ash:-se ríe con ella.-Sí, supongo que sí.-al fin consigue encender el fuego.- ¡Ya está, lo conseguí! Ven Serena, ponte a mi lado, si no nos calentamos nos vamos a enfermar, seguimos empapados.
Serena:-tímidamente se pone a su lado.-Ha pasado todo tan rápido...
Ash: No veas lo que me asustó cuando en el río vi que no reaccionabas.
Serena:-enternecida.-Pero estabas ahí, siempre estás a mi lado cuando más lo necesito. Te estoy muy agradecida Ash, tengo que darte las gracias por tantas cosas...
Ash:-se rasca la nariz.-No hace falta que me lo agradezcas... Esto... Serena, hablando de eso, de tantas cosas... no sé, pero siento que debemos hablar, quizá sean cosas mías, pero desde que hemos llegado aquí a pueblo Paleta...-casi ni podía continuar de los nervios.
Serena: Ash, escucha. Yo también quiero hablar contigo, pero no solo de lo que nos ha pasado con Misdreavus...-sonrojada.-También de nosotros dos...

Se quedaron sin decirse nada por unos segundos, se tenían que decir muchas cosas pero ni se atrevían a dar el paso.

Serena: Perdona, es que... no sé ni por dónde empezar.
Ash: Ni yo, pero me siento... raro...
Serena: ¿Raro?
Ash: Sí. ¡Pero no pienses mal! Es algo que nunca me había pasado, siento que todo es nuevo, y por eso me siento así, que no sé nada, ni qué decir.
Serena: ¿Desde cuándo estás así? Ash, cuéntamelo, yo te escucho, estoy segura que puedo ayudarte.

Serena recordó la conversación que Ash tuvo con Pikachu. Ella quería que Ash le cuente lo que le pasaba.

Ash: No sé, pero presiento que Misdreavus tiene mucha culpa. Todo lo que la ha pasado me ha afectado, y nunca me ha pasado esto con otro pokémon. Es verdad que si vemos un pokémon en apuros lo ayudamos, pero...
Serena: A mí también, no fue algo normal. Compartimos un mismo sueño, los dos estábamos muy unidos a ella, como si fueramos sus... sus...
Ash: Padres...
Serena:-sonrojada.-Sí...
Ash: No sé, fue tan extraño para mí sentir eso, pero esa sensación me agradaba. Misdreavus estaba muy feliz sobre todo contigo, ella sonreía y... yo te veía sonreir con ella, y eso me alegraba.
Serena:-enternecida.- ¿Te gustaba verme feliz?
Ash: Sí... mucho.
Serena: ¿Sabes qué? A mí me gustaba que estabas ahí también, no estaba sola, estabas tú.
Ash: Serena, yo siempre voy a estar ahí para lo que sea.
Serena: Y yo Ash, quiero que sepas que para cualquier cosa puedes contar conmigo, que me cuentes lo que sea, lo que sientes, como ahora.
Ash: Lo que siento...
Serena:-sonrojada.-Ash...

Ash miró la cara de enamorada de su amiga. Sintió que se detuvo el tiempo al ver su mirada.

Serena:-sonrojada.-Ash... ¿qué piensas de mí?

CONTINUARÁ
#2500401 08/10/2018 22:41
11
HylianLinkHylianLink

# Fecha de alta: 08/06/2015

# Edad: 24 años

# Ubicación: Madrid

1203 1929 40 104
CAPÍTULO FINAL: Juntos tú y yo.

Ash: Qué pienso... de tí...
Serena:-se acomoda el pelo por detrás de la oreja de forma muy coqueta.-Sí... ¿te caigo bien?
Ash: ¡Sí, por supuesto que sí, eso ni lo dudes!
Serena: ¿Y... qué más?
Ash: Pues... me gusta... verte tan contenta, ya sea haciendo los macarons que tanto me gustan... o entrenando para los tripokalon... o casi en cualquier momento. De hecho lo que sueles hacer siempre lo haces feliz, y siempre esforzándote.
Serena: ¿Sabes por qué? Se debe a tí.
Ash: ¿Por mí?
Serena: Sí. Todo ha sido gracias a tí. Siempre estás combatiendo dándolo todo, sin rendirte, y si das un paso atrás das dos hacia adelante. Me encanta verte de ese modo, y me contagié de esa energía que desprendes, eso es algo que me gusta mucho de tí.-se sonroja por lo último.
Ash:-se rasca la mejilla.-Supongo que eso me sale de forma natural, solo hago lo que creo que debo hacer para que mi sueño de ser un maestro pokémon se haga realidad.
Serena: Llega hasta el final Ash, yo siempre voy a estar a tu lado, no estás solo en tu sueño.
Ash: Gracias Serena, no sabes cómo me alegra escuchar eso.
Serena: No hay de qué... Bueno, y...-sonrojada.- ¿Algo más que quieras decir de mí?
Ash: Pues...-ahora se rasca la nuca.-Eres una chica muy... bonita...
Serena:-ella quería escuchar eso de Ash.- ¿De verdad te parezco muy bonita?
Ash: Sí... ¿Por qué me da tanta vergüenza decir que es muy bonita?
Serena:-muy feliz.-No sabes lo que me alegra saber que piensas eso de mí. Ash, eres muy amable, me tratas muy bien, desde que comenzamos a viajar juntos, hasta este momento. Aún me acuerdo que decidiste retrasar tu última medalla para que yo pudiera participar en la clase maestra del tripokalon.
Ash: No me importaba dejar de lado el combate de gimnasio, te veías tan ilusionada que no me lo pensé.
Serena: Aunque... fue una pena que no lograse ser la reina de Kalos.
Ash: ¿Qué más da eso? Sé que era tu sueño, pero lo hiciste genial. Para mí eres la reina de Kalos... oh...
Serena:-sonrojada.-Y para mí eres el campeón de la liga.

Los dos se miraron, y se quedaron sin decir nada. Ambos estaban felices haciéndose compañía. Pero aún no daban un paso más.

Fuera de la cueva el temporal empeoraba, lloviendo y soplando un fuerte viento debido al tornado que no estaba lejos de donde estaban, pero los chicos no prestaban atención.

Serena, con cierta timidez, toma aire, y con mucha decisión...:

Serena: Ash... hay algo que quiero decirte.
Ash: Dime.
Serena: Es algo que si no lo digo me voy a arrepentir, algo que lo tengo guardado dentro de mí desde hace mucho tiempo. Y ahora que estamos solos creo que es el momento perfecto para decírtelo.
Ash: ¿De qué se trata? Me vas a hacer que me preocupe.
Serena:-se lleva las manos a la cinta azul que le regaló Ash.-Quiero... hablarte de mis sentimientos. No sé cómo vas a reaccionar, ni si piensas igual que yo, pero es peor no decirlo. Es algo que siento desde el día que te conocí, en el campamento, y que con el paso del tiempo lo que ha hecho es hacerse más fuerte, sobre todo cuando Misdreavus estaba con nosotros. Ash, no solo he aprendido mucho de tí en el viaje, he podido conocerte mejor, saber cómo eres y apreciarte tal como eres. Para mí eres más que un amigo, mucho más, no te miro con los mismos ojos que por ejemplo con Citron. Solo con verte, con estar a tu lado, mi corazón late más deprisa, me pongo más nerviosa, pero sobre todo muy feliz, todo lo que me está pasando es por tí.
Ash: Yo... Serena... yo...
Serena:-le mira con todo el amor del mundo.-Ash, te quiero, estoy enamorada de tí, estos son mis sentimientos que tengo por tí.

Por fin, Serena consiguió expresar sus sentimientos ante un Ash que no sabía qué decir.

Serena:-llora un poco.-No sabes lo importante que eres para mí, lo eres todo, no puedo imaginar mi vida sin tí... quiero quedarme contigo...
Ash:-sin poder creérselo.- ¿Acabas de decir... que me quieres?
Serena:-se limpia un poco las lágrimas.-Sí, tenía que decírtelo, de hecho te quiero desde que nos vimos por primera vez hace años. Cuando nos volvimos a encontrar estaba tan contenta pero me sentía incapaz de confensarte.
Ash: ¿Tantos años, desde entonces?
Serena: No podía decírtelo, por miedo a que no sintieras lo mismo que yo, a que te rieras de mí, de que te alejaras o de que no quisieras saber de mí.
Ash: Pero... Serena, no podría hacer eso, también eres muy importante para mí, yo...
Serena: ¿Tú me quieres?

Esa pregunta entró fuerte en su cabeza, ahora era el turno de Ash de responder.

Ash: Serena, para estas cosas soy bastante malo, no sé qué decir, pero desde que estamos viajando juntos, con el tiempo... y sobre todo ahora, cuando te veo me siento tan extraño, no podía dejar de mirarte. Pero sobre todo me siento bien, muy bien, siento que se detiene el tiempo cuando te miro.
Serena:-le toma las manos.
Ash: Es la primera vez que me pasa esto, y solo me pasa contigo. Y me siento como tú, me duele imaginar que no estás a mi lado. No me quiero separar de tí, Serena. Yo... yo te...-traga saliva.-Yo te quiero...

Finalmente, ambos chicos se confesaron, ya saben lo que sienten.

Con la alegría de saber que Ash siente lo mismo, Serena se lanza para abrazarle y acaban tirados en el suelo de la cueva, ella encima de él, como pasó en el parque.

Serena:-con toda la felicidad del mundo.-Ash, te quiero, no sabes lo feliz que acabas de hacerme.
Ash:-sonrojado.-Sí, y yo...
Serena: ¿Qué sucede? No me digas que te da vergüenza que te abrace, que sepas que lo voy a hacer cuando quiera.
Ash: No, no es eso, es que ahora como estamos... es como en el parque...
Serena:-se sonroja pero sigue muy feliz.-Oh, es verdad, pero no pienso levantarme.
Ash: Esa vez... casi nos dimos un beso.
Serena: Me habría gustado que nos diéramos un beso en ese momento.
Ash: A mí también.
Serena: Será nuestro primer beso. ¿Quieres?
Ash: Bueno...

Ese hermoso y mágico momento llegó. Ambos chicos cerraron los ojos y juntaron sus labios. Ni la fuerte tormenta que está haciendo fuera les intimidaba, era un momento de ellos, y lo disfrutaban.

Serena: Se dice que cuando un chico y una chica se dan un beso por primera vez es una forma de sellar el amor que sienten.
Ash: Si llego a saber que los besos son así te lo hubiera pedido hace mucho.
Serena: Bueno, ahora somos novios, cuando me quieras dar un beso solo hazlo.-le guiña.
Ash: Novios, ¿eh? Ahora entiendo a un amigo mío con el que he viajado que siempre trataba de ligar con la primera chica que se encontraba por el camino, quería pasar por esto.
Serena: Cuando tu madre se entere de lo nuestro se va a alegrar mucho, ella ya sabía de mis sentimientos, me ha apoyado, al igual que Eureka, hasta la prometí cuando nos volvamos a ver que seas mi novio, esa pequeña ya sospechaba de hace tiempo.
Ash: A mí me gustaría saber lo que puedan pensar todos aquellos amigos con los que he viajado. Creo que más de uno se va a sorprender.
Serena: Tus amigos... me encantaría conocerlos.
Ash: ¡Claro! Aunque no sé dónde pueden estar la mayoría. De hecho... sí, creo que voy a volver a intentarlo.
Serena: ¿Qué sucede?
Ash: Ya sé lo que voy a hacer ahora. Voy a volver a participar en la liga de Kanto, iré a conseguir las ocho medallas. De paso podremos ver a una amiga que es una líder de gimnasio.
Serena: Me encantaría, pero... ¿y yo qué puedo hacer en Kanto? Que yo sepa los tripokalon solo son de Kalos.
Ash: ¿Y si te haces coordinadora?
Serena: ¿Coordinadora? Eso es lo que me dijo la señora Yashio cuando rechacé la oferta de ser entrenada por ella.
Ash: ¿Qué me dices? No llega a ser lo mismo que el tripokalon, pero comparten cosas. ¿Por qué no lo intentas?
Serena:-le sonríe.-Bueno, si me lo dices tú no puedo decir que no. Me estarás apoyando, ¿no?
Ash: Eso no lo dudes.

Desde que terminó la liga de Kalos no sabían qué hacer después. El haber regresado a pueblo Paleta, además de servir como unas vacaciones, ha servido tanto para que ambos chicos se dijeran sus sentimientos como para sus siguientes sueños.

Las horas pasaban y ya era de noche, pero la tormenta aún seguía, y no parecía detenerse.

En la casa de Ash, su madre y Pikachu esperaban a que los chicos regresaran.

Pikachu:-miraba por la ventana.-Pikapi...
Delia: Pikachu, sé que estás preocupado por los dos, pero no temas, seguro que habrán encontrado un refugio hasta que pase la tormenta. En cuanto pase volverán, ya verás.
Pikachu: Pika...
Delia: El pobre Pikachu está tan preocupado como yo, pero están juntos, sabrán protegerse mutuamente.

De nuevo en la cueva:

Ash:-miraba el exterior.-Pues... parece que no va a calmarse esto, parece que va a durar unas cuantas horas más. Tendremos que pasar la noche aquí.
Serena:-totalmente roja.- ¿Pasar la noche... juntos?
Ash: No hay otra opción. Como decidimos regresar a casa a la noche no hemos traído ni tienda de campaña ni sacos de dormir.

Solo con saber que tendrán que dormir juntos, en la mente de Serena le aparecieron mil y una imágenes que no son acordes a su edad.

Serena: Je... jejeje, sí... juntos...
Ash: ¿Estás bien? Tienes la cara roja. ¿No te habrás enfermado por haber caído al río?-era demasiado inocente.
Serena:-sonrojada.- ¡Estoy bien, no estoy pensando en cosas raras ni nada parecido!
Ash: Bueno, por pasar la noche aquí no me importa, pero es que apenas hemos comido algo.
Serena: Es verdad, pero tranquilo porque...-saca su caja de macarons.-Mira lo que tengo.
Ash: ¡Genial, los macarons, a comerlos!

Pero al abrir la caja, vieron que los macarons estaban estropeados, parecía que no se podían comer.

Serena:-apenada.-Oh no, seguro que se han mojado por el río. Así no hay quien se los coma.-Ash agarra uno.- ¡Pero Ash...!
Ash:-se lo come.- ¿Qué? Siguen estando buenos.
Serena: Pero...
Ash: Solo porque se han mojado un poco no significa que no me los pueda comer. Sabes bien lo que me encantan los macarons que haces y que te esfuerzas por hacerlos bien.
Serena:-enternecida.-Oh Ash... eres tan bueno...
Ash: Venga, come alguno, no quiero que te duermas sin que hayas comido.

Serena comenzó a comer esos macarons derretidos, se veían mal pero a pesar de eso se podían comer, aunque habían perdido su sabor.

Serena: Pues no están tan mal.-tenía un poco de nata en la cara.
Ash:-le quita la nata y lo lame.
Serena:-se sonroja.
Ash:-solo sonríe.
Serena: Ya veo...

Serena toma un poco de la crema de los macarons y se lo lanza directamente a la cara de Ash. Ella se reía, pero Ash no se iba a quedar quieto y quería venganza.

Ash:-con maldad.-Te crees muy graciosa tirándome crema en la cara, ¿eh?
Serena: Pues sí.-le saca la lengua.
Ash: Ahora verás.

Ash comenzó a tirar crema a Serena y esta corría por la cueva evitando que Ash no le diese. Ash iba detrás con la caja de los macarons, ambos riéndose. Muchas risas hasta que Serena se tropezó con una piedra, Ash, que estaba cerca, también se tropieza y los dos caen al suelo, la caja de los macarons cae sobre sus cabezas y acaban llenos de crema.

Ash:-se siente victorioso.-Venganza cumplida.
Serena:-un poco picarona.-Eso es lo que tú te crees.

Como Ash tenía la cara con crema, a Serena no se le ocurre otra forma de limpiarle que lamiendo su cara. Ash no podía evitar reirse de las cosquillas que le causaba Serena, pero no hacía nada para quitársela. Entre tanta risa...:

Serena:-con ternura.-Te quiero Ash.

Ya no sentía vergüenza decirlo, estaba con el chico que tanto quiere y que él también siente lo mismo.

Ash:-la sonríe.-Yo también te quiero Serena.

No hay nada más fuerte que el amor de dos jóvenes enamorados, ni siquiera el más terrorífico de los tornados puede hacer nada para romper ese amor.

Después de eso, decidieron que lo mejor era dormir, muy juntos.

Serena: Espero que el tornado no pase por aquí.
Ash: Estamos refugiados, no nos pasará nada aunque se acerque.
Serena: Mientras esté contigo, no temeré a nada. Buenas noches, Ashi.-lo último lo dice con cariño.
Ash:-sonrojado.-Bu... buenas noches.

Bien acurrucados, los dos se duermen. La noche se pasó sin problemas, el tornado perdió fuerza y ni siquiera pasó por donde estaban ellos.

El día amaneció con un sol radiante y una suave brisa. Serena se despierta y ve a Ash en la entrada de la cueva. Se levanta y se va con Ash.

Serena:-le abraza por detrás.-Buenos días, Ashi.
Ash:-no se acostumbra a que le llame así.-Buenos días. ¿Has dormido bien?
Serena: Sí, muy bien.
Ash: ¿Has visto? Quién diría que hubo un tornado cerca.
Serena: Hace un día fantástico.
Ash: Perfecto para viajar por Kanto ahora mismo.
Serena: ¿Tienes pensado que sea hoy?
Ash: Sí, lo tengo decidido, mi sueño sigue y hay que perseguirlo.
Serena:-con decisión.-Pues venga, vayamos a tu casa que seguro tu madre estará preocupada y nos preparamos. Y de paso contamos lo nuestro.

Los chicos pusieron rumbo a la casa de Ash. Pikachu estaba asomado por la ventana cuando los ve a lo lejos. Rápidamente sale de casa muy contento y aliviado por ver a los chicos bien.

Pikachu:-se lanza a por Ash.- ¡Pikapi!
Ash: ¡Pikachu, colega! Veo que estabas preocupado por nosotros.
Serena: Sí, pero estamos bien.
Delia:-sale de casa.-Chicos, menos mal, no he pegado ojo pensando en vosotros.
Serena: Nos resguardamos del temporal en una cueva.
Delia: Qué bien. Un momento...-seria.
Ash: ¿Qué pasa mamá?
Delia:-seria.-Algo me tenéis que decir, ¿verdad?
Ash: La verdad es que sí, verás...
Delia: ¡Jovencito, ve rápidamente a lavarte la cara, has visto cómo la tienes, totalmente sucia!
Ash: Pero es que antes tengo que decirte que...
Delia:-autoritaria.- ¡Que te laves la cara ahora mismo!
Ash: ¡Vale, ya voy!-en voz baja.-Gruñona...
Delia:-seria.- ¿Decías algo?
Ash:-asustado.- ¡Na... nada!-se va rápido a lavarse.
Delia: Este niño...
Serena: Esto... Delia, hay una cosa que tanto Ash como yo tenemos que decir y es importante... bueno, realmente son dos cosas.
Delia:-seria.-Querida...
Serena: ¿Sí?
Delia: Sea lo que haya pasado, vete tú también a lavarte, ya me lo diréis después.

Serena entra en casa, mientras Delia deja la mirada seria que tenía para esbozar una sonrisa. Como madre que es intuye lo que pasó en la noche anterior.

Una vez los chicos limpios:

Delia: Bueno, ya estáis presentables. ¿Y bien, qué es lo que tenéis que decir?
Ash: Mamá, Serena y yo vamos a viajar por Kanto. Hemos decidido irnos ahora mismo, voy a conseguir de nuevo las medallas y participaré en la liga para ganarla.
Serena: Sí, y yo voy a ser coordinadora, voy a aprender mucho sobre los concursos pokémon.
Delia: La verdad es que no me sorprende, tarde o temprano pasaría esto. Lo bueno es que vais a estar muy juntos, ¿verdad?
Serena:-sonrojada.-Sí... sobre eso...
Ash: Mamá, ella es...-le costaba decirlo.-Pues es mi... novia...
Delia:-sentía una gran felicidad.-Ay hijo, no sabes lo que me alegra, hacéis una pareja preciosa. Realmente lo intuía, Serena ya me contó lo que sentía por tí. Serena, aunque ya lo sabes, bienvenida a la familia, sabes que Ash es un buen chico.
Serena: Lo sé Delia, y quiero decirte que a Ash le voy a querer siempre, haré que todos los días esté feliz conmigo a su lado, no te voy a defraudar, seré la novia que Ash merece.
Delia: Para una madre lo más importante es que su hijo esté bien. Tenéis que apoyaros mutuamente, no dudéis en ayudaros cuando sea necesario. ¿Cuándo tenéis pensado iros?
Ash: Ahora mismo, después de desayunar algo.
Delia: Iré a prepararlo.

La madre de Ash preparaba el desayuno para los chicos, con cara de alegría y de cierta tristeza.

Delia: El tiempo pasa muy rápido. Mi niño ha crecido, mi niño que tanto quería ser entrenador de pequeño y que adora a los pokémon ahora tiene novia. Sé que Serena le quiere, es una gran chica, aunque como madre no puedo dejar de preocuparme por mi hijo, sobre lo que hace, es inevitable echarle de menos cuando está lejos de casa.-escucha a los chicos reírse.-Pero va a estar bien, va a estar feliz, eso es lo que más me importa.

Las despedidas siempre son dolorosas y más para una madre, era la hora de partir de los chicos.

Ash: Mamá, ya nos vamos.
Delia: Llama siempre que puedas a casa, no dudes que estaré para lo que quieras.
Ash: Lo sé mamá.
Delia: Y tú Serena, siempre con él, cuídale.
Serena: Descuida Delia, de eso me encargaré encantada.
Delia: Hijo, ya sabes...
Ash: Lo sé, estaré bien.
Delia: No, iba a decir que te cambies de ropa interior todos los días.-riéndose un poco.
Ash:-avergonzado.- ¿Siempre tienes que decir eso?
Serena:-se ríe tambien.
Ash:-la llama la atención.- ¡Oye!
Delia: Bueno, cuidaos mucho.
Ash: Hasta pronto mamá.
Serena: Nos vemos Delia.

Y así, la pareja, sin olvidar de Pikachu, se marchan, dejando atrás pueblo Paleta, el lugar donde han pasado muchas cosas, el lugar donde se vieron por primera vez cuando eran niños, el lugar del comienzo de su relación, el lugar donde todo empezó.

FIN
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.